publicidad

Tony Saca se reunió con George W. Bush

Tony Saca se reunió con George W. Bush

El presidente de El Salvador, Antonio Saca, se reunió con su homólogo George W. Bush para hablar sobre inmigración y el tráfico de drogas.

Pero, indicó que aún así creía que cada país debe contribuir al plan

con "sus propios recursos", y que en ese sentido El Salvador haría

inversiones por $150 millones de dólares en los próximos 20 meses que

le quedaban en el gobierno.Saca es el primer presidente centroamericano que expresa su descontento

por esa asignación, que es apenas la décima parte de los $500 millones

pedidos por Bush en la misma iniciativa para México.Refiriéndose a la iniciativa solamente como "plan de seguridad

regional", Saca dijo a reporteros al concluir la entrevista de una hora

que el plan estaba todavía en su etapa de elaboración y requería de la

aprobación del Congreso, donde también algunos de sus miembros han

cuestionado el magro presupuesto para los países centroamericanos."Le manifesté que $50 millones de dólares es muy poca plata

anualmente", declaró. "Sin embargo, todos los gobiernos debemos hacer

también hacer nuestros esfuerzos".La Iniciativa Mérida fue anunciada por Bush hace poco más de un mes y

contempla una ayuda estadounidense de $1,400 millones de dólares para

México y Centroamérica en tres años."Me parece que Estados Unidos debe reevaluar estas cifras para apoyar a estos países que somos el tránsito natural de la droga", enfatizó.El gobierno salvadoreño le entregó a la Casa Blanca un informe sobre el centro de pandillas, pero indicó que las deportaciones masivas de criminales a El Salvador contribuyen a un círculo vicioso."Hemos recibido gente que no la podemos capturar porque no ha cometido ningún delito en el país", precisó Saca. "Y no hemos tenido éxito con Estados Unidos en un acuerdo binacional para poder obligar a estas personas a terminar de cumplir sus penas en nuestros países".Indicó que su gobierno estaba combatiendo a las pandillas y

publicidad

desintegrando grupos de extorsión y otros delitos, y que con la

inversión propuesta construirá cuatro nuevas prisiones y dotará de

mejores equipos a la policía.También dijo que con Bush habló de otros temas de interés regional y

una nueva ampliación del Estatuto de Protección Temporal (TPS), una

protección temporal que habilita a miles de salvadoreños a vivir y

trabajar legalmente en Estados Unidos."Esta relación sólida [entre El Salvador y Estados Unidos] nos ha

permitido favorecer a miles de salvadoreños en este país", añadió Saca,

en alusión al TPS otorgado a más de 200 mil salvadoreños desde marzo de

2001 como una ayuda al país tras los devastadores terremotos de aquel

año.El actual permiso del TPS expira en marzo de 2009, cuando Bush ya no esté en el cargo. Por lo que Saca le solicitó una nueva prórroga durante su encuentro del jueves.Según el mandatario salvadoreño, en estos momentos siente temor de que cuando venza el plazo del TPS, y se instale un nuevo presidente y un nuevo Congreso en Estados Unidos, aún no habrá una reforma migratoria que beneficie a los millones de indocumentados que viven y trabajan en el país.

Por otro lado, el mandatario salvadoreño aseguró que no se puede quemar

banderas de Estados Unidos y aspirar a la vicepresidencia de su país,

publicidad

tras coincidir con Bush en que el futuro gobierno salvadoreño debe

mantener buenas relaciones con Washington."No es posible que hayan candidatos que hayan quemado banderas, por

ejemplo, de los Estados Unidos y que hoy aspiren a la vicepresidencia

del país", afirmó Saca en alusión a la posible candidatura del ex

comandante guerrillero Salvador Sánchez a la vicepresidencia en las

elecciones de 2009.En 2001, una manifestación del izquierdista Frente Farabundo Martí para

la Liberación Nacional (FMLN) culminó con la quema de banderas

estadounidenses. Sánchez participó de la manifestación pero no

directamente de la quema.Bush "aspira a que el próximo gobierno de El Salvador sea un gobierno

que crea en las libertades, que crea en la democracia y que mantenga

una relación sólida con Estados Unidos", respondió Saca.El presidente salvadoreño había sido interrogado sobre que Bush estaba preocupado por un eventual triunfo de la izquierda.A fines de septiembre, la dirigencia del izquierdista FMLN de El

Salvador anunció que propondrá al periodista Mauricio Funes como

candidato a la presidencia de cara a las elecciones de 2009. La fórmula

propuesta sería completada por Sánchez.Debe preocuparse más por LatinoaméricaEl presidente Saca declaró además que el comunismo del pasado está

ahora al acecho de la democracia en Latinoamérica "disfrazado de

publicidad

populismo", y pidió a Estados Unidos "preocuparse muchísimo más" por lo

que está ocurriendo en la región o de lo contrario "será muy tarde"."Observo desde América Latina muy poca preocupación en este gran país

por América Latina", dijo. "Hay grandes problemas en Irak, Irán que

tiene que atender Estados Unidos, pero muchas veces se olvida que mucho

más cerca hay problemas más grandes que debe atender", señaló.Saca formuló el comentario el miércoles en su discurso de aceptación

del premio Libertad 2007 concedido por el Instituto Republicano

Internacional (IRI), una organización de Washington ligada al Partido

Republicano del presidente Bush.

"La región latinoamericana requiere más atención de Estados Unidos",

dijo Saca. "De lo contrario, quizás no volvamos a platicar del tema

porque va a ser muy tarde".Esta ha sido una crítica poco usual de Saca para la política exterior

de Bush, quien suele llamarlo "mi amigo" y un firme aliado en la guerra

contra Irak. El Salvador actualmente es el único país latinoamericano

que participa en esa campaña con batallones militares."Latinoamérica es una realidad en efervescencia, está cerca, en la

frontera de Estados Unidos, y allí están ocurriendo cosas que deben

publicidad

preocuparle muchísimo a esta nación", dijo. "Los experimentos

socialistas que se combatieron durante la Guerra Fría hoy son

realidades en varios países, y eso avanza porque es como un cáncer".Indicó que "lo más grave" de ese avance es que sus protagonistas están

encontrando en elecciones libres la oportunidad de llegar al poder para

desde allí empezar "la destrucción de la democracia"."Y así comienza una reformadera de constituciones que al final se

convierten no en un proyecto de país sino en un proyecto personal",

dijo sin mencionar a ningún país de los que están en reformas

constitucionales: Venezuela, Bolivia y Ecuador.Según Saca, en el 2006, a la mitad de su mandato de cinco años, le

propusieron reformar la constitución salvadoreña para reelegirse debido

a su alta popularidad, de más del 70 por ciento."Yo les dije que nadie puede hacer constituciones a su medida, como un

traje", agregó. "El Salvador no tiene reelección, y esa no reelección

es una garantía de que quienes llegamos hagamos bien las cosas,

cumplamos y, al final, la gente juzgará".El IRI tiene como presidente general al senador John McCain, quien

busca la nominación republicana para las elecciones presidenciales del

2008. Sin embargo, el senador por Arizona no pudo estar junto a Saca

publicidad

debido a que tenía horas más tarde un debate de campaña con otros

candidatos republicanos en St. Petersburg, Florida.Saca recordó "la convicción" del presidente Ronald Reagan en la década

de 1980 para evitar que el comunismo llegara a El Salvador y librarlo

de un conflicto interno que dejó más de 100 mil muertos."Si bien el comunismo murió para la mayoría" con la desintegración de

la Unión Soviética a comienzos de la década de 1990, "no ha muerto para

todos porque hay gente que todavía guarda en su mente las ideas

fracasadas del pasado", dijo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad