publicidad

Las visas temporales, silencio definitivo

Las visas temporales, silencio definitivo

Trabajadores de la indistria avícola que se verían beneficiados con la reforma migratoria cuentan sus penas, sufrimientos y pesares. 

Reforma migratoria vs. visas temporales de trabajo /Univision

Empresas del sector cárnico, avícola y de la agricultura son acusadas de presionar para ampliar las visas de trabajo temporal

Por Tomás Ocaña

En medio de bellos parajes naturales, en el corazón de Alabama, se encuentra Albertville, una población en la que casi todos sus ciudadanos derivan su sutento de la industria avícola.

En una casita de madera sobre una ladera cercana vive, cuidando sus gallinas y su jardín, Phyllis McKelvey. Luego de 44 años en el sector avícola McKelvey se ha convertido en una especie de Edward Snowden del departamento del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), para quien trabajó durante 19 años.

Univisión Investiga acudió a ella para confirmar las malas condiciones de trabajo en las plantas de pollo que señalaron diversos expertos.

“Los trabajadores están realmente sufriendo en estas plantas avícolas. Cuando se van a casa tras el trabajo apenas pueden conducir a casa, por las mañanas no pueden ni peinarse”, explica Phyllis, sin titubeos.

Ella cuenta lo dañino que es para los trabajadores el incesante y mecánico ritmo de trabajo en el que cortan, apilan o inspeccionan una media de 31 pollos por minuto. El relato incluye horribles historias de empleados que sufrieron heridas, que se cortaron en su presencia, mujeres embarazadas trabajando hasta romper aguas en plena fábrica o peleas con patronos porque estos no daban el adecuado cuidado a los obreros.

publicidad

Trabajo sumiso

Las malas condiciones de trabajo descritas por McKelvey, son a juicio de los abogados del Southern Poverty Law Center la causa por la que el sector de la alimentación está presionando a los congresistas y senadores por la inclusión de visas de trabajo temporal para esta industria.

Gran parte de los trabajadores de la industria agrícola son inmigrantes contratados por un período de tiempo determinado y para ejercer un oficio concreto en una temporada de alta producción.

De darse la reforma migratoria, muchos de los trabajadores de estas plantas y de otras industrias similares podrían adquirir un estatus migratorio permanente que les permitirá exigir mejores condiciones de trabajo o buscarse otro empleo.

El abogado Jim Knoepp sostiene que importar trabajadores con las nuevas visas W o con las H2, de empleo temporal, es la fórmula de la industria para mantener su status quo con una fuerza laboral sumisa.

“Normalmente si uno no consigue trabajadores para su empresa, lo que debería hacer es mejorar los salarios y las condiciones” señala. En lugar de eso, dice, lo que buscan estas empresas es traer trabajadores temporales dado que estos dependerán de las empresas para su estatus migratorio.

Las presiones de la industria ya se están sintiendo en Washington. Un análisis de Univisión Investiga realizado con información pública obtenida a través del sitio opensecrets.org revela que más de 50 empresas y organizaciones del sector alimenticio hicieron lobby a favor de la reforma migratoria y en varios casos respaldando específicamente las visas temporales.

publicidad

Entre estas se encuentran gigantes del sector tales como Del Monte Foods o Tyson Foods, y organizaciones como la Asociación nacional del pavo (National Turkey Federation), entre otras.

La reforma, ¿la solución?

A pocos kilómetros de Albertville se ubica Decatur y en esa localidad vive Salvadora, quien trabajó 17 años en la planta de Wayne Farms. Cuenta cómo las secuelas del duro trabajo que realizaba cortando pollo la enfermaron y los médicos le diagnosticaran el síndrome del túnel carpiano, una dolencia de los tendones que le dejó la mano izquierda prácticamente inutilizada.

“Me descansaron [despidieron] por causa de que fui al médico”, dijo en su humilde casa.

En Wayne Farms existe un sistema de puntos para imponer sanciones por ausencias. Cada punto corresponde a una falta. Cuando se llega a 10 ausencias, los trabajadores son despedidos sin importar la antigüedad o la situación personal, como pudo comprobar Univisión en documentos internos de la empresa. Según el memorándum interno de la planta donde trabajó Salvadora, la empresa resta un punto por cada año de trabajo.

Salvadora es originaria de Guerrero, México. Señala que el caso es aun más grave dado que “incluso si va usted al doctor y les lleva excusas les da igual, le ponen punto”.

Wayne Farms se negó a hacer declaraciones al respecto.

Tom Fritzsche, quien representa y trabaja para conseguir al menos atención medica para Salvadora Roman, hace hincapié en cómo la ampliación a los visados temporales a esta industria afectará a los trabajadores.

publicidad

“Aun más miedo tendrán para reportar lesiones, pues si les despiden tendrán que volver a sus países” comenta.

Reporte oficial

En 2011 el Departmento de Trabajo de Estados Unidos registró un porcentaje de lesiones entre los trabajadores de 5.8%. Esta cifra, que está basada en la información entregada por la industria, causa sospechas a los defensores de los derechos civiles.

Fritzsche explicó que en una encuesta que realizó su organización entre 300 trabajadores de Alabama el 75% respondió que había sufrido alguna lesión seria en su trabajo.

En un correo dirigido a Univision, el Consejo Nacional del Pollo (National Chicken Council) rechazó las acusaciones y señaló que el promedio de lesiones ha mejorado en un 74% desde 1994 gracias a los esfuerzos de la industria por mejorar las condiciones laborales.

Además añadió que “las compañías son las últimas interesadas en operar a una velocidad que no permita producir en condiciones saludables, el mejor producto”. Sobre la reforma laboral, el portavoz del Consejo, Tom Super, señaló que su interés de traer trabajadores a Estados Unidos se fundamenta en un futuro en el que la mejora de la economía obligue a la industria a asegurarse trabajadores adicionales.

Presiones para la reforma

Las presiones de la industria ya se están sintiendo en Washington, D.C. Un análisis de Univisión Investiga realizado con información pública obtenida a través del sitio opensecrets.org revela que más de 50 empresas y organizaciones del sector alimenticio hicieron lobby a favor de la reforma migratoria y en varios casos respaldando específicamente las visas temporales.

publicidad

Entre estas se encuentran gigantes del sector tales como Del Monte Foods o Tyson Foods, y organizaciones como la Asociación nacional del pavo (National Turkey Federation), entre otras.

La postura general de la industria apunta a continuar con las visas temporales.

En una comparecencia en mayo ante la Cámara de Representantes, Christopher Gaddis, vicepresidente de recursos humanos del gigante cárnico JBS, señaló que “es indiscutible que la reforma migratoria no será exitosa sino se reconoce la necesidad de los empleadores estadounidenses de trabajadores poco cualificados para cubrir los puestos que a menudo no son ocupados por los trabajadores estadounidenses”.

En esa misma comparecencia, Gaddis expresó su respaldo a la propuesta de establecer una visa tipo H-2C de 36 meses para posiciones “en la preparación, el procesamiento y la manufactura de productos agrícolas para su distribución”.

Univisión entró en contacto con otras empresas del sector que realizaron lobby pero no obtuvo respuesta de ninguna de ellas. Las que contestaron nos remitieron a las asociaciones que las representan.

La asociación del pavo señaló que su interés se centra en “maximizar los beneficios de la industria del pavo y garantizar un sistema inmigratorio estable que beneficie a la economía estadounidense”.

En una enumeración de cinco puntos que la reforma debería incluir, la asociación señaló el “acceso al trabajo”, bajo el cual indica la necesidad de “incluir un programa expandido de visas para trabajadores poco cualificados”. Por su parte, Mike Brown, presidente del Consejo Nacional del Pollo, defendió su preferencia por las visas temporales. El dirigente gremial dijo este año ante la Cámara de Representantes que “los empleadores deben tener la posibilidad de reclutar fuera de Estados Unidos a trabajadores patrocinados por un periodo de tiempo establecido”.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El relanzamiento del Nokia 3310 después de 17 años es una de las propuestas más curiosas, además Blackberry vuelve también al ruedo tecnológico con el KEYone un poderoso móvil con capacidad de enfrentarse a cualquiera de sus adversarios. Por su parte LG impulsa su nuevo LGG6 un teléfono de una sola pieza a prueba de agua.
La entrega del último galardón de la noche fue una verdadera confusión. Se leyó 'La la land' en vez de 'Moonlight', al parecer porque la tarjeta entregada a los presentadores no era la correcta. La película que finalmente fue reconocida con la estatuilla tomó a actores y directores por sorpresa quienes corrieron al escenario para aceptar el premio.
En 2011 Donald Trump fue blanco de las bromas del Barack Obama tras la polémica por el certificado de nacimiento del presidente y este año, en su primera cena en el cargo, el mandatario anunció que no asistirá.
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
publicidad