publicidad
DAPA y DACA continuará en suspensión temporal

Tres años de DACA: aún más lejos de una reforma permanente

Tres años de DACA: aún más lejos de una reforma permanente

En esta columna de Daniel Garza se analiza como fue que DACA fue el resultado de una falta de liderazgo.

DAPA y DACA continuará en suspensión temporal
DAPA y DACA continuará en suspensión temporal

Por Daniel Garza, director ejecutivo de Iniciativa Libre

Funciona como substituto temporal a una reforma permanente y confiere un tan necesitado alivio a tantos que residen en Estados Unidos sin autorización legal. Es la medida lanzada por el presidente Barack Obama hace tres años, conocida como Acción Diferida Para los llegados en la Infancia (DACA -Deferred Action for Childhood Arrivals). Fue una acción necesaria que posibilitó a muchos de nuestros hijos mantenerse junto a sus familias, continuar matriculados en nuestras escuelas y universidades, y -para muchos- vivir libremente en nuestras comunidades. Es, en esencia, una medida que, a nuestro juicio, merece que todo estadunidense respalde su conversión en ley.

Aun así, no deja de ser cierto que DACA fue el resultado de una falta de liderazgo. El incumplimiento de la promesa del presidente de lograr una reforma migratoria permanente ¬-promesa que realizó una y otra vez durante sus dos campañas a la presidencia y su tiempo en la Casa Blanca - ha decepcionado a muchos. Menos a la izquierda más leal, que actúa como apologista para cubrir todas las fallas del presidente Obama. La más notable incoherencia ha sido la cifra abrumadora de deportaciones (sin precedente histórico), realizadas por un presidente que al mismo tiempo pretende simpatizar con la comunidad de inmigrantes, la misma que busca desesperadamente un ajuste de estatus.

publicidad

En lo inmediato, la izquierda busca opacar las fallas que le son propias, y persiste en distorsionar nuestra postura (la de la Iniciativa Libre) en relación al tema de la reforma migratoria y todo lo que tiene que ver con las acciones ejecutivas del Presidente. Y cuando mentir no tiene consecuencias -me refiero directamente a estas voces izquierdistas " el único remedio que nos queda es disipar la mentira con la verdad.

Nuestro deseo es eliminar las deportaciones de las familias que vienen a trabajar. Nuestro propósito es trabajar duro para que ningún niño tenga que sufrir la separación de sus familiares, y mucho menos que sean deportados ellos mismos. Estamos dedicados a luchar por una reforma migratoria permanente que incluya ciudadanía (aunque dejamos lugar para permitir una legalización que incluya circulación, permiso de trabajo, unificación de familia y puesto en fila hacia la ciudadanía).

Aunque siempre hemos comunicado nuestro apoyo a una reforma, voces provenientes de agrupaciones izquierdistas han utilizado nuestra discrepancia con un elemento de otra medida ejecutiva que lleva tiempo entrecruzándose con DACA, para confundir y distorsionar. Me refiero a DAPA (Acción Diferida para Padres de Ciudadanos Estadounidenses y Residentes Permanentes Legales). Esta medida del presidente tomó otra dirección. Si antes no hubo resistencia en contra del otorgamiento de visas bajo DACA " autoridad que no es constitucionalmente permitida a un Presidente - me imagino que tuvo mucho que ver con el hecho de que la acción fue implementada sin tiempo de actuar, los recipientes fueron estudiantes que solo buscaban superarse, y entraron a Estados Unidos traídos por sus padres. Pero DAPA es distinto. Aquí, por desgracia, el Presidente actuó en contra del consentimiento del Congreso deliberadamente y sabiendo bien que terminaría en una demanda jurídica.

publicidad

¿El resultado? Veintiséis gobernadores de estados a lo largo del país sumaron esfuerzos para revertir la medida presidencial.

Ya hemos dicho en el pasado que la orden ejecutiva DAPA sobrepasa la discreción procesal y constitucional con la que estamos de acuerdo, ya que concede permisos de trabajo sin el consentimiento del Congreso. Este detalle subvierte el rol de los legisladores y amenaza nuestro sistema democrático de pesos y contrapesos.

Sea cual fuere el partido en el poder, ninguno de nosotros, los que creemos en la integridad y vigencia indisoluble de la Constitución, podemos permitir que ningún presidente se convierta en un emblema de poder total y centralizado. Ni hoy, ni nunca. El Presidente hubiera sido más prudente expandiendo el  uso de la discreción procesal para proteger a las personas afectadas.

Mantenernos pendientes de estas medidas de índole ejecutiva no resuelve el problema de fondo, solo lo agrava. El camino recorrido hasta ahora nos tiene en espera de una decisión jurídica final sobre DAPA ¬ y todo presagia un resultado desfavorable. Aunque DAPA parecía ser un esfuerzo por reducir las deportaciones, resultó ser, nada más y nada menos una pérdida de tiempo. Además, nos ha distanciado de una reforma permanente. Lo que queda claro es que mientras Obama siga siendo presidente, no podemos esperar que sea él quien logre un consenso entre ambos partidos.

publicidad

Entre paréntesis, yo todavía sigo creyendo que el diálogo honesto propicia las soluciones deseadas.

Nuestra principal preocupación, no olvidemos, es que presidente Obama es quien ha deportado más personas en la historia; más que nadie. Es el Presidente quien propuso la Acción Ejecutiva sabiendo bien que excedía su autoridad y sería rechazada por las cortes. Es el Presidente quien prometió conseguir una reforma permanente,  y esta es la hora en que seguimos en espera de que se genere el resultado prometido.

La forma común de lograr partir las aguas hacia una reforma permanente puede resumirse de esta forma: colaborar con espíritu de bipartidismo, negociar de buena fe con el lado opuesto, y persuadir al público americano, labrando paso a paso un consenso dialogado y deliberado.

Sin embargo, solo nos han dado excusas y todos lo estamos pagando caro. No saber navegar las olas políticas de Washington D.C. es la falta principal de Obama. Es tiempo de que Barack Obama regrese a la tradición democrática, de bipartidismo. Nuestro pueblo depende de ello.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad