publicidad
.

Vive en calma, vive más logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7be3.svg

Vive en calma, vive más

Vive en calma, vive más

El estrés crónico y los malos hábitos de vida ayudan a que envejezcas más rápido. Es un proceso que se puede detener

Pese a la creencia popular de que el estrés acelera el envejecimiento, no existían hasta hace poco evidencias concretas de este proceso fisiológico. No hace mucho que la Ciencia comprobó por primera vez la conexión existente entre el estrés psicológico y la decadencia celular en la gente saludable. Es decir que cuando la mente sufre, el cuerpo envejece.

La confirmación del nexo estrés-vejez llegó en diciembre de 2004, con un estudio de la Universidad de California, Estados Unidos, que analizó a 39 mujeres sometidas a una situación de estrés constante y prolongado debido a las enfermedades crónicas de sus hijos. En ese momento se comparo su proceso de envejecimiento con el de 19 madres con un perfil similar pero con sus niños sanos.

publicidad

Los científicos encontraron que el estrés tiene un impacto negativo en los telómeros, unos fragmentos de ADN (código genético humano) que se encuentran en los extremos de los cromosomas y que tienen un significativo papel en el deterioro y el envejecimiento prematuro de las células.

Debido al envejecimiento, los telómeros se agotan y se vuelven inestables, impidiendo la renovación celular. Con la edad, se van haciendo cada vez más cortos hasta que las células ya no se pueden dividir más y mueren de forma natural.

Este proceso termina por ocasionar los efectos característicos de la edad avanzada: arrugas, músculos más débiles, sentidos debilitados, órganos deficientes o capacidades intelectuales reducidas.

Los investigadores descubrieron en la sangre de estas madres telómeros mucho más cortos de lo normal, con una reducción que en algunos casos equivalía a más de una década de envejecimiento acelerado.

Según la profesora Mónica de la Fuente, catedrática de fisiología de la Universidad Complutense, de Madrid, el estudio de la población centenaria establece que la longevidad y la salud dependen en un 25 por ciento de los genes y en un 75 por ciento del estilo de vida.

Por ello, si una persona quiere vivir más años y con mejor calidad de vida, debe controlar la nutrición con buenos niveles de antioxidantes, evitar los excesos, practicar ejercicio físico de forma regular y moderada, controlar el estrés emocional, y tener en cuenta el ambiente en el que vive.

publicidad

Según esta experta, "el estrés emocional afecta de manera directa al sistema inmunitario, uno de los mejores indicadores de longevidad del organismo, con lo que se acelera el proceso de envejecimiento".

Para De la Fuente "el ritmo de envejecimiento de cada persona es diferente y dos personas con la misma edad cronológica pueden tener una diferente edad biológica. Hay evidencias de que aquel que adopta una actitud positiva y reduce sus niveles de estrés, también reduce su edad biológica y el deterioro de su piel".

"Pasarlo bien hace envejecer más lentamente, y reducir el estrés ayuda conseguir más años de vida con calidad" según De la Fuente y otros expertos.

Para conseguir la ansiada "calma de la longevidad", basta con aplicar cotidianamente algunos ejercicios de relajación como éstos:

Sosiega tu cuerpo parte por parte. Con una respiración adecuada, repasa uno por uno tus músculos, tensándolos y destensándolos. Para tensar la mano, cierra el puño y aprieta; para los antebrazos, dobla las manos por las muñecas estirando los dedos hacia arriba.

Para los bíceps, tócate cada hombro con un puño. Después dobla los dedos de los pies, dobla la pierna, haz muecas con la cara, mete la tripa para adentro, arquea la espalda, echa los hombros hacia atrás y arriba, expande el tórax.

publicidad

Arruga la frente y relájala, contrae los ojos y aflójalos. Después de dos inhalaciones, relaja los músculos tensados, y pasa a los siguientes. Para terminar, respira profundamente y estira el cuerpo.

En los brazos de la fuerza de gravedad. Enciérrate dónde no puedan molestarle y abandónate física y mentalmente sobre un sillón, yaciendo cómodamente, boca arriba con las piernas en alto.

Debes sentir que allí se desprende y quedan depositadas tus dificultades, tensiones y desasosiegos, notando el aflojamiento total, sintiendo el calorcillo del cuerpo que te invade como en una piscina de agua cálida, imaginando que flotas y es de espuma. ¡Ya verás los resultados!

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad