publicidad

Tras histórica visita, John Kerry espera regresar a Cuba

Tras histórica visita, John Kerry espera regresar a Cuba

El secretario de Estado regresó a su país tras cursar una histórica visita a Cuba, donde certificó la nueva era de relaciones con la isla.

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, se despidió el viernes de La Habana y regresó a su país tras cursar una histórica visita a Cuba, donde certificó la nueva era de relaciones con la isla, con la reapertura formal de la embajada estadounidense y el izado de la bandera de las barras y estrellas.

En apenas diez horas de estancia en Cuba, John Kerry desarrolló una apretada agenda en La Habana donde encabezó la ceremonia oficial de apertura de la Embajada de EEUU en La Habana, el acto que faltaba para culminar el restablecimiento de relaciones diplomáticas, que quedaron restauradas el pasado 20 de julio.

Después de 54 años de ruptura diplomática, las barras y estrellas de la bandera estadounidense ondean de nuevo frente a la sede diplomática de EEUU que desde el viernes luce ya en su fachada el rótulo con su nombre oficial como embajada junto al escudo de ese país.

Antes del izado de la enseña, Kerry pronunció un emotivo y conciliador discurso, con algunas frases en español, donde se declaró feliz de estar en La Habana viviendo "una jornada para dejar a un lado viejas barreras y explorar nuevas posibilidades".

No obstante, Kerry advirtió que el gobierno de EEUU mantiene su convicción de que una "democracia genuina" en la que el pueblo pueda "elegir libremente a sus gobernantes" es la mejor opción para los cubanos, aunque admitió que es a los cubanos a quienes corresponde "definir su futuro".

Kerry: "El pueblo de Cuba estará mejor con una democracia auténtica" Univision

Su apretada agenda

Tras ese acto, el secretario de Estado de EEUU se reunió con el cardenal Jaime Ortega, y posteriormente se desplazó hasta el Ministerio de Relaciones Exteriores para sostener conversaciones oficiales con el canciller cubano, Bruno Rodríguez, con quien después compareció en conferencia de prensa.

Kerry y Rodríguez anunciaron que ambos países crearán una comisión bilateral para definir los temas que abordarán en adelante, en el proceso para la normalización plena de relaciones.

El próximo 10 y 11 de septiembre una delegación de funcionarios estadounidenses viajará a La Habana, con el encargo de trazar una hoja de ruta que permita dar los pasos para "pasar a otro nivel" en los vínculos bilaterales.

publicidad

Encuentro con disidentes

El espinoso tema de los derechos humanos estuvo muy presente en la visita de Kerry, quien se reunió por la tarde con disidentes del Gobierno cubano, en otro acto de izado de bandera celebrado en la residencia del encargado de negocios de Estados Unidos en Cuba, Jeffrey DeLaurentis.

Algunos opositores cubanos invitados a ese encuentro privado declinaron acudir, molestos por la decisión de EEUU de no invitar a la disidencia a la ceremonia formal de reapertura de la embajada que se celebró por la mañana.

Fue el caso de la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, y del director del espacio crítico Estado de Sats, Antonio González Rodiles.

Sí acudieron, entre otros, los exprisioneros políticos Héctor Maseda, Marta Beatriz Roque, "scar Elías Biscet y José Daniel Ferrer, además de la bloguera Yoani Sánchez y su marido el periodista independiente Reinaldo Escobar.

Al igual que Miriam Leiva, una de las fundadoras de las Damas de Blanco, así como Manuel Cuesta Morúa, de Arco Progresista; y el intelectual crítico Dagoberto Valdés.

En general todos salieron satisfechos del cara a cara con Kerry, al que expusieron sus planteamientos y preocupaciones sobre la situación de los derechos humanos y libertades en la isla.

publicidad

Un recorrido por La Habana Vieja

Kerry también tuvo tiempo para hacer un recorrido por La Habana Vieja guiado por el historiador de la ciudad, Eusebio Leal, y para visitar "Finca Vigía", la casa donde residió el célebre escritor estadounidense Ernest Hemingway.

De camisa de blanca, Kerry recorrió una iglesia colonial restaurada, una tienda de humidificadores de tabacos en una plazoleta soleada y a la hora del almuerzo se metió a un restaurante de lujo donde Raúl Castro llevó a Jimmy Carter a cenar en 2011.

Acompañado por Leal, que ha supervisado los trabajos de renovación de gran parte del lugar, Kerry también visitó el antiguo palacio municipal. Hizo una pausa para contemplar una estatua del héroe de la independencia cubana, José Martí, en la frondosa Plaza de Armas, donde se encuentra instalado un bazar que vende libros y baratijas así como el edificio que albergaba a la Embajada de Estados Unidos desde 1923 hasta que la misión diplomática se trasladó a su actual edificio en 1953.

En un lugar lleno de turistas, Kerry se convirtió en un atractivo turístico pues los lugareños se sorprendieron con la visita y se apresuraron a tomar fotos con sus celulares. Los agentes del Servicio Secreto, con las corbatas de rigor en sus atuendos, rodeaban al Secretario de Estado.

publicidad

"Estábamos aquí caminando en la plaza y de repente veo un movimiento de gente y veo a Kerry", dijo Junia Pérez, médica de 44 años. "Mira, me da escalofrío, estoy emocionada porque nunca pensé verlo tan cerca".

Kerry también se detuvo en la Plaza San Francisco y charló con Julio Álvarez, quien le ofreció un paseo en su taxi, un Chevrolet Impala negro modelo 1959. Kerry se rio y dijo que tal vez en otro momento, pero se sentó detrás del volante un poco y reflexionó sobre la posibilidad de conducir este clásico la próxima vez que estuviera en la ciudad.

Rafael Lezcano estaba entre quienes tomaron fotos con sus celulares.

"Es un honor para nosotros los cubanos que él venga así a caminar por nuestras calles", dijo.

John Kerry es el primer secretario de Estado de EEUU que ha visitado Cuba desde 1945.

Su regreso

Tras una visita de poco más de diez horas a La Habana, Kerry aseguró que le gustaría volver a Cuba, y que "probablemente" lo hará "en los próximos meses, dependiendo de los avances" en la relación.

"La próxima vez que venga me gustaría quedarme unos días", indicó.

Kerry manifestó que, cuando vuelva a Cuba, dará seguimiento a los temas bilaterales, en particular la situación de respeto a los derechos humanos en la isla.

publicidad

El funcionario expresó su expectativa de una evolución positiva en los próximos meses, cuando Estados Unidos se involucre más con el gobierno cubano.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad