publicidad

Militar venezolano sancionado es graduado de polémica Escuela de las Américas

Militar venezolano sancionado es graduado de polémica Escuela de las Américas

Univision Investiga encontró que uno de los venezolanos sancionados por la Casa Blanca tomó un curso de comando y Estado Mayor en La Escuela Las Américas.

Militar venezolano sancionado se entrenó en controversial escuela de EEUU Univision

Por Gerardo Reyes

Univisión Investiga

         Algunas situaciones paradójicas han surgido de la sanciones impuestas por Washington a varios militares venezolanos por presunta violación de derechos humanos.

Una de ellas tiene que ver con el pasado académico de uno de los sancionados, el  mayor general Antonio José Benavides Torres, jefe de la Región Estratégica de Defensa Integral Central (REDI-Central). 

Benavides es graduado de la Escuela de las Américas, un centro de entrenamiento del ejército de Estados Unidos cuestionado por organizaciones de derechos humanos por haberse convertido en un semillero de militares latinoamericanos que han participado en genocidios, torturas y la persecución de estudiantes.

Univisión Investiga logró establecer que el militar, incluido en la lista justamente por ser el  responsable de las actuaciones de la policía militar en la represión de las protestas estudiantiles en Caracas, se graduó de la llamada “Escuela de Asesinos’’ en el año 2000. 

Según la base de datos de la fundación  SOA Watch con sede en Washington, Benavides tomó un curso de un año de comando y estado mayor para oficiales en este centro de entrenamiento en Fort Benning. (SOA son las siglas en inglés de School of the Americas).

El ex teniente venezolano José Antonio Colina Pulido, quien se exiló en Estados Unidos, confirmó que Benavides tomó este curso cuando para los militares venezolanos era un orgullo recibir instrucción del gobierno que hoy consideran el enemigo uno de su país. La referencia a ese curso no aparece en la biografía oficial de Benavides en la red.

publicidad

“Los oficiales que estaban en los primeros puestos al orden al mérito de la promoción venían a los Estado Unidos a realizar ese curso. Y ese es el caso de Benavides Torres’’, explicó Colina.  “Fue un oficial que se caracterizó por ser un excelente atleta, un individuo que gozaba de un cierto coeficiente intelectual que lo llevó ocupar los primeros lugares de su promoción’’, agregó.

Colina cree que existen otros altos militares venezolanos vinculados al actual gobierno que pasaron por la cuestionada escuela, ahora llamada Instituto de Cooperación para la Seguridad Hemisférica. El centro de entrenamiento fue fundado en 1946 en Panamá y luego transladado a Fort Benning, Georgia. 

De acuerdo con la fundación con sede en Washington SOA Watch, que propugna por el cierre de la escuela,  allí se han entrenado a más de 60,000 soldados algunos de los cuales “han dejado un largo rastro de sangre y sufrimiento en los países a los que han regresado’’. 

Arturo J. Viscarra, miembro de la fundación explicó a Univisión que por la escuela han pasado  “el asesino de monseñor [Oscar] Romero, Roberto Dabuison quien es el fundador de los batallones de la muerte en El Salvador, también pasaron el batallón Atlacal, que hicieron la masacre del Mozote, donde más de 800 personas fueron asesinadas…[Efraín] Ríos Mont’’.

publicidad

Benavides, quien  fue director de operaciones de la Guardia Nacional, ha sido señalado por estudiantes y políticos de oposición de Venezuela como una de las figuras más agresivas en las campañas de represión gubernamental, una de la razones esgrimidas por el gobierno de Estados Unidos para  incluir al oficial en la lista de personas designadas por violación de derechos humanos.

Una búsqueda de los registros de propiedades del estado de Georgia muestra que  Benavides ocupó un apartamento en el 2840 de Warm Springs Road en la ciudad de Columbus, Georgia, sede de Fort Benning, donde ha funcionado con diferentes nombres la Escuela de las Américas.  A esa misma residencia aparece conectada Lucina Benavides, esposa del militar que luego adquirió un gran poder  en el Ceniat, la máxima autoridad tributaria de Venezuela.

Para la misma colección de paradojas se suma el hecho de que en 2004 el presidente Hugo Chávez, al conocer las denuncias del fundador  de SOA Watch, Roy Bourgeois,  quien visitó a Venezuela, prometió que su país no enviaría más oficiales a la escuela en Estados Unidos. Viscarra explicó que en efecto, Venezuela cumplió. 

El ex teniente Molina calcula que un treinta por ciento de los militares venezolanos han recibido entrenamiento en Estados Unidos, varios de ellos en la Escuela de las Américas, pero considera que una escuela no es responsable de lo que luego hagan o dejen de hacer sus alumnos.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad