publicidad
Dallas Green, Roxanna Green y John Green, los padres y hermano de Christina Taylor Green, asisten al funeral de la pequeña que murió en el tiroteo en Tucson, Arizona, donde también resultó herida la congresista Gabrielle Giffords.

Una multitud despidió a la niña muerta en tiroteo de Tucson con una bandera del 9/11

Una multitud despidió a la niña muerta en tiroteo de Tucson con una bandera del 9/11

Estados Unidos despidió a Christina Taylor Green, la niña nacida el 11 de septiembre de 2001 que falleció en el tiroteo de Tucson, y a quien el presidente Barack Obama dedicó gran parte del discurso de homenaje a las víctimas la víspera.

Dallas Green, Roxanna Green y John Green, los padres y hermano de Christ...
Dallas Green, Roxanna Green y John Green, los padres y hermano de Christina Taylor Green, asisten al funeral de la pequeña que murió en el tiroteo en Tucson, Arizona, donde también resultó herida la congresista Gabrielle Giffords.

TUCSON, Arizona - Estados Unidos despidió este jueves a Christina Taylor Green, la niña nacida el 11 de septiembre de 2001 que falleció en el tiroteo de Tucson el sábado, y a quien el presidente Barack Obama dedicó gran parte de su emotivo discurso de homenaje a las víctimas la víspera.

El funeral de Christina, de nueve años, que tuvo como fondo una enorme bandera recuperada de las Torres Gemelas, coincidió con un informe de los médicos acerca de la legisladora baleada en la cabeza durante el ataque, quien mostró importantes progresos en su recuperación, al abrir los ojos, mover las piernas y brazos y estar atenta a los sonidos.

Cientos de personas, muchas vestidas de blanco a solicitud de la familia, y con flores en sus manos, se dieron cita en las afueras de la iglesia St. Elizabeth Ann Seton Catholic Church de Tucson, de donde salieron en una procesión silenciosa después de una hora de misa.

publicidad

"Estuvo muy bien, muy bonito, su padre estuvo impresionante, dijo lindas palabras. Realzaron su persona, la recordaron, de eso se trató" la ceremonia dijo a la AFP Jodie Kirk, una mujer que atendió a la niña en el club YMCA, a la salida de la iglesia.

Residentes de todas partes del estado de Arizona, donde sucedió el crimen, se acercaron al funeral, muchos confesándose conmovidos aún más con el homenaje público "y las maravillosas palabras del presidente Obama", dijeron a la AFP.

"Vinimos a apoyar a la familia, a asegurarnos de que todo esté a salvo. Queríamos estar aquí en caso de que llegaran los de la Iglesia Westoboro", dijo Tina Childers, una mujer de unos 45 años, que llegó con un grupo en moto al funeral.

La Iglesia Baptista de Westboro, una organización que está convencida de que Estados Unidos está siendo castigado por permitir el aborto, las bodas gay y que incluso se pronuncia contra la confesión católica, había anunciado una protesta en el funeral de Green.

Sin embargo, desistió una vez le concedieron espacio para expresarse en una radio y después de que los legisladores estatales aprobaran una ley prohibiendo estas manifestaciones en funerales.

"En Christina, todos nosotros vemos a nuestros hijos. Curiosos, llenos de confianza, enérgicos y llenos de magia", declaró Obama el miércoles en una de sus tantas referencias a la niña en el homenaje a los seis muertos y 14 heridos del tiroteo del sábado en las afueras de un supermercado de Tucson, una ciudad fronteriza con México, 185 km al sur de Phoenix.

publicidad

Entre los fallecidos también está el juez federal John Roll.

De otro lado, la congresista de 40 años Gabrielle Giffords dio "un gran paso" en su recuperación. El miércoles abrió los ojos por primera vez cuando el presidente Barack Obama la visitó y luego ha empezado a estar cada vez más consciente de su entorno y es capaz de responder.

"Este es un gran salto hacia adelante, se trata de un hito importante", dijo el neurocirujano Michael Lemole, encargado del tratamiento de la legisladora.

En la iglesia donde se celebró el funeral de la pequeña, se encontraban sus compañeros de escuela, vecinos, familiares y sus padres, Roxanne y John Green, así como su hermano mayor de 11 años.

Christina Taylor fue una de las seis personas que murieron durante el tiroteo tramado por razones desconocidas por Jared Loughner, un joven de 22 años que atentó contra la congresista Giffords en pleno mitin político el sábado.

La niña, nacida el trágico 11 de septiembre de 2001, fue uno de los 50 bebés que aparecieron en el album nacional titulado "Rostros de la Esperanza", representando a los 50 estados del país con niños nacidos el día de los atentados en Washington y Nueva York que dejaron casi 3.000 muertos.

La primera dama estadounidense, Michelle Obama, instó a los padres a enseñar a sus hijos tolerancia en respuesta al mortal tiroteo en Tucson que desató un debate nacional sobre la virulencia de la retórica política.

publicidad

"Podemos enseñarles el valor de la tolerancia, la práctica de asumir lo mejor, en vez de lo peor, sobre los que nos rodean", escribió en una carta abierta a los padres.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
La entrega del último galardón de la noche fue una verdadera confusión. Se leyó 'La la land' en vez de 'Moonlight', al parecer porque la tarjeta entregada a los presentadores no era la correcta. La película que finalmente fue reconocida con la estatuilla tomó a actores y directores por sorpresa quienes corrieron al escenario para aceptar el premio.
En 2011 Donald Trump fue blanco de las bromas del Barack Obama tras la polémica por el certificado de nacimiento del presidente y este año, en su primera cena en el cargo, el mandatario anunció que no asistirá.
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
publicidad