publicidad
Sharon Day, Co-Presidenta del Comité Nacional Republicano 

Tratar a las mujeres como votantes que sólo representan un tema está mal

Tratar a las mujeres como votantes que sólo representan un tema está mal

No somos votantes de una sola idea ni de un grupo de interés especial. Nos preocupan todos los temas.

Sharon Day, Co-Presidenta del Comité Nacional Republicano 
Sharon Day, Co-Presidenta del Comité Nacional Republicano 

Por Sharon Day, Co-Presidenta del Comité Nacional Republicano

El mes pasado, cuando leí que la revista Cosmopolitan iba a utilizar su plataforma para motivar a las mujeres en esta elección, tenía la esperanza de que tal vez, sólo tal vez, esta revista para mujeres adoptaría un enfoque diferente al de otros medios de comunicación y reconocería que no todas las mujeres piensan igual. No somos votantes de una sola idea ni de un grupo de interés especial. Somos la mayoría de los votantes y nos preocupan todos los temas.

Después de todo, los estadounidenses, sobre todo los jóvenes, han luchado para salir adelante después de la recesión; tenemos una crisis humanitaria en nuestras fronteras; nuestro sistema de salud no está funcionando; nuestra deuda sigue creciendo y el mundo parece estar en caos por todas partes. Pero cuando empecé a leer más acerca de cómo la revista Cosmo iba a informar a sus lectores en temas políticos, me decepcioné al ver que ninguno de estos temas estaba en la lista. Ni uno solo.

publicidad

Omitir los asuntos que enfrentan nuestros líderes electos es un deservicio al proceso político y un insulto a los lectores. No necesitamos que Cosmo haga lo mismo que hacen los operadores políticos demócratas y etiquetar a las mujeres como un bloque de votantes que no se preocupa por la economía, la deuda nacional, la inmigración o la política exterior. También me desilusionó que Cosmo diga que no respaldará a ningún candidato que no pase la prueba sobre el aborto. Una vez más, están perpetuando el estereotipo de que las mujeres sólo se preocupan por un conjunto limitado de “asuntos de mujeres” y que tienen una sola opinión sobre ellos. También están ignorando completamente a unas candidatas inspiradoras.

Consideremos el ejemplo de Martha McSally, la candidata republicana para el Congreso en el distrito 2 de Arizona. Ella es una coronel retirada de la Fuerza Aérea y la primera mujer piloto que voló en combate; es pionera, una líder audaz. Pero porque es pro-vida, Cosmo piensa que su candidatura no vale el tiempo o la consideración de sus lectores. Ahora más que nunca Estados Unidos necesita líderes fuertes en la política exterior. ¿Cómo puede Cosmo ayudar realmente a sus lectores si ignora por completo a una candidata a pesar de que sus logros hicieron historia?

En Virginia, la republicana Barbara Comstock es candidata al Congreso; es abogada, fue asesora del Congreso; fue oficial en el Departamento de Justicia; dueña de una pequeña empresa y delegada en la legislatura estatal. También, es una esposa y madre de familia y ha tenido una carrera extraordinaria. Sin embargo, los demócratas y los medios de comunicación liberales la atacan por no atender los intereses “de las mujeres”, y su oponente ha intentado humillarla diciendo que nunca ha tenido un “trabajo de verdad”. La gente puede estar en desacuerdo con los candidatos sobre los temas, pero me resulta muy difícil creer que una mujer dedicada, una profesional exitosa no le importe el papel de las mujeres en la sociedad. Aún así, Cosmo respaldo a su oponente masculino.

publicidad

Hay toda una serie de mujeres excepcionales y sumamente calificadas, candidatas republicanas que se postulan al Congreso este año. Marilinda Garcia en Nuevo Hampshire y Elise Stefanik en Nueva York ofrecen a los votantes la oportunidad de enviar a alguien con un punto de vista fresco al Congreso. Puesto que los jóvenes estadounidenses enfrentan la perspectiva de pagar la deuda de las generaciones anteriores, el Congreso sin duda podría beneficiarse de sus voces. En Iowa, Joni Ernst es candidata al Senado: madre, agricultora y soldado que sirvió en Irak, sería la primera veterana de combate en el Senado. Sería un logro histórico para el país y para las mujeres.

A pesar de lo que hemos visto en los medios de comunicación ladeados durante este ciclo electoral, todavía tengo fe en que nuestros medios pueden representar mejor a los diversos puntos de vista y experiencias de las mujeres. Hay debates importantes que se dan en la arena política sobre hacia dónde vamos como país, pero no es posible tener debates serios y honestos si tratan a las mujeres como un grupo de interés especial y votantes de un solo tema.  

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad