publicidad
.

Tuberculosis, enfermedad negada logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9b...

Tuberculosis, enfermedad negada

Tuberculosis, enfermedad negada

Los latinos no quieren recibir tratamiento por el prejuicio que puede generar esta patología. Una decisión peligrosa

Incluso, la ignorancia sobre la enfermedad lleva a muchas personas a negarse a recibir tratamiento médico, poniendo en riesgo su vida, la de su familia, amigos y quienes le rodean, comentó la doctora Reyna Mejia, dominicana que supervisa un programa de terapia observada directamente al paciente del Departamento de Salud.

"Hay quienes no quieren que la gente sepa que tienen tuberculosis por miedo al rechazo, y es verdad que los rechazan" por ignorancia, afirmó Mejía, quien por más de 15 años ha trabajado en una clínica dedicada a servicio a pacientes con tuberculosis y sida en la comunidad de Washington Heights en Manhattan.

Indicó que incluso muchos padres positivos a la prueba o a la placa de pecho se han negado a llevar a sus hijos a la clínica de salud para someterlos a la prueba por el estigma que aún rodea la enfermedad.

Para evitar ser rechazados

"No quieren que sus hijos sean rechazados en la escuela o por vecinos y es porque aún existe mucha ignorancia. La gente se tiene que educar" sobre el tema, comentó.

Explicó que ante la negativa de los padres el Departamento de Salud se tiene que comunicar con la agencia de protección a los niños y enviar una trabajadora social a la casa.

Comentó además que otros inmigrantes no acuden a un chequeo médico o tratamiento si es positivo por temor a ser deportados porque desconocen que la información es confidencial.

publicidad

Mientras que otros rechazan el tratamiento por temor a perder el empleo si se ausentan para acudir a una clínica de salud.

"Me da mucha pena que muchos inmigrantes, en su mayoría recién llegados, no van al médico por miedo a que los deporten y además, si pierden un día de trabajo, pueden perder su empleo. La situación que están viviendo no les permite tener citas médicas constantes", dijo.

Mejía comentó que a pesar de que la tuberculosis, una enfermedad causada por bacterias y que se contagia de persona a persona por el aire, ha existido por muchos años, perdura la ignorancia al punto que hay quienes creen que sólo afecta a los pobres.

Aunque señaló que muchas personas de escasos recursos económicos la pueden padecer por las mismas condiciones en que viven, entre estas el hacinamiento, lo que hace que otros se contagien, recordó que afecta a todos por igual.

Explicó que como parte de su trabajo ha visitado hogares donde unas 16 personas viven en un sótano pequeño sin ventilación adecuada, condiciones propicias para la enfermedad, además de indicar que, en invierno, cuando las ventanas de los hogares están cerradas por las condiciones climáticas, aumentan los casos.

La mayor parte de los contagios se producen por estar mucho tiempo cerca de alguien con esa enfermedad, aunque también subrayó que la mayoría de las personas que respiran gérmenes de tuberculosis no se enferman si sus defensas inmunológicas son fuertes.

publicidad

Mejía recomendó visitar a un médico si se sufre de tos frecuente, pérdidas de apetito, baja de peso, fiebre constante, sudor en exceso y sangre en el esputo debe acudir a un médico.

La tuberculosis puede atacar cualquier parte del cuerpo, incluso en los ojos a los diabéticos, pero sólo se transmiten las infecciones de pulmones y garganta.

Las medicinas tienen un coste mensual que va de 300 dólares a 1,400 dólares cuando la dosis varía y hay que duplicarlas o recurrir a inyecciones.

Indicó que cuando se percatan de que un paciente no está tomando sus medicamentos se envía a un profesional de la salud a su hogar para que se los administre y si insiste en no hacerlo, Salud obtiene una orden de la corte y se le interna en un hospital hasta que lo complete.

Insistió en que el estatus migratorio no es impedimento para recibir tratamiento médico y que pueden acudir a cualquiera de los 10 centros en el Bronx, Brooklyn, Manhattan, Queens y Staten Island dedicados al tratamiento de la enfermedad en la ciudad.

"En esta comunidad no se habla de tuberculosis, es un tabú", afirmó Mejía, que reiteró que el mensaje a la comunidad es que existe cura y que el Departamento de Salud tiene un programa en que se hace gratis la prueba, el tratamiento e incluso se proveen los medicamentos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad