publicidad
El general Antonio Benavides es el actual comandante de la Guardia Nacional, la policía militar que reprime las protestas.

Oficiales sancionados por EEUU pertenecen al círculo militar de Maduro

Oficiales sancionados por EEUU pertenecen al círculo militar de Maduro

De los siete funcionarios que recibieron sanciones del gobierno de EEUU, seis son militares cercanos al Presidente venezolano.

El general Antonio Benavides es el actual comandante de la Guardia Nacio...
El general Antonio Benavides es el actual comandante de la Guardia Nacional, la policía militar que reprime las protestas.

Los seis oficiales venezolanos sancionados este lunes por el gobierno Estados Unidos, por su supuesta responsabilidad en la violación de derechos humanos, forman parte del pequeño círculo de generales y almirantes cercanos al presidente Nicolás Maduro.

Todos ellos han alcanzado los máximos rangos militares durante los primeros dos años de gobierno del sucesor de Chávez, aun cuando no ocupaban los primeros lugares de sus promociones. Algunos fueron reincorporados como oficiales activos de la Fuerza Armada por orden directa del presidente venezolano, cuando ya habían pasado a retiro.

Estos son los perfiles de cada uno de ellos:

1. Antonio José Benavides Torres Benavides ocupa actualmente la jefatura de la Región Estratégica de Defensa Integral Central (REDI-Central), responsable de las actuaciones de la policía militar en la represión de las protestas estudiantiles en Caracas, la capital de Venezuela. Torres egresó de la Escuela de Formación de Oficiales de la Guardia Nacional (Efofac) en julio de 1985. En julio de 2014 pasó a retiro por años de servicio cumplidos y dos meses más tarde, fue reincorporado a la Fuerza Armada con el grado de mayor general por decreto del presidente Nicolás Maduro. Benavides se dio a conocer entre la opinión pública venezolana por sus mensajes altisonantes o impregnados de ideología. “O la cárcel o bajo tierra, ese el destino final de un delincuente”, dijo en noviembre de 2010, cuando dirigía el Comando Regional número 5 de la Guardia Nacional en Caracas. “Esto es parte de una secuencia trabajada en laboratorios por parte de sectores de la oposición, para crear un clima de desestabilización.

publicidad

Hay que abrir los ojos”, advirtió a los guardias que reprimieron las protestas estudiantiles de agosto de 2009 contra la Ley Orgánica de Educación. Por esta muestra de fidelidad, el presidente Hugo Chávez le otorgó personalmente la Orden Libertador en su segunda clase, en un acto donde también fue condecorado el entonces embajador de Cuba en Venezuela, Germán Sánchez Otero. En mayo de 2013, el presidente Maduro lo colocó al frente del Plan Patria Segura, un programa dirigido a reducir la delincuencia y la violencia callejera. Antes, dirigió y también fue director de Operaciones de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

 


Antonio José Benavides Torres General de la Guadia Nacional sancionado por la Casa Blanca

2. Gustavo Enrique González López es un oficial cercano al presidente de la Asamblea Nacional, el militar retirado Diosdado Cabello. Fue nombrado director general del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) el 17 de febrero de 2014, en sustitución de Manuel Gregorio Bernal Martínez. Al mismo tiempo preside, desde octubre de 2013, el Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria (CESPPA), un organismo creado por Maduro para recabar y analizar informaciones “asociadas a la actividad enemiga interna y externa, provenientes de todos los organismos de seguridad e inteligencia del estado y otras entidades públicas y privadas, según lo requiera la dirección político-militar del gobierno”, según el decreto que estableció sus funciones. González López egresó de la Academia Militar de Venezuela en julio de 1982, pasó a retiro en julio de 2014 y tres meses más tarde fue reincorporado a las filas del Ejército por órdenes del presidente Maduro. Es compañero de promoción de otros dos altos oficiales del chavismo sancionados en 2008 por la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos:  el exministro de Defensa y actual gobernador de Trujillo, Henry Rangel Silva, y del exdirector de la antigua Dirección General de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip), Carlos Aguilera; ambos, señalados de colaborar con las actividades de narcotráfico de las guerrilleras Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Entre 2004 y 2006, González López fue presidente de la Compañía Anónima Metro de Caracas y entre 2006 y 2008, ocupó varios cargos en la Gobernación del estado Miranda, durante el mandato de Diosdado Cabello. Entre julio de 2011 y julio de 2013, González López fue comandante General de la Milicia Bolivariana, y durante los tres meses siguientes, fue secretario de la unidad de seguridad de Inteligencia del Sistema Eléctrico. Este 9 de marzo, luego de que Estados Unidos anunció las sanciones contra él y otros seis altos cargos venezolanos, el presidente Maduro le nombró ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, en sustitución de la almirante Carmen Meléndez.

3. Manuel Gregorio Bernal Martínez era el director del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) cuando estallaron las protestas estudiantiles de febrero de 2014 contra el gobierno de Nicolás Maduro, en las que murieron 43 personas. Recibió el cargo el 23 de enero de ese año y fue destituido tres semanas más tarde, luego de que una investigación periodística revelara que un grupo de funcionarios bajo su mando dispararon contra los manifestantes reunidos frente a la sede de la Fiscalía General el 12 de febrero, y ocasionaron la muerte de un estudiante y de un miembro de los ‘colectivos’ chavistas.

Bernal egresó de la Academia Militar en 1988, en el puesto número 52 de su promoción. Poco tiempo después de haber ascendido a teniente, participó en la intentona golpista del 4 de febrero de 1992 contra el gobierno de Carlos Andrés Perez, comandada por Hugo Chávez. Su misión, como parte de uno de los tres batallones de paracaidistas que se sumaron a la asonada, era tomar las instalaciones de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM). Tras el fracaso de la conspiración, estuvo detenido tres meses y luego regresó a las filas del Ejército. En julio de 2013 ocupó el primer lugar en la lista de coroneles ascendidos por Maduro al rango de generales de brigada e inmediatamente fue nombrado comandante de la Guardia de Honor Presidencial. Maduro negó que la remoción de Bernal frente a los servicios de inteligencia constituyese un castigo por su actuación durante las protestas. “Hoy empezaron a criticarlo, que yo lo había destituido del Sebin, nada de destitución”, le defendió Maduro durante un acto político el 18 de febrero. “Lo he designado jefe de la 31 Brigada Blindada de Caracas, como líder militar para que vaya a desarrollar allí sus dotes de líder moral, de hijo de Hugo Chávez. ¡Felicitaciones, general!”, agregó el presidente en aquella ocasión. Bernal se definió a sí mismo como un oficial “antiimperialista”, durante una conversación con la periodista chilena Martha Harnecker incluida en el libro “Venezuela, militares junto al pueblo” (Editorial El Viejo Topo, 2003). En esa entrevista, Bernal opina: “El sueño americano del imperio fue construido sobre las bases de la pesadilla suramericana. Para lograr ese sueño americano, tuvieron que tener a alguien a quien chuparle la sangre. A diferencia del bloque soviético, que se sustentaba a sí mismo, no tenía a quién chuparle la sangre”.

 


publicidad


Manuel Gregorio Bernal Martínez Director de Inteligencia sancionado por la Casa Blanca
 

4. Justo José Noguera Pietri 
era el comandante de la Guardia Nacional Bolivariana durante las protestas estudiantiles que se desarrollaron en al menos seis capitales de Venezuela entre febrero y mayo de 2014, donde 43 personas murieron y cientos resultaron heridas. Noguera y Antonio Benavides -entonces director de los servicios de inteligencia- fueron duramente criticados por la actuación de sus subalternos en el control de las manifestaciones. Como comandante de la guardia, Noguera solía insistir en que no permitiría jamás que las “tropas civiles y militares del componente se desvíen del ideal bolivariano y de la defensa de la patria”, inculcado por Hugo Chávez. “Nos hemos propuesto la tarea de mantener vivo el espíritu del comandante Hugo Chávez, su obra. Chávez revivió a Bolívar y nosotros mantendremos el ideario de nuestro comandante supremo Hugo Chávez, sus ideas y continuaremos la lucha por la revolución que nos dejó”, dijo el mayor general Noguera el 4 de agosto de 2013, cuando se celebraba el 76 aniversario de la Guardia Nacional.

En enero de 2013 Noguera Pietri fue comisionado por el presidente Maduro para poner orden en las industrias básicas de la minería, que tienen su sede en el estado suroriental de Bolívar. El oficial ocupó primero la secretaría de planificación de la estatal Siderúrgica del Orinoco (Sidor), adscrita al despacho de la Presidencia de la República, y pocos meses después fue nombrado presidente de la empresa. Ese año, Sidor registró la menor producción en 30 años: casi un millón de toneladas de acero, que representan menos de la cuarta parte de su capacidad instalada. En julio de 2014, en medio de la “renovación parcial” del alto mando militar anunciada por Nicolás Maduro tras las protestas, Noguera fue nombrado presidente de la Corporación Venezolana de Guayana, que agrupa a 15 empresas estatales de la minería. En septiembre del mismo año también fue designado como viceministro encargado de Industrias Básicas. Ocupa ambos cargos en la actualidad.

5. Manuel Eduardo Pérez Urdaneta era el director de la Policía Nacional Bolivariana (CPNB) desde enero de 2014 y estuvo al mando de las actuaciones de este cuerpo durante las protestas estudiantiles que comenzaron en febrero de ese año. Uno de los policías a su cargo fue acusado por el Ministerio Público de asesinar al estudiante de secundaria Kluivert Roa, de 14 años de edad, durante los disturbios ocurridos en el estado andino de Táchira, en febrero de 2015. Pérez Urdaneta se graduó como oficial del Ejército en 1984, en la misma promoción del actual ministro de la Defensa y jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada, Vladimir Padrino López.

En agosto de 2007, el presidente Hugo Chávez puso al general al frente de la recién creada Dirección Centralizadora de la Gestión Financiera del Ministerio de la Defensa, y le otorgó la responsabilidad de administrar el presupuesto de los cuatro componentes de la Fuerza Armada Nacional -Ejército, Armada, Guardia Nacional y Aviación- que a partir de entonces perdieron autonomía financiera. Luego, en octubre de 2010, Pérez Urdaneta solicitó su pase a retiro, tres meses después de que le fuera negado el ascenso de general de brigada del ejército a general de división. El general volvió a la administración pública tras el nombramiento de su compañero de armas y amigo, Miguel Rodríguez Torres, como ministro de Interior, quien en noviembre de 2013 le entregó el cargo de vicepresidente del Instituto Nacional de Tránsito Terrestre y dos meses más tarde, el de director de la Policía Nacional.

 


publicidad


Manuel Eduardo Pérez Urdaneta el Jefe de la Policía Nacional sancionado por la Casa Blanca

6. Miguel Alcides Vivas Landino fue jefe de la Región Estratégica de Los Andes de la Fuerza Armada venezolana entre febrero y julio de 2014, y estuvo a cargo de dirigir la represión de las manifestaciones contra el gobierno de Nicolás Maduro en los estados Mérida, Táchira y Trujillo durante ese periodo. Luego, fue nombrado inspector general de la Fuerza Armada Nacional, en el marco del proceso de “renovación parcial” emprendido por Maduro cuando mermaron las protestas. Vivas forma parte de la promoción militar de 1984, a la que también pertenece la almirante Carmen Meléndez, exministra de Defensa y de Relaciones Interiores, Justicia y Paz. “Somos los mismos soñadores que entramos en 1984 (…) para luego en 1992 encarnar aquel 4 de febrero y finalmente en 1999 formar parte del renacimiento de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana con el comandante Hugo Chávez como presidente de la República”, dijo la almirante Meléndez en abril de 2014, cuando el presidente Maduro otorgó un reconocimiento especial a los oficiales de esta generación.

Vivas ocupó varios puestos de comando durante el mandato de Hugo Chávez: en 2006 fue jefe de la División de Inteligencia del Comando Regional Número 3 de la Guardia Nacional en el estado Zulia; entre 2009 y 2013 estuvo al frente del Comando Nacional Antidrogas de la Guardia Nacional; y al mismo tiempo, fue juramentado por Chávez como el primer comandante de la Guardia del Pueblo, creada en noviembre de 2011. “Delante del pueblo venezolano, delante de la Patria, delante de nuestra querida Guardia Nacional y de nuestros guardias del pueblo, delante de nuestras banderas le hago entrega de este estandarte y estoy absolutamente seguro de que usted sabrá llevarlo en alto con sus soldados, guardias del pueblo”, dijo el mandatario al general Vivas Landino el día de su investidura. Y en respuesta, él prometió que haría cumplir la Constitución, con “lealtad plena a la Revolución Bolivariana de Venezuela, en función de la justicia social”. Durante la gestión del presidente Maduro, el general Vivas también dirigió el Comando Nacional Antisecuestro y Extorsión de la GNB.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad