publicidad
.

Un sismo demolería a San Francisco logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272b...

Un sismo demolería a San Francisco

Un sismo demolería a San Francisco

Un nuevo reveló que el 80% de los edificios con marcos de madera en San Francisco podrían verse afectados si un sismo fuerte sacude a la ciudad.

El problema radica en que no es cuestión de si un fuerte sismo sacudirá

o no el norte de California; expertos del Servicio Geológico de Estados

Unidos (USGS) pronostican que esto podría ocurrir en cualquier momento en los

próximos 30 años.En San Francisco esta semana se dieron a conocer los resultados de un

estudio de seguridad sísmica, que demuestran que 2,800 edificios con

marco de madera (que albergan cerca de 60 mil residentes y 7 mil

empleados) pudieran sostener $4 mil millones de dólares en daños.El mismo estudio estima que reforzar estas estructuras podría reducir

de forma dramática estos daños, pero costaría alrededor de $130 mil

dólares por propiedad.Pero esto estaría lejos el único daño que la ciudad sufriría en un

temblor fuerte. Hasta ahora, el estudio -que es auspiciado por la

ciudad- se ha enfocado en menos del 10 por ciento de las unidades

residenciales de la ciudad que se piensa son "sísmicamente inseguras".Estas estructuras frágiles, conocidas en inglés como "soft-story", son

el edificio de apartamento clásico en San Francisco, con una tienda o

un restaurante en el primer piso. Reciben su nombre por el espacio

abierto en el primer piso -una ventana o una puerta de garaje- situado

donde hubiese estado una pared de soporte.San Francisco tiene más de estos tipos de edificios que cualquier otra

ciudad en el área de la Bahía, y están hechos de forma más precaria en

publicidad

vecindarios encarnados en terrenos inestables.Los espacios abiertos hacen que los marcos de las estructuras tiendan a

dolarse y romperse, y muchos de los edificios que fueron dañados en el

distrito de Marina en el terremoto de Loma Prieta en 1989 y luego en el

sur de California durante el sismo de Northridge, eran de este tipo

"soft-story".Los resultados del estudio inicial anunciados el miércoles son parte

del primer esfuerzo de la ciudad para entender en su totalidad la

salud, seguridad y riesgo económico que enfrentan los inmuebles de la

ciudad si se ve afectada por un sismo de mayor categoría.Los expertos utilizaron una escala media de un temblor de 6.9 grados de

magnitud, similar al de Loma Prieta y de 7.9 grados, como el devastador

terremoto de 1906.

San Francisco ordenó en el año 2000 una investigación de los edificios

vulnerables que había en la ciudad, pero de forma abrupta y sin

explicación alguna abandonó el proyecto tres años más tarde.El proyecto fue reactivado este verano por el Departamento de Inspecciones de Edificios de la ciudad.Un reportaje del San Francisco Chronicle en junio pasado destacó el

hecho de que la ciudad no tenía una estrategia específica para reparar

las estructuras a pesar del peligro que desde hace décadas se sabe que

publicidad

representan.En julio de este año, el alcalde Gavin Newsom le pidió a los

departamentos municipales y a consultores expertos en terremotos a

enfocar sus análisis en las estructuras vulnerables, en especial las de

tipo "soft-story", para desarrollar una serie de pautas específicas de

reparación para finales de enero de 2009.Newsom también presentó un proyecto de ley, que según él haría más

fácil y económico el proceso de refortificación de las propiedades

recortando los precios y el tiempo para obtener los permisos

municipales.Paralelamente, el alcalde dijo que no pensaba que era necesario obligar

a los propietarios de edificios a fortificar sus inmuebles contra

terremotos como lo han hecho otras ciudades en el área de la Bahía.El plan de Newsom luego murió en manos de un comité de Junta de

Supervisores, y algunos de los miembros municipales se quejaron de que

no existían pruebas de que cualquier propietario de edificios en

realidad se aprovechara del programa.Muy pocos edificios privados en la ciudad han sido refortalecidos hasta ahora.Ahora Newsom parece estar dispuesto a cambiar su posición en cuanto a requerir el trabajo.En un correo electrónico enviado el miércoles, el portavoz de Newsom,

Nathan Ballard escribió: "Parece estar emergiendo un consenso que un

programa obligatorio podría ser recomendado. El alcalde está sin dudas

publicidad

abierto a un diálogo, y él tomará una decisión después de revisar

exhaustivamente todas las recomendaciones".Expertos en terremotos dicen que el estudio demostró que las estructuras frágiles representan un riesgo tremendo para la ciudad."El análisis concluyó que estos edificios son extremadamente

vulnerables a los terremotos, y es en realidad un tema que la ciudad

debe enfrentar", dijo Laura Samant, una ingeniero en sismotología que

trabajó en el proyecto. "Miles de personas necesitarían albergue, y

esto es mirando sólo un tipo de edificios".Algunos ingenieros locales han estimado que en San Francisco hay más de

5,500 edificios de tipo "soft-story", que albergan alrededor de 80 mil

residentes.

El estudio se enfocó que más de 2,800 edificios con el marco de madera

en la ciudad que tienen tres o más pisos y cinco o más unidades, y

notables aperturas en el primer piso.A la vez ignoró otros 2,800

edificios de varios pisos, también con el marco de madera, que no

tienen grandes aperturas en el primer piso, así como inmuebles de menos

pisos -como las casas construidas sobre garajes, muy común en el

Distrito Sunset.El estudio, informó la ciudad, continuará por al menos un año y medio más y examinará estructuras de otros tipos.Expertos en terremotos, que se reunieron el miércoles en un taller

publicidad

auspiciado por la ciudad, dijeron que los edificios con marcos de

madera podrían hacerse más seguros si son reforzados a un costo de

entre $71 mil y $132 mil dólares por unidad, dependiendo de los

materiales utilizados y la cantidad de trabajo necesaria.Los métodos más comunes para reforzar estas estructuras es añadiendo

planchas de madera en las paredes, así como marcos de acero y columnas.Estudios señalan que los edificios más vulnerables en el área de San

Francisco están localizados en cinco vecindarios: Western Addition,

Mission, Richmond, Marina y North Beach.Los consultores que presentaron la información durante el taller esta

semana dijeron que bajo la ley estatal, los propietarios están

autorizados a cobrar a sus inquilinos el 10 por ciento del costo de la

reparación en la cuota mensual de la renta, incluso si viven en

apartamentos con alquileres controlados, de los cuales existen unos 180

mil en la ciudad.Por otro lado, si un edificio con apartamentos con alquileres

controlados es destruido en un terremoto y luego reemplazado, las

nuevas unidades ya no estarán sujetas al control de alquileres.Debido a que los reforzamientos ocurrían mayormente en los pisos bajos,

los comercios son los más propensos a sufrir las consecuencias durante

publicidad

varios meses mientras dure la construcción, dijeron los expertos.En los próximos meses, ingenieros sísmicos y varios departamentos de la

ciudad revisarán las recomendaciones relacionadas a las reparaciones

-para determinar si deberá ser un proceso voluntario u obligatorio y

cuán riguroso debería ser- para luego enviárselas a Newsom."Pensamos que las personas necesitarán mucho más que un susurro para

motivarlos a hacer esto", dijo Laurence Kornfield, jefe de inspección

de edificios de San Francisco. "Tendremos que tomar algún tipo de

acción que les requiera hacerlo junto con alguna ayuda, financiera o de

otro tipo".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
Caras de tristeza, alegría y nerviosismo, de todo un poco se pudo ver en el acto de nombramiento de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos.
publicidad