publicidad

Trafico y congestion

Trafico y congestion

La búsqueda incesante de estacionamientos gratuitos contribuye sustancialmente a la congestión de la ciudad, reveló un estudio.

Zona angelina, la más congestionada

LOS ÁNGELES – A menudo los estudios sólo sirven para confirmar con números lo que por experiencia ya se sabe, como el hecho de que Los Ángeles encabeza las ciudades del país con el peor tráfico. Pero ¿sabía usted que esas vueltas que da alrededor de las aceras buscando estacionamiento gratis empeoran sustancialmente el congestionamiento en la ciudad?

Esta semana, el Instituto del Transporte de Texas (TTI, en inglés) divulgó en su reporte anual que en promedio, los embotellamientos durante horas pico obligan a los conductores de la zona Los Ángeles-Long Beach-Santa Ana a pasar 72 horas adicionales en sus coches. En términos de gasolina, esas horas extras representan 26 galones extras al año.

Chicago, San Francisco/Oakland, Nueva York/Newark y Miami fueron los otros centros urbanos con altos índices de tiempo desperdiciado por los estancamientos.

Basado en datos de 2005, el reporte concluyó —sin mayor sorpresa— que los congestionamientos a nivel nacional seguían empeorando y causando un promedio de $78 mil millones en pérdidas anuales para la economía estadounidense debido a las 4,200 millones de horas y 2,900 millones de galones de gasolina desperdiciados en los embotellamientos.

El reporte de TTI generó reacciones inmediatas de las autoridades que administran las vialidades y el transporte público en el estado, y quienes aprovecharon para sacar a luz sus proyectos de expansión y desarrollo.

publicidad

Cazando el estacionamiento gratis

Pero otro reporte, este a cargo de investigadores de la Universidad de California en Los Angeles, analizó los hábitos de los conductores angelinos y determinó que la tan familiar cacería por pedazos de calle sin parquímetros contribuye sustancialmente a los problemas de tráfico de la ciudad.

De acuerdo al estudio, en tan sólo un distrito comercial de 15 cuadras, en un año los conductores manejaron 950 mil millas adicionales tratando de buscar un lugar donde aparcarse sin tener que pagar. La distancia equivale a 38 vueltas alrededor del mundo.

Cuestión de hábitos

“Somos una bola de gorrones. Es naturaleza humana. Si algo es gratis, lo queremos”, dijo al Daily News Donald Shoup, profesor de planeación urbana de UCLA, quien estudió el tema del congestionamiento con sus alumnos.

En el distrito de Westwood, los conductores alérgicos a los parquímetros gastaron anualmente 47 mil galones de gasolina, generando 730 toneladas de gases invernadero, apuntó el estudio de UCLA.

De acuerdo al News, la ciudad está invirtiendo $15 millones en un plan para reemplazar 40 mil parquímetros viejos con nuevas máquinas que aceptarán monedas y tarjetas de débito y crédito. Funcionarios de la ciudad también estudian la posibilidad de aumentar las tarifas de los parquímetros en zonas altamente transitadas.

Ciudades como Santa Mónica han afrontado el problema con la construcción de varios estacionamientos públicos de precio accesible, cuotas altas en algunos parquímetros y zonas reservadas para residentes de la ciudad.

publicidad

Aún así, hay quienes que por hábito, continúan dando vueltas por las calles con la esperanza de ahorrar un poco.

“Ese ha sido el reto”, dijo al News la concejal Wendy Greuel. “[Que] la gente use los estacionamientos y entiendan que cuesta lo mismo que estacionarse en las calles”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El relanzamiento del Nokia 3310 después de 17 años es una de las propuestas más curiosas, además Blackberry vuelve también al ruedo tecnológico con el KEYone un poderoso móvil con capacidad de enfrentarse a cualquiera de sus adversarios. Por su parte LG impulsa su nuevo LGG6 un teléfono de una sola pieza a prueba de agua.
La entrega del último galardón de la noche fue una verdadera confusión. Se leyó 'La la land' en vez de 'Moonlight', al parecer porque la tarjeta entregada a los presentadores no era la correcta. La película que finalmente fue reconocida con la estatuilla tomó a actores y directores por sorpresa quienes corrieron al escenario para aceptar el premio.
En 2011 Donald Trump fue blanco de las bromas del Barack Obama tras la polémica por el certificado de nacimiento del presidente y este año, en su primera cena en el cargo, el mandatario anunció que no asistirá.
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
publicidad