publicidad
Universidad de Columbia, en Nueva York.

Ivy League, proyecto de ayuda a alumnos bajos recursos a ingresar universidad

Ivy League, proyecto de ayuda a alumnos bajos recursos a ingresar universidad

En este proceso por lo menos 250 estudiantes latinos han logrado ingresar en una universidad del Ivy League, las más antiguas y prestigiosas de EEUU.

Universidad de Columbia, en Nueva York.
Universidad de Columbia, en Nueva York.

LOS ANGELES - Un mayor número de latinos tiene la oportunidad de entrar en las mejores universidades del país, gracias, en parte, a iniciativas como el Proyecto Ivy League, que ha ayudado a más de 250 alumnos de bajos recursos a ingresar en estos prestigiosos centros educativos.

publicidad

"Nuestros estudiantes son valiosos y tenemos que mostrarlo, son jóvenes que estudian con las uñas y en lo general son los primeros en su familia que asisten a la universidad. Eso es un gran logro y debemos apoyarlos", declaró Martín Mares, director del proyecto.

Mares, quien es educador de profesión, comenzó hace 23 años en una área rural cerca de Fresno, California, el proyecto que actualmente está en Arizona, Nuevo México y Texas.

En este proceso por lo menos 250 estudiantes latinos han logrado ingresar en una de las ocho escuelas de la Ivy League: Brown, Columbia, Cornell, Dartmouth, Harvard, Princeton, Yale y la Universidad de Pennsylvania.

"Los padres de estos estudiantes trabajan en el campo, no tienen formación académica y no pueden guiarlos en un proceso que es muy difícil pero no imposible", advirtió Mares.

Las iniciativas que se expanden alrededor del país también se enfocan en terminar con la idea de que los estudiantes hispanos no hablan bien inglés o que son los que más abandonan sus estudios superiores.

Según el informe "La situación de los latinos en la educación: 2015" de la organización Excelencia para la Educación, el número de latinos que obtuvieron un título universitario aumentó 71 por ciento entre 2004 y 2013.

En Los Angeles, los esfuerzos han llegado incluso a escuelas que en el pasado eran un foco de problemas.

publicidad

Para Rodrigo García, entrenador del equipo de natación, polo acuático y fútbol de la Preparatoria Roosevelt desde 1999, practicar deportes y realizar actividades extra curriculares es una de las claves y requisitos para que los estudiantes logren ser admitidos en la universidad.

Por ello se implementaron estas actividades extra escolares en la preparatoria, donde el 97 por ciento de sus alumnos son hispanos.

"Siempre que aparecía Roosevelt en las noticias eran cosas negativas, pero ahora hay cosas positivas, es un gran orgullo saber que nuestros muchachos van a la universidad y a las más importantes", aseveró el profesor.

Durante décadas, la escuela Roosevelt fue una de las escuelas más súperpobladas del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), alcanzando tener unos 5 mil estudiantes en un campus construido para albergar a 2.500.

Cristian Puerta, de 18 años de edad, es uno de esos ejemplos, ya que es el segundo estudiante de la Preparatoria Roosevelt que logra llegar a Columbia, donde sólo el 7 por ciento de todos los solicitantes logran ingresar.

"Desde el principio mi objetivo era ir a la universidad, y yo sabía que todo lo que hiciera en la secundaria iba a ser algo que me ayudaría a llegar a otro nivel de educación", dijo Puerta, quien irá a la Escuela de Ingeniería de Columbia.

"Yo decidí venir aquí a Roosevelt porque sabía que el entrenador del equipo de polo acuático hacía un buen trabajo y además que la escuela producía estudiantes que iban a escuelas muy grandes", agregó.

Joven hispano es aceptado en ochos de las Universidad más prestigiosas del país Univision

Ninguno de los padres de Puerta, inmigrantes de Jalisco, México, completó la secundaria y su mayor sueño era ver a sus hijos asistir a la universidad; y aunque no tienen recursos económicos encaminaron a su hijo para que lograra seguir sus estudios superiores.

"Estas universidades buscan estudiantes que tienen calificaciones altas y se retan a sí mismos participando en los cursos más difíciles de la escuela, como los cursos avanzados (AP Advanced Placement) y deben estar involucrados en actividades extra curriculares y comunitarias", explicó Mares.

Esa fue la motivación de Puerta, quien nada desde los 7 años y a los 8 escogió el polo acuático como uno de los retos que le ayudaría a llenar los requisitos para ser aceptado en seis universidades: Columbia, UCBerkeley, UCLA, USC, Penn y Johns Hopkins.

publicidad

"Se siente bien, yo sé que mis hermanos pueden decir cuando crezcan quiero ser como mi hermano, quiero seguir su ejemplo, ir a un a Ivy League", aseguró.

Según Mares, los estudiantes hispanos practican varias especialidades que pueden ser atractivas para las universidades.

"Ellos (universidades) quieren a los mejores, no importa que sea montando toros o cantando mariachis, varios de nuestros alumnos son los mejores en esto y están en esas universidades", aseveró.

El reto para los estudiantes hispanos no reside sólo en lograr ser admitidos, sino también conseguir el promedio de $60 mil anuales que cuestan estas universidades.

Sin embargo, los educadores y activistas han dedicado sus esfuerzos para orientar a las familias en las ayudas financieras y becas que ofrecen estas instituciones.

El estudiante Puerta lo logró ya que Columbia le ofreciera una beca completa para pagar su educación universitaria.

"Quiero agarrar dos carreras, una en ingeniería mecánica y aeroespacial, y ya al salir de Columbia quiero agarrar mi maestría en ingeniería aeroespacial, así después quisiera agarrar mi doctorado en sistemas de propulsión", deseó el joven estudiante.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad