publicidad

Ultimo adiós a joven atacado por tigresa

Ultimo adiós a joven atacado por tigresa

Carlos Sousa Jr., el joven de 17 años atacado por una tigresa en el Zoológico de San Francisco, fue sepultado en un cementerio en San José.

El entierro se llevó a cabo un día después de que cientos de personas abarrotaran una iglesia católica, el lunes por la noche, donde se realizó una misa en tributo al adolescente fallecido.La ceremonia religiosa se realizó en inglés y portugués; un amigo de la familia que dijo que el padre de la víctima le había pedido que dijera unas palabras en memoria del joven desaparecido.Durante su discurso, el hombre describió a Sousa como un niño que amaba a la música, particularmente el rap, y quien soñaba con convertirse en un productor musical. Añadió que el joven era un fanático de los Raiders de Oakland, y que el día de su muerte tenía puesta una camiseta de Marcus Allen, un legendario jugador de ese equipo.El altar de la iglesia estaba decorado con múltiples arreglos florales, incluyendo uno que tenía el logo de los Raiders.Por otro lado, la entrada del templo mostraba fotografías que contaban la corta vida de la víctima: Imágenes de Sousa cuando era bebé; soplando las velas de su cumpleaños número 7; de niño junto a su madre; y como un adolescente junto a su padre, entre otras.Algunos de los amigos del joven llegaron al funeral vestidos con camisetas que decían en inglés: "En memoria de Carlos Sousa Jr... Amancer 9-26-1990. Atardecer 12-25-2007. Descansa en el Paraíso".Por su parte, Marilza Sousa, la madre del joven fallecido, le pidió a los presentes que recordaran a su hijo de la misma forma como él vivió, como una persona feliz que le encantaba bailar, y no por la forma como murió."Es así como quiero que todo el mundo lo recuerde", expresó la mujer. "Como él era, un chico feliz y contento".Entre los presentes a la solemne ceremonia, se encontraban los hermanos Paul y Kulbir Dhaliwal, quienes acompañaban a Sousa durante la visita al zoológico y también fueron atacados por Tatiana, la tigresa de 350 libras.Ninguno de los dos hermanos hizo comentarios sobre el incidente. Ambos, que tenían cicatrices y puntos en la cabeza por las heridas recibidas de la tigresa, simplemente se pararon en silencio unos minutos frente al ataúd abierto de Sousa, y luego abrazaron a los padres de su desaparecido amigo, Carlos y Marilza Sousa.Hasta ahora, los hermanos Dhaliwal sólo han hablado a través de comunicados emitidos por su abogado, Mark Geragos, quien en todo momento ha negado que los jóvenes molestaran al feroz animal antes de que saltara por la verja y los atacara en el zoológico.

publicidad

Incluso, Geragos ha amenazado con demandar a los publicistas del

zoológico por sugerir que sus clientes provocaron el fatal incidente.

El letrado presentaría una demanda civil por difamación contra Singer

Associates, la firma de relaciones públicas que contrató el zoológico.Días

después del ataque, el director del Zoológico de San Francisco, Manuel

Mollinedo, dijo en público, "Algo pasó que provocó que la tigresa

saltara fuera de su hábitat".En una carta a la fiscalía de la

ciudad, Geragos escribió que los publicistas del zoológico habían

continuado a una estrategia para culpar a las víctimas del suceso."En

un intento por distraer la atención por su negligencia en no asegurar

la seguridad de sus visitantes, un supuesto equipo de manejo de crisis

contratado por el zoológico ha hecho numerosos ataques a través de los

medios contra los hermanos Dhaliwal", escribió Geragos en su misiva."Todos

los días estos agentes del zoológico han hecho numerosas declaraciones

falsas que constituyen una acción de difamación", agregó.Sam

publicidad

Singer, el portavoz del zoológico mencionado en la carta de Geragos,

dijo que la agencia sólo ha proporcionado información concreta sobre el

incidente para esclarecer lo sucedido."No hemos impugnado el carácter de", afirmó Singer.Entre

los ejemplos de "información falsa" diseminada por la prensa fue la

supuesta aparición de tira piedras en el vehículo de las víctimas, y un

reporte de que los jóvenes estaban tomando en un lugar cerca del

zoológico. Se comprobó que ambas declaraciones eran falsas.Singer ratificó que ninguna de esas acusaciones había salido de su oficina.Geragos

en su carta reiteró que sus clientes han cooperado con las autoridades.

Precisó que la Policía de San Francisco, que investiga el brutal

ataque, le dijeron que no habrá cargos criminales en contra de los

hermanos Dhaliwal.No obstante, el sargento Steve Mannina,

portavoz de la Policía de San Francisco, dijo el lunes que aún no se ha

tomado una decisión sobre si habrá cargos o no.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad