publicidad
Dólares.

Ye Gon debe ser enviado a México, concluye una corte de Estados Unidos

Ye Gon debe ser enviado a México, concluye una corte de Estados Unidos

El empresario de origen chino a quien le incautaron $250 millones en efectivo, deberá regresar a México.

Dólares.
Dólares.

Por Mónica Cruz, especial para Univision Investiga

Zhenli Ye Gon, el empresario de origen chino acusado de narcotráfico y a quien le fue incautada la mayor cantidad de dinero en efectivo en la historia mexicana, debe ser extraditado de Estados Unidos a México, según una corte de apelaciones de Washington.

El pasado martes un juez de la Corte de Apelaciones del Cuarto Circuito en Washington D.C. determinó que el empresario debe enfrentar cargos por narcotráfico en México, a pesar de haber librado acusaciones similares en Estados Unidos en 2009.

Según su defensa, esto no significa que será extraditado inmediatamente. Rogelio de la Garza, su abogado en México, dijo a Univision que es muy probable que él y la defensa estadounidense de Ye Gon lleven su caso a la Corte Suprema de Estados Unidos.

publicidad

Uno de los casos más enigmáticos de narcotráfico en México, que comenzó hace más de ocho años, aún no llega a su conclusión. Es un caso que ha producido más dudas que respuestas.

Ye Gon, dueño de un imperio farmacéutico en México, fue acusado de narcotráfico, lavado de dinero y delincuencia organizada en este país en 2007. Según investigaciones de la Procuraduría General de la República (PGR), Ye Gon importaba ilegalmente precursores químicos de China para la producción de metanfetaminas, una de las drogas sintéticas más dañinas del mundo.

En marzo de 2007, fuerzas federales mexicanas arribaron a la lujosa mansión del empresario en la Ciudad de México. No lo encontraron a él, pero sí más de $250 millones de dólares en efectivo escondidos en gavetas y maletas de viaje. El gobierno mexicano incautó el dinero y, según sus informes, lo utilizó para comprar equipamiento policíaco y construir centros de rehabilitación.

En una entrevista con The Asociated Press en Nueva York, Ye Gon dijo que gente cercana al entonces presidente de México, Felipe Calderón, lo obligaron, bajo amenaza de muerte, guardar cientos de millones de dólares en su residencia. El empresario dijo a la prensa que sospechaba que el dinero era de origen ilegal.

Calderón y el senador mexicano Javier Lozano, a quien Ye Gon apuntó como el principal administrador del dinero, han negado rotundamente las acusaciones.

publicidad

Unos días después de la entrevista, la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) arrestó a Ye Gon en una ciudad de Maryland. La PGR solicitó su extradición, pero la fiscalía en Washington D.C. le imputó cargos por tráfico de metanfetaminas, por lo que la extradición se postergó.

Después de tres años, el juicio criminal tuvo un sorpresivo desenlace. La fiscalía de Washington D.C. solicitó al juez federal Emmet Sullivan suspender el caso definitivamente, ya que enfrentaba "problemas con la evidencia" en contra de Ye Gon. Documentos de la corte revelan que tres de los testigos principales de la fiscalía se habían retractado.

El juez Sullivan aceptó la petición de la fiscalía y le retiró los cargos por narcotráfico. A pesar de que el gobierno mexicano lo había descrito como uno de los principales proveedores de precursores químicos para el narcotráfico mexicano y con ligas al Cártel de Sinaloa, el gobierno estadounidense no pudo encontrar suficientes pruebas para procesarlo en ese país.

A pesar de la conclusión del juicio criminal en Estados Unidos, Ye Gon aún debía enfrentar su extradición a México. En 2009 solicitó un habeas corpus, el equivalente al amparo en Estados Unidos, para suspender su extradición. Uno de los principales argumentos de la defensa era que su cliente no podía ser enjuiciado en México si ya había sido librado de cargos en Estados Unidos.

publicidad

Un juez de Washington D.C. rechazó los argumentos y declaró como procedente su extradición a México.

La defensa apeló esta decisión a principios de este año y, este martes, la Corte de Apelaciones del Cuarto Circuito también rechazó la solicitud de habeas corpus. El juez Dennis Shedd concluyó, entre otras cosas, que los cargos que se le imputan en México, como importación ilegal de químicos controlados, posesión ilegal de armas y lavado de dinero, son más y distintos por los que se le acusó en Estados Unidos.

La defensa de Ye Gon aún contempla las posibilidades de objetar esta decisión, llevando el caso a la Corte Suprema de Estados Unidos. Al ser el máximo órgano de justicia de este país, su decisión sería irreversible.

En México, más de 30 personas fueron acusadas de trabajar para los supuestos negocios ilegales de Ye Gon. La mayoría de los procesados han sido absueltos, a excepción de su esposa, Tomoiyi Marx Yu, otro de sus familiares, el ciudadano chino Ye Yong Quing y Bernardo Mercado, que en 2007 fungía como intermediario entre la empresa farmacéutica de Ye Gon y las autoridades mexicanas.

El Departamento de Estado deberá determinar cuáles serán los pasos a seguir de este proceso y dónde permanecerá Ye Gon si es que solicita una revisión de la decisión de la Corte. Por ahora, está en la Cárcel Regional de la zona Central de Virginia en Orange, Virginia.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad