publicidad
La moringa se ha consumido en el sudeste de Asia durante siglos. Aunque es menos popular en Occidente, ahora es posible conseguirla en mercados de EEUU y Europa.

La moringa: un arma contra las enfermedades crónicas

La moringa: un arma contra las enfermedades crónicas

Esta planta originaria del Himalaya tiene grandes beneficios para la salud. Estudios han demostrado que podría hasta ayudar a tratar condiciones como la diabetes y la hipertensión.

La moringa se ha consumido en el sudeste de Asia durante siglos. Aunque...
La moringa se ha consumido en el sudeste de Asia durante siglos. Aunque es menos popular en Occidente, ahora es posible conseguirla en mercados de EEUU y Europa.

Si las plantas pudieran ser superhéroes, el árbol de moringa ( Moringa oleifera) sería uno de ellos. Aunque es originario de las estribaciones del Himalaya en la India, puede crecer en la mayoría de las regiones tropicales y subtropicales. Tolera bien la sequía, crece rápidamente, tiene hojas que se pueden usar como biofertilizante y sus semillas pueden ayudar a purificar el agua. Hoy en día, la moringa se encuentra con mayor frecuencia en India y Filipinas, pero su cultivo está aumentando en Asia, África, América Central y el Caribe.

Algo aún más interesante sobre este árbol es que es un alimento, una verdura y un medicamento. Cada parte del árbol se puede consumir: hojas y frutas jóvenes (vainas) como alimento; y las semillas, la corteza, las flores y las raíces como medicina.

publicidad

Las hojas son muy nutritivas: una vez cosechadas y secadas, contienen 30% de proteínas, todos los aminoácidos esenciales y abundantes niveles de vitaminas y minerales.

Read this article in English on The Conversation

Los árboles tienen un mecanismo natural de defensa contra el estrés ambiental y las plagas: unos compuestos químicos únicos, conocidos como fitoquímicos, que incluyen antioxidantes y otros componentes protectores. Cuando se consumen estos compuestos, también protegen a las personas contra diversas afecciones y enfermedades.

En una investigación postdoctoral en la Universidad de Rutgers, en la que se trabaja con productos botánicos para tratar la obesidad y la diabetes, demostramos una manera simple de aprovechar los potentes compuestos anti-inflamatorios en las hojas de moringa.

La seguridad y eficacia de la moringa ha sido revisada y ha mostrado prometedores avances en el manejo de la diabetes y el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

¿Cómo funciona?

Muchos fitoquímicos, especialmente los compuestos de defensa que la planta utiliza para alejar a los insectos, se almacenan como compuestos inactivos. Cuando las hojas son trituradas o masticadas por un insecto, se produce una reacción enzimática en la que se libera esa sustancia. Estos compuestos actúan como un potente agente antiinflamatorio en nuestro cuerpo.

Moringa: ¿Elixir de vida? - Parte 1 Univision


Cuando tenemos una condición de salud subyacente como cáncer, diabetes u obesidad, nuestros cuerpos reaccionan de manera exagerada y causan una inflamación crónica que desequilibra al cuerpo, ya que siempre está en «modo de pelea». Si bien la inflamación aguda puede ayudar al cuerpo a sanar, como cuando nos cortamos un dedo, la crónica puede ser perjudicial para la salud porque el sistema inmunológico está trabajando en exceso. La inflamación también puede causar un procesamiento inadecuado de las azúcares y toxinas a las que estamos expuestos. Los fitoquímicos de la moringa pueden ayudar a reducirla.

Los compuestos bioactivos en la moringa se denominan isotiocianatos (ITC) y son similares a los que se encuentran en el brócoli, el repollo y la arúgula, lo que les da un ligero sabor a pimienta. En el laboratorio, pudimos patentar un simple proceso de trituración de las hojas cuando están frescas, para liberar los ITC activos, y luego secarlas y llevarlas a un polvo que contenga algunos de los compuestos vegetales más beneficiosos para la salud.

En varios estudios hemos demostrado su capacidad para reducir la inflamación crónica, los niveles de azúcar en la sangre, el colesterol, la obesidad y trastornos intestinales.

Crear conciencia

Aunque la moringa se ha consumido en el sudeste de Asia durante siglos, no es muy popular en el resto del mundo. La investigación científica sobre los beneficios de la planta también ha sido limitada, aunque su inclusión en publicaciones académicas ha crecido significativamente desde el año 2000. Con las crecientes presiones por el aumento de la población y el cambio climático, que generan un incremento de la seguridad alimentaria y nutricional, particularmente en África, la moringa ofrece una herramienta para abordar estos problemas.

La preocupación de las personas por su salud han permitido que este tipo de plantas obtengan más exposición. En los últimos cinco años, la información sobre las hojas de moringa como un vegetal verde saludable ha comenzado a difundirse. Los polvos de la hoja no sólo están a la venta en supermercados y mercados agrícolas de Nairobi, sino también en los mercados especializados de EE.UU. y Europa.

La moringa ha mostrado prometedores avances en el manejo de la diabetes...
La moringa ha mostrado prometedores avances en el manejo de la diabetes y el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Las hojas frescas de moringa son sabrosas en ensaladas, sopas, con huevos o con cualquier comida salada, pero también bastante perecederas y se deberían consumir idealmente el día en que se cosechan. Las vainas no maduradas también se pueden comer como judías verdes, y a menudo se encuentran en sopas. El polvo de las hojas secas ofrece una alternativa para aquellos que no pueden cultivar la planta en su patio o que no tienen acceso a una granja. El polvo seco se puede agregar a un plato de avena, batidos, té, sopas y a cualquier comida después de que se haya cocinado. Para aquellos a quienes no les guste el sabor picante y «saludable», la moringa en polvo también está disponible en cápsulas y mezclas de té.

publicidad

Durante el último año he comprado más de 15 productos comerciales de polvo de hojas de moringa en Kenia, incluyendo ME Moringa for Life, quienes ya están exportando a Europa con certificación orgánica. Otras empresas ingresan al mercado de exportación, incluyendo Botanic Treasures y Kili Natural.

Ciertamente, nuevos productos y compañías de moringa están proliferando, pero es recomendable tener precaución con la calidad. La mayoría de los productos hechos a base de hierbas en EEUU y Kenia no están regulados, lo que deja espacio para adiciones, alteraciones y contaminación. Además, el suelo, las técnicas de cultivo y el procesamiento de las hojas pueden afectar su calidad y contenido nutricional. Encontrar un polvo de moringa de alta calidad puede requerir un poco de investigación, e incluso ponerse en contacto con la compañía. O también podría comprar algunas semillas y cultivar sus propios superhéroes en casa.

*Carrie Waterman es asistente de investigación en la Universidad de California, Davis

The Conversation
El nopal: un cactus con superpoderes
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad