publicidad

“Mátenlos como perros”

“Mátenlos como perros”

Testigo de dos enfrentamientos entre policías federales y civiles el pasado 6 de enero en Apatzingán relata su versión de los hechos. 

“Mátenlos como perros” Univision

Por Peniley Ramírez, Univision Investiga

La madrugada del seis de enero en el municipio michoacano de Apatzingán, en el occidente de México, transcurría tranquila.

En la plaza central del pueblo, un grupo de miembros de las autodefensas mantenía un plantón en protesta porque no les habían pagado por sus servicios en la búsqueda del líder del cártel de los Caballeros Templarios, Servando Gómez, alias "La Tuta", quien finalmente fue detenido el 27 de febrero.

Los manifestantes ya dormitaban en sus carros, en las inmediaciones de la plaza. No estaban solos. Varios negocios de comida se mantenían abiertos, también las tiendas de juguetes, que esa noche daban servicio en la madrugada por la venta de regalos para el Día de Reyes, de acuerdo con la tradición mexicana de comprarlos durante la noche anterior al 6 de enero, para obtener ofertas de última hora.

Uno de los manifestantes dormía en su camioneta, a pocos pasos de la plaza, cuando escuchó por su radio que venían policías federales caminando hacia allí. Pensó que hacían su rondín habitual.

Minutos más tarde, despertó sobresaltado. Los policías habían obligado a varios de sus compañeros a hincarse, levantar las manos y les habían disparado a quemarropa.

El testigo, quien pidió anonimato por cuestiones de seguridad, logró salir ileso. Dos semanas más tarde, contó a la periodista mexicana Laura Castellanos sus vivencias esa noche.

publicidad

Tres meses después, le relató nuevamente su historia, esta vez ante las cámaras de Univision.

LEER: Investigación compromete a policías federales en muertes de civiles en México.

¿Los policías les pidieron que desalojaran la Presidencia Municipal?

Nada más se les escucharon mátenlos a esos perros, como ya estaba uno avisado por el radio que venían, pensábamos que venían a dar su rondín como anteriormente lo hacían.

La primera reacción es tratar de cubrirse porque se escuchan las detonaciones los gritos, al querer zafarme me interceptan los federales y me dicen que levante las manos.

(Su actitud fue) prepotente, no digo que seamos unas dulces personas nosotros pero la forma en cómo se conducen los federales es una forma muy fuerte, muy fea… (dijo) de rodillas perro.

¿Lo ejecutó?

Lo ejecuta, entonces ya no me rendí, di la vuelta hacia atrás, vi una camioneta por ahí y por su suerte tenía las llaves pegadas y me salí hecho la mocha. En el transcurso me llevo otros tres compañeros.

Por radio al momento que salimos de ahí pedíamos apoyo, ahí si pedimos que trajeran armas porque nos estaban masacrando los federales, porque en ese momento no teníamos armas, pedíamos apoyo a las mismas personas que estaban con nosotros.

El señor Nicolás Sierra (su líder) nos decía por radio que nos calmáramos, que no era la forma de arreglar las cosas, uno de los comandantes decía: pero es que me están matando a mi gente, me los están masacrando.

publicidad

Por radio le digo: ¡Si es cierto señor, yo vi cuando mataron a un compañero de rodillas! Le doy mi nombre de pila al señor Sierra, por eso es que sabe quién soy, quien le habla por el radio y es cuando le digo que veo caer al compañero, un federal lo mata.

LEER: Periodista mexicana pone en duda versión oficial sobre muerte de civiles en México.

¿Ustedes estaban armados?

No. Si nosotros hubiésemos estado armados, ¿dónde están los federales heridos? En volumen nosotros éramos muchos más.

(Los policías) se resguardaron en las camionetas, paredes, árboles y lo que pudieran cubrirse. Nos decían que tiráramos las armas. ¿Cuáles armas? Eran piedras y palos.

Se suelta una detonación, no sé ni quién ni cómo fue, en la primera detonación todos los federales comienzan a disparar, igual y a uno de los compañeros de ellos por el nerviosismo se le va un disparo y los demás piensan que se les está disparando a ellos y se suelta la balacera de ellos hacia nosotros.

¿Por qué da este testimonio de forma anónima?

No doy mi cara a la entrevista porque tenga algo que esconder, si no por resguardar mi integridad.

Se me pueden checar antecedentes a la hora que sea, estoy limpio pero si no doy la cara es por miedo a que el mismo gobierno, los delincuentes me maten, tengo familia y es el mismo miedo que tienen mis compañeros. 

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad