publicidad

Un mundo de ancianos

Un mundo de ancianos

Los mayores de 80 se convirtieron en el grupo de población de mayor crecimiento, su número alcanzará 400 millones en 2050.

Precisamente, el envejecimiento de la población mundial es el eje central de la "Encuesta Social y Económica Mundial 2007", que presentó el subsecretario general de la ONU para Asuntos Económicos y Sociales, el colombiano José Antonio Ocampo, antes de abandonar el cargo.

Una de las cuestiones que analiza el informe es el rápido envejecimiento de la población que se está produciendo en el mundo, lo que ha provocado que el grupo de población de mayor crecimiento sea, precisamente, los octogenarios.

En la actualidad, existen unos 90 millones de personas mayores de 80 años, el 1,5 por ciento de la población, pero se espera que en el año 2050, dentro de cuatro décadas, este numero se haya multiplicado hasta alcanzar los 400 millones de personas.

En general, las personas mayores de 60 años superarán los 1,000 millones, según dijo Ocampo, frente a los 670 millones que hay en la actualidad.

Los factores que provocan este fenómeno son muy conocidos, como es el descenso de la fertilidad y la mejora de las condiciones de vida, sanidad y salubridad, que han elevado espectacularmente la esperanza de vida en muchos países.

La ONU destaca en su informe que este fenómeno no está circunscrito solo a las naciones desarrolladas, como era habitual, sino que también está comenzando a extenderse en las economías en transición y a los países en vías de desarrollo, donde en la actualidad vive el 63 por ciento de los mayores.

publicidad

Pese a esta concentración, la proporción entre jóvenes y mayores sigue siendo muy diferente en los países desarrollados, donde el 21 por ciento tiene más de 60 años, y en los que están en vías de desarrollo, donde este porcentaje no supera el 8 por ciento.

En los próximos años, el envejecimiento de las sociedades en vías de desarrollo va a ir más rápido que en el resto, y la ONU calcula que en el 2050, el 79 por ciento de los mayores vivirá en esas áreas.

No obstante, en África el proceso no irá tan rápido, pues dentro de cuatro décadas se calcula que la proporción de población joven seguirá siendo muy alta, un 29 por ciento frente al 41 por ciento actual, y la anciana muy baja, un 10 por ciento, frente al 5 actual.

Todo este proceso conlleva que, en términos mundiales, se va a producir un envejecimiento de la población en edad de trabajar, lo que obligará a muchos países, especialmente a los que están en vías de desarrollo, a crear un sistema de pensiones apropiado, según dijo Ocampo.

Para el subsecretario general, lejos de ser una desventaja, este fenómeno abre una "ventana de oportunidad" a estas naciones, que no han entrado aun en esta fase de envejecimiento, y cuentan todavía con una población joven creciente.

Esta "ventana" que se abre en algunas zonas, especialmente en África, se está ya cerrando en otras, como en Latinoamérica, un área que ya ha comenzado a sufrir los efectos del envejecimiento de la población activa, dijo Ocampo.

publicidad

Se deberá considerar un sistema previsional viable

Uno de los factores más importantes para contar con un sistema de pensiones viable, dice el informe, es lograr mantener o mejorar la productividad económica, lo que en muchos casos implica incorporar a las mujeres y a los trabajadores de mayor edad.

Considera, no obstante, que la inmigración internacional no es una solución al envejecimiento de la población de los países desarrollados, porque es muy "poco probable" que algún país admita la llegada masiva de trabajadores en número suficiente para cubrir la descompensación entre jóvenes y mayores.

A modo de ejemplo, indica que la Unión Europea (UE) necesitaría la llegada constante de 13 millones de inmigrantes al año durante las próximas cinco décadas para cubrir esta brecha, en tanto que Japón y los Estados Unidos requerirían absorber 10 millones de inmigrantes cada año.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad