publicidad

Tres policias mataron a una jovencita en Texas

Tres policias mataron a una jovencita en Texas

Kristina Coignard de 17 años de edad tenía problema mentales y llegó con un arma a la estación de policía

Sufría depresión y bipolaridad

LOGNVIEW, Texas -Kristina Coignard de 17 años de edad tenía problema mentales y llegó con un arma (que aún no se sabe de qué tipo, si estaba cargada o si era de mentiras) a la estación de policía y pidió hablar con un oficial.

En respuesta, tres policías dispararon contra ella en el vestíbulo de la estación policial, según una nota de thinkprogress.com

El hecho está escalando en los medios y una vez más se cuestiona sobre la repentina y mortal acción de policias frente a enfermos mentales.

El hecho ocurrió el pasado jueves alrededor de las 6:30 p.m. y un policía dijo que la niña llegó "blandiendo un arma" antes de que le dispararon cuatro veces.

Los tres oficiales que no han sido identificados, se han puesto en licencia administrativa. La investigación de la muerte de Kristina Coignard ahora está en manos de los Rangers de Texas.

Hasta el momento, el incidente está envuelto en un velo de misterio porque las autoridades "no han podido confirmar el tipo de arma que la jovencita blandió a los oficiales."

Más allá de la supuesta arma, no especificada, prácticamente no hay detalles acerca del momento que precedió la muerte de la adolescente.

Kristina Coignard  vivía en Longview con su tía, Heather Robertson. En una entrevista con ThinkProgress.com planteó preguntas sobre las circunstancias de la muerte de Coignard. "Creo que fue un grito de ayuda. Creo que podrían haber hecho algo. Son hombres adultos. Creo que hay algo que no nos están diciendo ".

publicidad

Robertson dijo que su sobrina había estado luchando con una enfermedad mental, como la depresión y el trastorno bipolar, ya que su madre murió cuando ella tenía cuatro años. Ella había sido hospitalizada dos veces en los últimos años después de los intentos de suicidio.

Una vez, ella trató de ahorcarse. En otra ocasión, ella bebió limpiador de inodoros. Desde su llegada a Longview en diciembre, la jovencita había estado tomando medicación y visitaba regularmente a un terapeuta. Ella no tenía antecedentes penales y "sólo era violenta con ella misma", dijo Robertson.

La familia no sabe nada y la policía les ha informado datos muy escuetos. De hecho, ni siquiera han sido contactados por los Rangers de Texas.

Kristian Brian, un portavoz del Departamento de Policía de Longview, declinó hacer más comentarios sobre el caso, citando la investigación en curso por los Rangers de Texas. Sólo confirmó que existe un video del incidente.

ThinkProgress.com menciona que los agentes de policía se enfrentan con frecuencia a los enfermos mentales, pero a menudo no reciben la formación. Como resultado "tienen una mala interpretación de las intenciones de los enfermos mentales que pueden causar errores vitales y finalmente hacer la diferencia entre la vida y la muerte."

Oficiales en Longview estuvieron involucrados en dos tiroteos mortales en 2014, entre ellos uno que involucra a un joven 15 años de edad. En ambos casos, los oficiales fueron absueltos por un jurado investigador. En Dallas, los oficiales estuvieron envueltos en más de 15 tiroteos mortales, y varios de ellos eran enfermos mentales

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad