publicidad

Tormenta en el Sur de California amenaza a areas erosionadas por fuegos

Tormenta en el Sur de California amenaza a areas erosionadas por fuegos

La tormenta del Pacífico que afecta gran parte de California causaría inundaciones y deslaves en especial en zonas dañadas por fuegos forestales.

Anticipan fuertes vientos y oleadas

LOS ANGELES, California - Residentes en diferentes partes de California manifestaban preocupación el martes ante la posibilidad de inundaciones súbitas y deslizamientos de tierra, a consecuencia de una potente tormenta que empezó a depositar fuertes aguaceros en áreas devastadas hace poco por incendios forestales.

La colocación de bolsas de arenas y otros preparativos empezaron a realizarse desde el lunes en algunos vecindarios bajo amenaza, incluyendo el Condado de Santa Bárbara y el pié de las colinas en el área de Los Ángeles.

Las lluvias, que empezaron a caer desde la madrugada del martes en gran parte del estado, debían intensificarse en horas de la noche y persistir hasta el miércoles, según pronosticó el Servicio Nacional de Meteorología.

"Es algo para lo que nos preparamos cada año", comentó Frederic Stowers, Inspector de Incendios del Condado de Los Ángeles. "Nosotros sabemos que los fuegos caminan y causan muchos daños. En el Condado de Los Ángeles, muchas de las cuestas quemadas estarán en condición crítica".

Las personas cerca de las áreas quemadas por el incendio Station, que consumió alrededor de 250 millas cuadradas en el Bosque Nacional Ángeles, fueron advertidas de que debían prepararse para enfrentar posibles deslaves de lodo, ceniza y escombros con la caída de unas 4 pulgadas de lluvia.

publicidad

Cabe destacar que la caída promedio durante el mes de octubre en el Condado de Los Ángeles se de menos de media pulgada.

La tormenta del Pacífico se esperaba debía depositar entre 3 y 6 pulgadas de lluvia en el Condado de Santa Bárbara, donde un incendio causó estragos en 8,700 acres en mayo pasado.

De ahí, el fenómeno climatológico deberá moverse a las Montañas de San Gabriel, donde el Departamento de Estudios Geológicos de Estados Unidos hace poco advirtió del flujo masivo de escombros cerca de las áreas incendiadas en septiembre pasado.

El flujo de escombros ocurre debido a que el terreno en áreas quemadas recientemente no tiene la capacidad de absorber la lluvia, que de inmediato corre, empujando consigo cenizas, lodo, rocas y vegetación.

"Es algo obvio para mí que van a haber algunos deslaves", expresó a la Associated Press Richard Payatt, de 46 años y quien reside en una casa en Santa Bárbara que fue evacuada durante el incendio de mayo.

"Eso es parte de vivir en Santa Bárbara con estas hermosas colinas. Ocasionalmente vienen incendios, y luego los deslaves", agregó Payatt; al comentar además que había visitado una tienda local que ya no tenía carpas o bolsas de arena debido a la tormenta.

El Servicio Nacional de Meteorología emitió una alerta de inundaciones que deberá permanecer hasta el miércoles y que afectará a las áreas quemadas de Santa Bárbara. Una vigilancia de inundaciones fue emitida para el área de las colinas de Los Angeles; esta estará en vigor desde el martes a las 6 p.m. hasta el miércoles por la tarde.

publicidad

Stowers precisó que miles de bolsas de arena fueron distribuidas en diferentes estaciones de bomberos del Condado de Los Angeles, incluyendo más de 10 mil en la estación cerca de La Canada Flintridge.

"Tratamos de distrubiuir tantas bolsas de arena como sean necesarias para todos nuestros residentes", indicó el funcionario. "Hemos tenido muchos incendios, sin contar el fuego Station, muy cerca de las casas".

Stowers también mencionó las intensas ráfagas de viento que pronosticaron los meteorólogos como un tema de preocupación, pero dijo que los deslaves de lodo dependerán en cuánta lluvia trae la tormenta.

Equipos especializados en el manejo de incidentes estaban listos para asistir en posibles evacuaciones, así como equipos para proporcionar agua potable, añadió.

Las zonas de mayor preocupación en el Condado de Los Angeles incluyen Tujunga, La Crescenta y La Canada Flintridge.

En el Norte de California, los meteorólogos emitieron alertas por las ráfagas de vientos en zonas montañosas, donde los vientos podrían soplar por encima de las 60 mph, y advertencias para elevaciones más bajas, donde las ráfagas podrían alcanzar las 50 mph.

Algunas áreas en los condados de Marín y Santa Criz estaban bajo agua debido a las más de 3 pulgadas de lluvia que cayeron desde que la tormenta empezó el lunes por la noche.

publicidad

"Con este sistema hay demasiado humedad que está cayendo muy fuerte en varios lugares", aclaró Diana Henderson, experta del Servicio Nacional de Meteorología. "Siendo el primer sistema significativo de esta temporada de lluvias, los drenajes podrían tupirse, aceite y otros materiales empezarán a inundar las calles. Es una situación bastante fea".

Las áreas golpeadas por los incendios forestales el verano pasado, incluyendo bosques en los condados de Santa Cruz y Monterrey, están siendo vigiladas por inundaciones y deslaves de escombros.

El portavoz de CalFire, Daniel Berlant, dijo que los bomberos había removido vegetación muerta y algunos árboles caídos después de los incendios precisamente para preparar la zona para las tormentas de otoño e invierno.

"Rápidamente tenemos que cambiar de responder a un incendio forestales a responder a una inundación", enfatizó Berlant.

Las autoridades están alertando a los conductores que manejen con cautela en el área de la Bahía de San Francisco, y en especial al cruzar su red de puentes, donde fuertes ráfagas de viento e intensas lluvias podrían crear condiciones peligrosas.

El sargento Trent Cross, de la Patrulla de Carreteras de California (CHP) dijo que las autoridades ven alrededor de tres veces más accidentes en los días de clima lluvioso que en días soleados. Aclaró que la velocidad usualmente es responsable.

publicidad

La portavoz del Servicio Nacional de Meteorología, Jamie Stern, destacó que la tormenta era atípica para la temporada. Señaló que el promedio de lluvia en el mes de octubre para el Condado de Los Angeles en los últimos 30 años era de 0.37 pulgadas.

"Este es el tipo de tormentas que generalmente veríamos en enero", comentó Stern. "Vino hacia abajo desde el Golfo de Alaska y logró fortalecerse con un poco de energía extra de los residuos de un tifón que estaba muriéndose en el Océano Pacífico".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad