publicidad

Un mayor de la policía de Colombia, clave en el escándalo de las bacanales de la DEA

Un mayor de la policía de Colombia, clave en el escándalo de las bacanales de la DEA

Un policía colombiano sirvió de fuente de información del informe que denuncia la “vida loca” que llevaban algunos agentes de la DEA en Colombia.

Los secretos de un policía /Univision

Por Gerardo Reyes

Un policía colombiano, condenado en Estados Unidos por recibir sobornos de narcotraficantes, sirvió de fuente de información del demoledor informe del Departamento de Justicia que denuncia la “vida loca” que llevaban algunos agentes de la DEA en Colombia, según fuentes y documentos obtenidos por Univision Investiga.

Se trata del mayor de la policía de Colombia Carlos Andrés Mesa Carrillo, quien estuvo a cargo de la SIU (Special Investigative Unit), un grupo élite con sede en Bogotá de agentes antinarcóticos de la policía y la DEA, financiado por el gobierno de Estados Unidos.

Mesa, de 45 años, llevaba una agitada vida social con agentes de la DEA en Bogotá que incluía fiestas con prostitutas, abogados de Miami y en ocasiones narcotraficantes, según fuentes que pidieron no ser identificadas.

Algunos detalles similares de esas relaciones peligrosas salieron a relucir en un reporte de la Oficina del Inspector General del Departamento de Justicia que no cita nombres pero atribuye a “un oficial extranjero” las denuncias más comprometedoras para los agentes de la DEA.

"El oficial extranjero”, señala el reporte, presuntamente organizó fiestas sexuales con prostitutas financiadas por los carteles locales de la droga para estos agentes, en instalaciones alquiladas por el gobierno [de Estados Unidos]. El funcionario extranjero "también señaló que… tres agentes de la DEA recibieron dinero, regalos costosos y armas de miembros de los carteles”. Las actividades ocurrieron entre 2009 y 2012.

publicidad

Hay una coincidencia que ayuda a identificar al enigmático funcionario extranjero.

Un documento de una corte de Nueva York obtenido por Univision Investiga revela que Mesa "informó a la oficina interna de investigaciones de la DEA de [conductas] impropias dentro de la oficina de la DEA en Colombia”.

Esta admisión está descrita por la abogada de Mesa, Alessandra Deblasio, en un recurso radicado ante la Corte Federal de Nueva York del Distrito Este con el que logró que el ex policía no fuese deportado a Colombia una vez cumplió una pena de tres años por los delitos de sobornos y obstrucción a la justicia.

Deblasio se sorprendió de que dicho documento no estuviera sellado o protegido bajo la reserva de sumario cuando este reportero se comunicó con ella. El recurso también destaca el papel que jugó mesa en dos juicios de un jefe de un cartel, no identificado, y agrega que "fue fundamental en convencer otro jefe de un cartel que se entregara y se declarara culpable”.

Al respecto la cadena radial Caracol de Colombia reportó que el testimonio de Mesa y otros ex policías fue usado para encausar al general colombiano retirado Mauricio Santoyo, ex jefe de seguridad del presidente Álvaro Uribe. Santoyo fue acusado en el Distrito Este de Virginia por colaboración con una organización de sicarios y narcotraficantes en Medellín conocida como la Oficina de Envigado.

publicidad

Deblasio dijo que se comunicaría con su cliente para informarle que su nombre sería citado en un reportaje de Univisión, pero ni la abogado ni Mesa, devolvieron la llamada.

Las fuentes consultadas por Univision describieron a Mesa como un hombre cálido, muy amistoso y afable que le caía bien a la gente. Hijo de otro oficial de la policía, Mesa se ganó la confianza de varios agentes de la DEA con quien departía en restaurantes del Parque de la 93 al norte de Bogotá. Según las fuentes, el mayor organizaba visitas a prostíbulos finos de esta zona entre los cuales se encuentran uno conocido como La Piscina, Lluvia Dorada y Juan Pablo.

Una de las mujeres que trabaja en La Piscina le dijo a este reportero la semana pasada que este sitio es muy visitado "por gente de la embajada” y al preguntarle si tenía clientes de la DEA, asintió.

Otra prostituta entrevistada por la revista Semana dijo que en las fiestas con los agentes se usaban drogas.

Mesa fue acusado en la corte de Nueva York en abril de 2009 por cargos de narcotráfico y lavado de dinero, actividades en las que presuntamente estuvo involucrado desde enero de 1995 hasta enero de 2007. Fue arrestado en Estados Unidos a finales de ese mes. En su casa, las autoridades le confiscaron una extensa colección de relojes finos de marcas como Rolex, Carrera, Cartier Pasha Seatimer, Cartier Santos y Montblanc.

Meses después, y posiblemente como resultado de su cooperación, los cargos de narcotráfico fueron reemplazados por otros más leves.

publicidad

El nuevo encausamiento responsabilizó a Mesa de "pedir, buscar y recibir sobornos” de narcotraficantes "actuando en nombre de Estados Unidos”. También se le acusó de lesiones personales contra un individuo con la intención de cobrar venganza por haber entregado información a las autoridades.

Mesa se declaró culpable y pagó una condena de tres años. Ante la posibilidad de que fuese deportado su abogada, quién actuó como representante residente en Nueva York del abogado de Miami, Joaquín Pérez, afirmó que si el policía era enviado a Colombia sería asesinado.

"Este gobierno le pidió a él [Mesa] investigar los violentos carteles de la droga y conformar casos en contra de sus jefes, intermediarios y asesinos…”, escribió Deblasio. "Forzarlo a que regrese a Colombia donde afronta una muerte casi segura como resultado de su extensa cooperación con nuestro gobierno, la cual es probable que el gobierno esté listo a admitir, sería una grave injusticia”, agregó la abogada.

El juez del caso aceptó el recurso y permitió que Mesa continúe viviendo en Estados Unidos con todos sus secretos inéditos y los bulliciosos recuerdos de las parrandas con la DEA.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad