publicidad

Torturó hasta la muerte a su hijo y se salva de la pena de muerte

Torturó hasta la muerte a su hijo y se salva de la pena de muerte

Madre del niño Gabriel Fernández y la ex pareja de ésta se declararon culpables de matar al niño de ocho años y con ello se salvan de la pena de muerte.

Torturaron hasta la muerte a niño y se salvan de la pena capital /Univision

LOS ANGELES, California. - A dos años de la muerte del niño Gabriel Fernández, y con un largo proceso judicial con un informe de más de 800 páginas;  Pearl Hernández, de 30 años  y su ex novio Isauro Aguirre, de 34 años, se declararon culpables de maltratar al pequeño de ocho años hasta causarle la muerte.

Gabriel Fernández fue internado el 22 de mayo del 2013 y médicos informaron que el pequeño tenía una fractura en el cráneo, tres costillas quebradas y lesiones ocasionadas por una pistola de perdigones.

El  informe de los tribunales reveló que el niño Gabriel Fernández fue la víctima de una horrorosa lista de abusos, entre ellos ser obligado a comer su propio vómito.

Según el reporte oficial, el pequeño, cuya muerte en mayo del 2013 desató un debate sobre la eficacia del sistema de protección de menores en California, sufrió una serie de escalofriantes abusos y torturas a mano de su madre y del novio de la señora.

Las revelaciones se dieron a conocer a mediados de agosto de este año en los tribunales del estado a través de un documento que registró los testimonios de los hermanos del niño.

El periódico The Los Angeles Times y la agencia de noticias CNS presentaron los hallazgos del informe legal que enumera los abusos que presuntamente sufrió la víctima de 8 años de edad.

publicidad

De acuerdo con los testimonios de sus hermanos, el pequeño Gabriel fue rociado con gas pimienta, obligado a comer comida rancia, forzado a consumir su propio vómito y heces de gato.

También se indicó que el niño permanecía recluido dentro de un gabinete y en ocasiones fue forzado a orinar y defecar dentro ese espacio reducido.

Pearl Hernández, de 30 años y su novio Isauro Aguirre, de 34 años, enfrentan cargos criminales por el asesinato del pequeño Gabriel.

Abuelo del pequeño pensó en secuestrarlo para salvarlo, información aquí

Ante la falta de acción por parte de las autoridades el abuelo de Gabriel, el niño de Palmdale que murió por presunto abuso del novio de su madre, dijo que quiso secuestrarlo ante la falta de acción de las autoridades.

Según informó Los Angeles Times, el reporte de más de 800 páginas no solo documenta los abusos que presuntamente acabaron con la vida de Gabriel, pero también ilustra las fallas de trabajadores sociales y las agencias de protección de menores.

¿El sistema le falló al niño Gabriel?

Gabriel Fernández fue internado el 22 de mayo del 2013 y médicos informaron que el pequeño tenía una fractura en el cráneo, tres costillas quebradas y lesiones ocasionadas por una pistola de perdigones.

La madre de la víctima negó ser la causante de las lesiones de su hijo y le dijo a la policía que el niño se había caído y golpeado con un mueble.

publicidad

El pequeño murió dos días después de ser internado y la noticia de los abusos que provocaron su muerte desató la indignación de la comunidad de Antelope Valley.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad