publicidad
Una vista del huracán Earl, en su camino hacia North Carolina, en la costa este de Estados Unidos.

Con vientos de 230 km por hora, Earl llega a costas de EU

Con vientos de 230 km por hora, Earl llega a costas de EU

Con vientos de 230 km por hora, Earl llega a costas de EU

Una vista del huracán Earl, en su camino hacia North Carolina, en la cos...
Una vista del huracán Earl, en su camino hacia North Carolina, en la costa este de Estados Unidos.

Ordenaron evacuaciones en N. Carolina

RALEIGH - El huracán Earl se acerca rápidamente a una gran franja de la costa este de Estados Unidos este jueves, mientras decenas de miles de personas huyen de sus poderosos vientos y lluvias y continúa la evacuación de islas de Carolina del Norte.

La tormenta del Atlántico más fuerte de 2010 se apresta a golpear la costa de Carolina del Norte para seguir luego hacia el norte, amenazando causar estragos durante el fin de semana largo del Día del Trabajo, que marca el final del verano y generalmente atrae a millones de turistas a las playas.

A las 08H00 locales (12H00 GMT), los vientos máximos de Earl habían aumentado a 230 km, su nivel más alto hasta el momento, mientras la potente tormenta de categoría cuatro en la escala Saffir Simpson (con máximo de cinco), aceleraba su rumbo hacia la costa este norteamericana, indicó el Centro estadounidense de Huracanes (NHC).

publicidad

El ojo de la tormenta estaba a 575 km al sur de Cabo Hatteras y la franja de islas barrera ubicadas en la costa de Carolina del Norte, y a 1.315 km al sur-suroeste de Nantucket, Massachusetts.

Para la noche de este jueves se esperan en esa zona vientos huracanados y una "peligrosa" marea que subiría el nivel del mar en hasta 1,5 metros en el área de advertencia de huracanes, indicó el NHC.

"El aumento de la marea estará acompañado por grandes y destructiva olas", advirtió, señalando que esto "probablemente provocará marejadas y corrientes peligrosas" durante el fin de semana.

Autoridades estadounidenses dispusieron la evacuación obligatoria de los 30,000 residentes y turistas de las Islas Hatteras en Carolina del Norte. Miles más recibieron la orden de abandonar la Isla Ocracoke, donde el único enlace con el continente es por un servicio de ferry.

El presidente Barack Obama firmó además una declaración de desastre para Carolina del Norte, ordenando ayuda federal para apoyar los esfuerzos de respuesta.

Earl provocó una advertencia de huracán desde la frontera de Carolina del Norte-Virginia hasta Delaware y Massachusetts, incluyendo las turísticas islas de Martha's Vineyard y Nantucket.

Además, está vigente el alerta de tormenta tropical en la zona de la Bahía de Chesapeake, en Long Island, Nueva York, y en partes de Nueva Jersey, Massachusetts, Maine, y Nueva Escocia en Canadá.

publicidad

El paso de Earl por la zona podría producir el cierre de rutas y la cancelación de vuelos si las condiciones empeoran.

Earl, que pasó junto a Puerto Rico el martes, azotó las Bahamas y el este del Caribe con lluvias y fuertes vientos que derribaron árboles, dañaron casas, bloquearon rutas y rompieron líneas del tendido eléctrico a principios de esta semana.

Detrás de Earl, se desplaza por el Atlántico la tormental tropical Fiona, con vientos máximos de 85 km/h, y amenaza en su rumbo al archipiélago de Bermudas.

Además, otra tormenta tropical, Gaston, se acercaba por el este a unos 2,400 kilómetros al este de las Antillas menores, y los meteorólogos advirtieron que con esta trayectoria podría golpear Haití, el peor de los escenarios para un país que todavía lucha para recuperarse del devastador terremoto de enero.

La temporada de huracanes en el Atlántico norte se desarrolla durante seis meses, entre junio y noviembre, y el punto alto de la estación se ubica entre septiembre y octubre, cuando se forma el mayor número de ciclones.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Como muchos niños en este país, Arlette Espaillat lucha para mejorar su nivel de comprensión de lectura. Esto es particularmente difícil para Arlette, ya que se mudó a Estados Unidos de la República Dominicana hace dos años, y todavía no puede leer al nivel que los expertos recomiendan para su grado. Esta es su historia.
publicidad