publicidad
Isabelle Dinoire a pocos meses de su operación en 2006: " tengo un rostro, como el resto de la gente".

Falleció la primera receptora de un trasplante de rostro por complicaciones una década después de la operación

Falleció la primera receptora de un trasplante de rostro por complicaciones una década después de la operación

La francesa Isabelle Dinoire perdió la nariz, labios y el mentón por un ataque de su perro. Aunque la operación le brindó un rostro, posteriormente desarrolló cáncer y otras secuelas que finalmente precipitaron su muerte.

Isabelle Dinoire a pocos meses de su operación en 2006: " tengo un...
Isabelle Dinoire a pocos meses de su operación en 2006: " tengo un rostro, como el resto de la gente".

“Tras una larga enfermedad”, falleció la francesa Isabelle Dinoire, la primera receptora de un trasplante de rostro del mundo. La información fue divulgada este martes, cinco meses después de que ocurriera discretamente en un hospital francés en Amiens, según informó el diario Le Figaro.

En 2005, cuando tenía 38 años, Dinoire recibió un injerto de nariz, labios y mentón de un donante que estaba muerto cerebralmente, luego de que su perro la desfigurara.

“Cuando desperté, traté de encender un cigarrillo y no podía entender por qué no lograba sostenerlo entre los labios. Entonces vi el charco de sangre y el perro a mi lado. Fui a mirarme al espejo y quedé horrorizada. (...) Desde mi operación tengo un rostro, como el resto de la gente. Pude reanudar mi vida normal”.

Luego de este escalofriante relato Dinoire mostró en febrero de 2006 cómo había quedado su rostro gracias al procedimiento que realizaran Jean-Michel Dubernard, un cirujano de renombre mundial que ya había efectuado el primer trasplante de mano, de mano doble y de antebrazo, y Bernard Devauchelle, un profesor de cirugía facial.

Las complicaciones

Desde la intervención de Dinoire se han realizado en el mundo más de 30 trasplantes de rostro y tres pacientes han muerto de complicaciones. Sin embargo, la operación sigue siendo considerada peligrosa.

A los riesgos asociados con las cirugías, se le suman los potenciales problemas de infección y rechazo de órganos y los efectos secundarios adversos de los medicamentos inmunosupresores que pacientes como Dinoire deben tomar toda la vida.

publicidad

El diario Le Figaro señaló que el cuerpo de Dinoire seguía rechazando el trasplante después de todos estos años y que ya “había perdido parte de la movilidad de sus labios”.

Los medicamentos que tenía que tomar para evitar que su cuerpo resistiera el trasplante la habían vuelto susceptible al cáncer, enfermedad que desarrolló dos veces.

“Los trasplantes de rostro son riesgosos porque la amenaza de rechazo es aún muy real. Los tejidos del rostro son altamente inmunogénicos, es decir es probable que sean rechazados por el sistema inmunológico del receptor”, dijo a Univision Noticias Art Caplan, profesor y fundador del departamento de bioética del New York University Langone Medical Center.

También es difícil tomar los medicamentos y cumplir con todo lo que hay que hacer para tratar de evitar el rechazo, agregó Caplan. De hecho, la francesa había relatado en encuentros con la prensa cómo se había desmayado en un par de oportunidades después de haber olvidado tomar medicamentos.

La mente

El rechazo psicológico en este tipo de procedimiento también es frecuente. "Las consecuencias psicológicas de los injertos de manos y cara muestran que no es tan fácil usar, como tampoco lo es ver de forma permanente las manos de una persona muerta, ni es fácil mirarse en el espejo y ver la cara de una persona fallecida”, escribió Dubernard, quien operó a Dinoire, en la publicación European Urology.

Pacientes como Dinoire deben consumir medicamentos inmunosupresores toda...
Pacientes como Dinoire deben consumir medicamentos inmunosupresores toda su vida, los cuales pueden aumentar el riesgo de cáncer y dañar otros órganos

Otros estudios, sin embargo, han mostrado que algunos pacientes asumen el nuevo rostro como propio, con relativa facilidad. "Se trata de personas que no tenían un rostro humano y que ahora sienten que tienen uno", ha escrito el especialista Laurent Lantieri, del hospital universitario Henri Mondor.

Aunque es un procedimiento riesgoso se sigue haciendo

El de rostro fue el primero de una serie de trasplantes que se empezaron a hacer para mejorar la vida de los pacientes, en vez de salvarla o prolongarla, como los de una o ambas manos, pene, extremidades inferiores, rodilla, laringe y útero.

“El trasplante de rostro pone en peligro la supervivencia del paciente, a pesar de que no responde a una necesidad vital. Pero si tiene éxito, es una promesa de mejorar la vida de la gente que ha sido trágicamente desfigurada”, escribió Eduardo D Rodriguez, en un artículo en The Lancet donde evaluaba el balance de la cirugía.

publicidad

El doctor Curtis Cetrulo del Massachusetts General Hospital, quien realizó el primer trasplante de pene en Estados Unidos, también insiste en que este tipo de procedimientos se debe continuar realizando: “Estamos tratando el fondo y la forma. Parte de eso es su salud mental. Es un tributo al hombre detrás de la enfermedad”, dijo a Univision Noticias.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad