publicidad

Aumentan las veteranas de origen latino que buscan ayuda en Los Ángeles

Aumentan las veteranas de origen latino que buscan ayuda en Los Ángeles

Decenas de excombatientes hispanas buscan respaldo en el Departamento de Asuntos para Veteranos de Los Ángeles.

Decenas de excombatientes hispanas buscan respaldo en el Departamento de Asuntos para Veteranos de Los Ángeles (VA), que ofrece programas de apoyo que permiten a estas mujeres reintegrase a la vida civil, establecer un hogar, estudiar y hasta conseguir trabajo.

"Miro al VA como los padres que están ausentes. Mucha gente tiene a sus padres como soporte, y para mí el VA es como esos padres", dijo hoy a Efe la excombatiente Mickiela Montoya con motivo de la celebración este miércoles del día de los Veteranos.

Con 16 años, Montoya tomó el examen de habilidades para ingresar a las fuerzas armadas de EE.UU. y un año después ya formaba parte de la Guardia Nacional. "Me enrolé por conseguir estabilidad", recordó.

La hispana, que creció con sus abuelos en el este de Los Ángeles, decidió quedarse en el ejército durante ocho años. Montoya prestó 545 días de servicio en Irak y en 2010 regresó a la vida civil, pero el cambio de rutina no fue fácil.

El primer gran obstáculo que la latina encontró al volver a California fue no tener hogar. Pese a que varios familiares le brindaron su casa, Montoya asegura que no tenía un lugar que sintiera como propio.

Aunque en ese momento la veterana de guerra no buscó ayuda, un hecho la hizo solicitar los beneficios a los que tenía derecho.

"Una vez tuve mi hija, me dije: 'Tengo que buscar esos servicios, por el bien de mi hija'" explicó Montoya.

publicidad

De acuerdo al VA, en Estados Unidos hay casi 22 millones de veteranos de guerra, de los cuales el 10 % son mujeres. Con 164.516 veteranas, California es el segundo estado del país, tras Texas, en ser el hogar de más mujeres que prestaron servicio militar.

Un reporte del VA de California asegura que al menos el 3 % de las excombatientes están desamparadas y el 60 % en algún momento de su vida han reportado inestabilidad en su vivienda.

"El paso mas grande que puede tomar un veterano es aceptar que necesitan ayuda", indicó Montoya.

Según Renee Andreassen, directora de Women Veterans Program Manager en Los Ángeles (VAGLAHS), el número de mujeres veteranas que solicitan apoyo está creciendo, tanto por las soldados que dejan en la actualidad las fuerzas armadas como por las veteranas que no habían buscado ayuda hasta ahora.

Este acercamiento también se ha logrado por los programas que las autoridades están poniendo en marcha. "Tratamos de encontrar a las veteranas mas jóvenes. Son una generación que prefiere buscar recursos en internet, así que también hemos habilitado una forma de contacto a través de las redes sociales", explicó Andreassen.

Un reporte del VA en California afirma que las tasas de problemas de salud, tanto física como mental, que se vinculan con el desempleo y la falta de hogar aumenta en las mujeres veteranas.

Sumado a esto, el 73 % de las excombatientes de guerra que viven en el estado sufrió abuso sexual mientras estaba en el servicio militar.

publicidad

Con el apoyo del VA, Montoya encontró un hogar para ella y su hija, logró iniciar sus estudios y ahora también tiene un empleo.

La latina se dedica a promover los servicios que provee el VA a los veteranos, pues no quiere que otros excombatientes se demoren en buscar ayuda.

Montoya usa sus raíces latinas e inmigrantes para conectarse con otros veteranos e indicarles el camino para conseguir las ayudas.

"Aprendí que cuando entras a través de sus familias, especialmente con latinos, podemos alcanzar al veterano", indicó.

La experiencia le ha enseñado a esta latina que los padres, abuelos, tíos o primos de los veteranos son muy importantes para que las excombatientes logren reintegrarse a la vida civil y pidan la ayuda necesaria.

"Ojalá hubiera mirado antes los programas y recursos que el VA tenía", lamentó.

Por: Ana Milena Varón

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad