publicidad

Cómo entrar a las universidades más prestigiosas de EEUU sin pagar un alto precio

Cómo entrar a las universidades más prestigiosas de EEUU sin pagar un alto precio

María Carla Chicuén demuestra, con su propia historia, que todo alumno, sin importar sus circunstancias, puede llegar a las mejores universidades de EEUU.

Los secretos para entrar a las universidades más prestigiosas de EEUU sin pagar un alto precio /Univision

Frecuentemente, escribir es un acto de llevar a otros lo que uno ha tenido. Para la defensora de la educación María Carla Chicuén, la publicación de su libro Achieve the College Dream: You Don't Need to Be Rich to Attend a Top School es precisamente eso: compartir su experiencia para lograr la ansiada carrera universitaria en una de las instituciones más prestigiosas.

Su intención, explica, es motivar a otros a animarse a buscar información y mentores para llegar y completar los estudios superiores.

Relacionado
Llena la FAFSA para que puedas pagar tus estudios universitarios
Estudiantes que desean ir a la universidad deben llenar la FAFSA cuanto antes

“En el 2002, terminando octavo grado, vine de La Habana donde nací y me crié y nuestra motivación al llegar a Estados Unidos era tener las mejores oportunidades académicas. Fue un esfuerzo familiar, y nuestros padres nos inculcaron la meta de ir a la mejor universidad posible”, relata Chicuén.

A sus 27 años, ella cuenta con vasta experiencia en el terreno educativo y hoy es la asistente de proyectos especiales de Eduardo Padrón, presidente del Miami Dade College.

Yale, Princeton y Stanford eran solo para millonarios

En esos primeros meses de su arribo a EEUU, Chicuén debió ajustarse con su familia a un sistema educativo ajeno y a esforzarse para aspirar a la universidad. Pero con escasos recursos, creía que las universidades más prestigiosas, en cuyas aulas se imaginaba, estaban fuera de su alcance.

publicidad

“Me imaginaba que Yale, Princeton y Stanford eran solo para millonarios y que a pesar de mis buenas notas, de que universidades así eran para los puros genios”, expresa del efecto de los mitos que muchos, a su juicio, comparten.

Fue mientras estudiaba en la escuela secundaria Félix Varela en Kendall, en Florida, que conoció a estudiantes mayores que ella que habían sido aceptados en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y la Universidad de Harvard.

Una revelación, sin más. “Me di cuenta de que llegar a esas universidades era posible viniendo de un entorno como el mío”.

“Uno de ellos se convirtió en mi mentor y me dijo: ‘Tienes que conocer a mi ‘college counselor’, Mrs. Collins’. Ella me acogió, es de esas personas que le pueden cambiar la vida a uno, que te hacen ver que todo es posible”, cuenta Chicuén, con un agradecimiento que inevitablemente se cuela en su voz.

La historia de una dreamer que fue aceptada en Harvard /Univision


Según Chicuén, tener personas como aquel joven mentor o Mrs. Collins hace una diferencia enorme en el trayecto hacia la universidad. “No solo es tener la información sino que la información provenga de alguien con quien te identificas”.

La motivación que derivó de aquellas voces cercanas tuvo resultado no solo en su carrera académica sino en el libro que escribió.

Cinco universidades Ivy League la aceptaron y finalmente optó por Harvard tras asegurar alrededor de 200,000 dólares en asistencia económica.

Apenas llegó, Chicuén empezó a trabajar como reclutadora de estudiantes latinos en el programa de reclutamiento de estudiantes de minorías de la oficina de admisión de Harvard.

Fue como una extensión de lo que ya había hecho en la secundaria al crear un boletín informativo en español para orientar a los estudiantes y a sus padres, sobre todo a inmigrantes, sobre postularse a universidades selectivas.

publicidad

Su libro, publicado por Rowman & Littlefield, pretende entonces ser una guía que motive a que los estudiantes -independientemente de su trasfondo económico o los recursos con los que cuenten- soliciten admisión a las mejores universidades.

Relacionado
Estudiante en el campus de la Universidad de Princeton, en Nueva Jersey.
Las mejores universidades de EEUU, según el ranking 2017 de U.S. News & World Report

De acuerdo con Chicuén, si bien hay mucha información para solicitar admisión a las distintas universidades, cuando todavía estudiaba en la secundaria, ella sentía que estas guías -desde textos, libros y sitios web de los departamentos de admisión de las instituciones universitarias- eran un poco genéricas.

“Algunas de estas guías asumían que uno tiene un apoyo de padres integrados en el sistema, que uno no tenía obstáculos particulares como emigrante, de bajos recursos. No sentía que esas guías inspiraran”, subraya.

Los estudiantes más capacitados deberían optar por universidades selectivas

Chicuén parte en este libro de su historia como inmigrante que buscó la mejor preparación académica para presentar consejos y materiales informativos dirigidos especialmente a estudiantes que como ella alguna vez han pensado que instituciones como Harvard, Yale o Princeton no son una posibilidad por lo costosas que puedan ser.

publicidad

“La investigación muestra que la mayoría de los estudiantes de alto rendimiento, capacitados para ser aceptados en las mejores universidades, ni siquiera solicitan admisión aun cuando pueden haber opciones más asequibles de ayuda financiera en estas universidades”, expone.

Así las cosas, según Chicuén, con este manual ella pretende combatir el desconocimiento y los mitos entremezclando “una voz cercana con información prescriptiva de pasos que se deben dar desde tan temprano como ‘middle school’.

Relacionado
La Universidad de Stanford tiene uno de los índices de admisión más bajo...
Propuesta de ley penalizaría a universidades selectivas que no admitan a más estudiantes de bajos ingresos

Habla, por ejemplo, de cómo escoger la escuela secundaria para la mejor universidad, de cómo complementar el currículo académico si una escuela no ofrece las asignaturas que el estudiante requiere para la universidad o cómo desarrollar el perfil del alumno alineado a lo que las universidades valoran más allá de lo académico como su participación cívica.

“Explico conceptos para que las familias decidan a cuáles universidades aspirar y busco contrarrestar dos de los mitos más frecuentes: de que no vamos a tener el dinero para poder pagar las universidades o que no somos buenos candidatos porque no hemos tenido las oportunidades que estudiantes adinerados han tenido”, ilustra Chicuén.

Chicuén quiere, ante todo, que estudiantes talentosos y trabajadores lleguen a la universidad porque dice que lo que las universidades que la aceptaron buscaron en ella, también lo pueden buscar en ellos. “Que salgan no solo con un mapa de acción sino con la inspiración y el ánimo de solicitar a las mejores universidades”.

publicidad

Conoce más sobre la FAFSA y los tipos de ayudas del gobierno federal, opciones para estudiante DREAMers y con DACA en nuestro especial ¡Estudia, hay dinero!

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad