publicidad

Unidad hispana por la reforma

Unidad hispana por la reforma

Una semana después de cancelado el debate, grupos hispanos confirmaron reuniones para definir estrategia.

Legalización sin redadas

Una semana después de cancelado el debate de la reforma migratoria, organizaciones hispanas confirmaron reuniones para definir una nueva estrategia a favor de los indocumentados.

El plan, revelaron, incluirá presiones a la Cámara de Representantes para que inicie el debate sin importar el fallo del Senado, y un pedido al gobierno federal para que detenga las redadas y la deportación de extranjeros sin papeles en Estados Unidos.

"Continuaremos la presión en ambas cámaras del Congreso", adelantó Michelle Waslin, directora de política migratoria del Consejo Nacional de la Raza (NCLR, por sus siglas en inglés). "Los representantes tienen la responsabilidad de hacer algo, aunque el Senado no lo haya hecho".

La semana pasada el líder de la mayoría demócrata de la Cámara Alta, Harry Reid (Nevada), dio por cerrada la discusión de un proyecto de ley preparado por negociadores demócratas, republicanos y de la Casa Blanca luego de un fallido intento por detener las enmiendas y acelerar el voto.

El plan, basado en un fuerte contenido de seguridad nacional, incluía una vía de legalización para indocumentados que se encontraban en el país desde antes del 1 de enero de 2007, quienes deberían pagar multas, someterse a un complejo sistema de puntos y salir del país en un plazo de tres a cinco años para gestionar desde sus países de origen la visa de residencia.

publicidad

Tristes y desesperados

Waslin dijo que el fracaso del debate dejó a 12 millones de personas sin documentos sumidos en la tristeza, desesperados, "viviendo en las sombras" y expuestos a todo tipo de injusticias.

Agregó que después de la suspensión de las conversaciones, la Casa Blanca comunicó a varios grupos nacionales su lamento "por el hecho de que no pasó la propuesta", pero advirtió que esa llamada no detendrá el cobro de factura de los hispanos en las elecciones presidenciales del año 2008.

"Sabemos que ambos partidos necesitan del voto latino, pero los votantes se acordarán (del fracaso del debate migratorio) en noviembre del próximo año, cuando acudan a las urnas electorales".

Proyectos alternos

Al igual que La Raza, el Center for Community Change realiza consultas con sus alrededor de 400 grupos a nivel nacional para coordinar nuevas estrategias que incluirán a otros organizaciones.

"Estamos analizando en qué nos vamos a enfocar ahora y a definir tácticas", dijo Cheryl Aguilar, portavoz del Centro. "Estamos hablando con nuestros grupos, con las coaliciones en todo Estados Unidos para ver qué tipo de presión hacemos al Congreso, en especial a la Cámara de Representantes".

Aguilar enfatizó que por ahora "enfatizamos en dos proyectos de ley" que de ser aprobados "darían a miles de estudiantes y campesinos una vía de legalización" a mediano plazo.

publicidad

La portavoz dijo que hay grupos trabajando sobre estos temas en Nueva York y California, y que en breve se sumarán otros estados.

"Dream Act y "AgJobs"

Las vías alternas mencionadas por Aguilar corresponden a los proyectos de ley Dream Act, que daría residencia a estudiantes sobresalientes que entraron a Estados Unidos antes de los 16 años de edad y permanecen indocumentados, y el AgJobs, que otorgaría residencia a unos 3 millones de campesinos, principalmente mexicanos.

"Vamos a presionar a la Cámara de Representantes para que se movilicen", agregó.

"La gente no debe perder las esperanzas. Nosotros -y otros grupos nacionales- estamos trabajando, vamos a seguir empujando por la reforma amplia y nos acordaremos de todo esto que está sucediendo en las elecciones presidenciales de 2008".

Tanto el Dream Act como el AgJobs han sido introducidos en varias ocasiones al Congreso sin que se logren los votos necesarios para su aprobación final. En Estados Unidos cada año se gradúan unos 65 mil estudiantes de secundaria y no pueden seguir estudios universitarios por carecer de papeles legales de estadía.

No se van a marchar

En Texas, Juanita Valdez, directora de la Unión de Trabajadores Campesinos, dijo que "nosotros estamos llevando a cabo diferentes eventos para presionar al Congreso y que continúe insistiendo y debatiendo la reforma migratoria amplia".

publicidad

"Aunque hayan votado en contra del proyecto, tienen la obligación de retomar el debate. Esa es la responsabilidad del Senado, enfrentar la realidad, aceptar que en este país hay 12 millones de indocumentados que necesitan una respuesta. Ellos están aquí y no se van a marchar a ninguna parte", subrayó.

Valdez dijo además que el verdadero liderazgo "no se demuestra en el debate fácil, sino en los momentos difíciles. Por eso decimos que los senadores no pueden escapar a sus responsabilidades. Cuando regresen del descanso del 4 de julio tienen que regresar a debatir la ley de inmigración y otorgar una vía de legalización amplia".

Molestos con el presidente

En cuando a los responsables por el fracaso del debate migratorio en el Senado, la dirigente campesina dijo que "estamos molestos con el fallo de liderazgo del presidente George W. Bush, y de los líderes de ambos partidos en el Senado".

"Yo reitero que el verdadero liderazgo no sólo se demuestra en las cosas fáciles, sino en las cosas difíciles. Y fue aquí donde ellos fallaron, en no saber terminar el debate que empezaron en mayo".

Añadió que la Unión está trabajando con otras organizaciones campesinas en todo el país y con grupos religiosos, "para ultimar estrategias".

"También estamos revisando los fallos de liderazgo y exigiremos a nuestros dirigentes en Washington que asuman sus responsabilidades", acotó.

publicidad

Consultas comunitarias

Kimberley Propiack, directora de Casa Maryland, dijo que al igual que los dirigentes de otras organizaciones nacionales, "estamos en total desacuerdo con el Congreso de Estados Unidos".

Señaló que a partir del lunes "estamos en consulta comunitaria para ver que quiere hacer la comunidad, y para definir una estrategia que involucre a todos los grupos nacionales".

"El primer enfoque es el apoyo al proyecto de ley Dream Act, para estudiantes, y la segunda demanda es que el gobierno federal pare las redadas", subrayó.

"Hay miles de familias que están sufriendo y otras miles que viven terriblemente angustiadas. Todo esto pudo haber concluido con la reforma migratoria que detuvo el Senado", dijo. "El partido republicano es el principal responsable de esto".

Alianza en camino

Tirso Moreno, presidente de la Asociación de Trabajadores de Florida Central, confirmó los avances de una alianza nacional de sindicatos y grupos a favor de los derechos de los inmigrantes.

"Estamos trabajando con grupos y organizaciones nacionales. El lunes tendremos una conferencia y haremos un plan de trabajo que incluirá el tema de la reforma migratoria", explicó.

En cuanto a las posibilidades de que el Congreso reviva nuevamente el debate en los próximos días o semanas, Moreno advirtió que "nosotros creemos que eso no se va a dar en dos o tres años", pero que mientras tanto ambas cámaras pueden debatir proyectos alternos como el Dream Act y el AgJobs.

publicidad

Encrespados con Martínez

Al analizar las causas de la suspensión del debate migratorio, Moreno señaló que "son muchos los responsables del fracaso, pero si se trata de hacer número, los principales responsables con los republicanos".

"Fue el liderazgo del partido del presidente el principal responsable. Aunque también hay demócratas, poquitos, pero los hay y debemos señalarlos", refirió.

Sobre el papel desempeñado por el senador Mel Martínez (republicano de La Florida), vicepresidente del Consejo nacional Republicano, Moreno dijo que "no controló a su gente. Votó a favor de la reforma, lo agradecemos, pero no controló a su gente, a su ala conservadora. Debió haber ejercido mayor liderazgo, al igual que el presidente Bush".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
La Conferencia de Acción Política Conservadora desconvocó a Milo Yiannopoulos, quien era editor de Breitbart News, a un acto este viernes al que tiene previsto asistir y hablar el presidente Donald Trump. Tras la polémica Yiannopoulos anunció su dimisión.
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
publicidad