publicidad

Último adiós para niña hispana asesinada

Último adiós para niña hispana asesinada

La familia de Sandra Cantú realizó un funeral privado para la pequeña de 8 años que apareció muerta dentro de una maleta en California.

El funeral de Sandra se realizó un día después de que la sospechosa del

asesinato, Melissa Huckaby de 28 años, fue acusada formalmente por

homicidio con agravantes de secuestro y abuso sexual.La maestra de

catecismo vivía en la misma calle que la familia Cantú, y su hija era

compañera de juegos de Sandra. La policía no ha informado cómo, dónde o

por qué murió Sandra.Mientras, las autoridades buscaban más evidencias que implicaran a Huckaby, quien lloró al fijársele sus cargos.El martes, la policía allanó por segunda vez la casa donde vivía

Huckaby. El cadáver de Cantú, de ascendencia mexicana, se halló en una

valija el 6 de abril.Las autoridades allanaron también la Iglesia Bautista de Clover Road,

del abuelo de Huckaby, en Tracy, una ciudad de unos 78 mil habitantes,

ubicada 96 kilómetros (60 millas) al oriente de San Francisco.La policía no dio detalles sobre lo que buscaba. El sargento Tony

Sheneman dijo que las autoridades no creen que haya otra persona

involucrada en el asesinato de la niña, y que las órdenes de

allanamiento buscaban reunir evidencias que sustenten las acusaciones.

Huckaby, que era voluntaria como maestra dominical se

presentó el martes en un tribunal del Condado de San Joaquín para su acusación

formal. Con las manos esposadas, tembló y lloró cuando el juez leyó los

publicidad

cargos: uno de homicidio

con las agravantes de violación con un objeto y de conducta lasciva con

una menor de 14 años, así como de asesinato de una persona secuestrada.La mujer no presentó declaración sobre su culpabilidad o inocencia. Las agravantes implican que, de se hallada culpable, Huchaby podría ser

sentenciada a cadena perpetua inconmutable o a la pena de muerte. El

fiscal de distrito James Willett dijo que no ha decidido si solicitará

la pena capital.Durante la audiencia del martes, la cual duró varios minutos, la

defensora de oficio Ellen Schwarzenberg pidió al juez Richard A.

Vlavianos una orden que prohiba a reporteros, abogados y otros

relacionados al caso revelar puntos sobre el mismo.Vlavianos respondió que eso lo resolverá su colega Terrence Van Oss,

quien presidirá las audiencias futuras. El juez le ordenó a Huckaby

regresar a la corte el 24 de abril, cuando se espera presente un

acuerdo con la fiscalía.Familiares de la acusada y de la víctima entraron y salieron en

silencio de la sala de la corte, negándose a hablar con reporteros.

Muchos lloraron calladamente durante la audiencia y se emocionaron

especialmente cuando se leyó la acusación de violación.Huckaby vivía en un parque de casas rodantes en Tracy donde también

publicidad

residía Cantú. La acusada le dijo a un periodista local que la maleta donde apareció el cuerpo de la menor era suya pero que había sido robada el día que Sandra desapareció.

Centenares de voluntarios y agentes se dedicaron a buscarla. Se

colocaron fotos de la niña por todo Tracy. La policía dijo que había

recibido 1,500 pistas del público."Esperaba que ese no fuera el caso", dijo la tía de Sandra, Angie

Chávez, en medio de lágrimas. "Estoy anonadada. Todo es completamente

inimaginable".Josie Orozco, quien vive en el complejo y asiste a la misma iglesia que

la familia de Sandra, salió de la corte llorando. Señaló que Huckaby

pudo haber parecido llena de remordimientos durante la audiencia, pero

agregó que no creía que su emoción fuera genuina.El asesinato sembró el temor entre los padres de familia en Tracy.

Huckaby y Sandra vivían a cinco casas de distancia, una de otra, y la

niña era amiga de la hija de la maestra. La policía ha instado a los

padres a reportar cualquier información que tengan sobre posibles

agresiones sexuales en la comunidad."Lo que pedimos al público es que si tiene cualquier indicio de que

alguno de sus hijos pudo haber tenido un contacto inapropiado con la

señorita Huchaby establezcan contacto con nosotros", dijo Sheneman el

publicidad

martes a la prensa.Sandra desapareció el 27 de marzo. La última vez que se le vio fue

captada por una cámara de vigilancia, mientras saltaba en el vecindario

de casas rodantes. Una búsqueda de 10 días concluyó el 6 de abril,

cuando un grupo de trabajadores agrícolas, que drenaba un estanque

cercano de irrigación, encontró la maleta que contenía el cadáver.Por otro lado, se informó que las sospechosa está siendo vigilada en una celda de observación, donde empleados

analizan su estado mental, dijeron las autoridades.Brian Lawless, padre de Huckaby, dijo que no creía que su hija fuese capaz de cometer un asesinato."No logro comprender. No hay palabras", dijo a periodistas. Afirmó que

Huckaby vivía para cuidar a su hija "y era lo mismo con otros niños.

Ella amaba a otros niños".El

sargento

Sheneman destacó "esta es una anomalía en el homicidio de una niña...

el hallazgo de que esta mujer es la responsable del secuestro y

asesinato

de Sandra y después descubrir que es miembro de la comunidad es otro

golpe".Las estadísticas de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) demuestran que las mujeres se ven involucradas

en sólo el 7 por ciento de los homicidios de cualquier tipo. Por otra parte, los

publicidad

asesinatos de niños por mujeres es aún más raro.

Huckaby había participado en varias vigilias por la niña asesinada, dijo Sheneman.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad