publicidad
Niños de Overtown, un barrio afroamericano de Miami, protestaron contra el uso de armas.

Niños de Miami protestan: “No dispares .... nuestras vidas importan"

Niños de Miami protestan: “No dispares .... nuestras vidas importan"

Decenas de niños en edad escolar del Condado de Miami-Dade están tomando las calles de los barrios más peligrosos de la ciudad para exigir el fin de la violencia con armas de fuego que ha cobrado cientos de jóvenes vidas durante los últimos años

Niños de Overtown, un barrio afroamericano de Miami, protestaron...
Niños de Overtown, un barrio afroamericano de Miami, protestaron contra el uso de armas.

By Zachary Fagenson

MIAMI - Leonda Times, de 12 años, perdió a su prima de 15 años de edad en el año 2010 después de que recibió en la cabeza el impacto de una bala perdida mientras jugaba cerca de su casa cercana al centro de Miami.

“Ella sólo estaba allí parada en la calle," dijo.

Se ha vuelto tan peligroso que Times, quien vive en el tristemente célebre proyecto de viviendas Pork ’n’ Beans de la ciudad, tiene miedo de salir a la calle. “Prefiero sentarme dentro de la casa, o quizás en el porche,” dijo.

En los primeros cuatro meses de este año, 13 niños y adolescentes han muerto por la violencia con armas de fuego, principalmente en los barrios urbanos de la ciudad de Miami, que son el hogar de la población afroamericana de la ciudad, según el examinador médico del Condado de Miami-Dade.

Desde el año 2005 esa cifra asciende a 276, dijo la oficina.

La violencia armada deja 13 niños muertos en Miami este año Univision

La mayor parte de los crímenes permanecen sin resolver debido al temor a las bandas y a un código urbano no escrito de "no delación". Pero ahora los niños están expresándose.

La semana pasada, casi tres docenas de personas, en su mayoría estudiantes de 15 años o menos marcharon por el barrio de Overtown de Miami pidiendo el fin del código de delación que intimida a los testigos y los desalienta de hablar con las autoridades. “Ya es suficiente,” exclamaron los estudiantes entre gritos de “si ves algo, dilo".

La protesta de la semana pasada fue la segunda vez que los estudiantes se han reunido desde la muerte de King Carter, de seis años de edad, a finales de febrero, quien recibió una bala perdida en el pecho cuando se dirigía a comprar dulces en el momento en que adolescentes rivales desencadenaron una lluvia de balas.

King Carter, de seis años, murió en febrero de un disparo en el pecho tr...
King Carter, de seis años, murió en febrero de un disparo en el pecho tras un tiroteo entre pandillas.

Ahora que la comunidad anda de luto, el nombre de Carter se ha convertido en un grito de guerra para los estudiantes y compañeros de clase, quienes durante la protesta gritaban “salven a nuestros reyes y reinas,” portando camisetas con la misma consigna.

“Los niños no deberían morir por salir a la calle,” dijo Robert Carr, de ocho años de edad, quien marchaba con un cartel negro con letras blancas que decía "nuestras vidas importan".

Carr, quien jugaba fútbol con Carter, también dio un emotivo discurso durante su funeral, donde evocó cómo los dos corrían después de cada práctica. “Estoy aquí para decirte que esta vez me ganaste, ganaste la carrera más importante de todas, y ésa es la carrera al cielo,” dijo.

publicidad

El origen del tiroteo que le arrebató la vida a Carter comenzó en Facebook y estalló cuando los adolescentes se lanzaron a las calles en busca de venganza, según la policía. A finales de febrero, oficiales de la policía detuvieron a Irwen Pressley, de 17 años, y Leonard Adams, de 18 años, y los acusaron del asesinato de Carter. La madre de Adams, Tameka Thompson, de 41 años, también fue arrestada a finales de marzo y acusada de dos cargos de manipulación de pruebas después de que, según afirmaciones de la policía, le pagó $50 a un amigo para deshacerse del coche utilizado en el tiroteo.

Miami no es la única. En Chicago 10 adolescentes han muerto a causa de la violencia con armas de fuego en lo que va de este año 2016, según el GunViolence Archive. A nivel nacional, han muerto 175 adolescentes desde el primer día del año, según la organización no lucrativa con sede en Washington D.C.

Mientras aumenta el número de jóvenes que sucumben a la violencia con armas de fuego en Miami, ha surgido otra nueva tendencia desagradable: Las funerarias están organizando funerales con temáticas de princesas y superhéroes para homenajear las vidas de los jóvenes caídos.

El día del entierro de King Carter, cuatro hombres vestidos con trajes verdes de las Tortugas Ninja empujaron el ataúd del jugador de fútbol en ciernes a través de la New Birth Baptist Church Cathedral of Faith International.

Quienes cargaron el ataúd en el funeral de King Carter vistieron de tort...
Quienes cargaron el ataúd en el funeral de King Carter vistieron de tortuga ninja.

A finales del verano del año 2013, Tequila Forshee, de 12 años de edad, fue enterrada con una brillante diadema, esmalte de uñas rosado y un collar de Hello Kitty. Durante el año, los directores de funerarias de Miami han preparado servicios fúnebres con temáticas de los Delfines de Miami, Barney, y Cabbage Patch Kids.

Sin embargo, el impacto de perder a tantos niños a edades tan tempranas también puede estar provocando cierto cambio en una comunidad que según algunos ha ignorado esta brutal realidad durante demasiado tiempo.

“Aunque las estadísticas de criminalidad se han mantenido sin cambios en Miami-Dade, la edad de las víctimas y de los criminales ha disminuido considerablemente,” dijo Alberto Carvalho, superintendente de las Escuelas Públicas del Condado de Miami Dade. “Los asesinatos han aumentado, no disminuido, y a menos que primeramente reconozcamos este hecho, no hay forma de solucionarlo."

Alberto M. Carvalho
Alberto M. Carvalho

Los grupos de defensa han exigido una legislación en materia de protección de testigos para ayudar a despejar los temores acerca de la venganza. Aunque los funcionarios públicos han reconocido la necesidad del cambio, la maquinaria de la legislación gira lentamente.

“Tomó años llegar a donde estamos ahora,” dijo Audrey Edmonson, Comisionada del Condado de Miami-Dade, cuyo distrito incluye varias de las comunidades de la ciudad afectadas por la violencia. “No se soluciona de la noche a la mañana.”

Las autoridades del condado han organizado una serie de reuniones acerca de cómo enfrentar la violencia, aunque aún no se ha presentado ninguna legislación.

Mientras tanto, el Departamento de Policía de Miami-Dade comenzó a finales de abril a entrenar una Unidad de Asistencia a la Juventud para brindarles más programas de asesoramiento basados en la comunidad con tutoría policial, que muchos activistas aseguran podrían ser cruciales para evitar que los niños en riesgo sigan el camino equivocado. Veinticinco agentes de la Unidad de Recursos Comunitarios del departamento se colocarán en parejas con 25 jóvenes identificados por el Departamento de Servicios Juveniles del condado para su tutoría.

publicidad

“Nuestro activo más valioso es nuestra juventud y ahora está muriendo en las calles,” dijo Freddy Ramírez, Subdirector del Departamento de Policía de Miami Dade. “Tenemos que hacer algo al respecto, y los arrestos no son el único mecanismo para detener todo esto."

El sistema escolar espera que el programa de la policía sea parte de un plan más abarcador para identificar a la mayoría de los niños en riesgo de la comunidad y ofrecerles servicios con la esperanza de evitar que se conviertan en el próximo autor de un tiroteo desde un vehículo en movimiento.

“Sabemos que hay 3,000 niños en edad escolar, de los 368,000 en las Escuelas Públicas de Miami Dade, quienes están en riesgo de convertirse en la próxima víctima o el próximo perpetrador,” dijo Carvalho. “Principalmente todos son pobres, niños de color, muchos de hogares disfuncionales, donde la disponibilidad de servicios o actividades para ellos después o antes de la escuela no estaba a la par con la disponibilidad de servicios en otros códigos postales,” añadió.

Muchos de esos niños han pasado por el aula de Tawana Akins. La maestra de cuarto grado es la tía de King Carter y ayudó a organizar las recientes manifestaciones estudiantiles. Dijo que ha perdido cuatro miembros de su familia a causa de la violencia con armas de fuego desde el año 2003.

publicidad

La cifra se eleva cuando incluye a los alumnos a quienes les ha dado clases durante más de 13 años en las escuelas urbanas de Miami. Entre ellos estaba Randall Robinson III, a quien en 2015 le dispararon varias veces durante un tiroteo desde un auto en movimiento y lo declararon muerto en la escena. La policía aún no ha podido identificar o detener a sospechoso alguno. “Era un buen estudiante,” dijo Akins. “Hacía cualquier cosa para complacer al maestro.”

Activista desde que estaba la escuela secundaria, Akins dijo que ella sabía que tenía que hacer algo. Lo que no esperaba era que sus estudiantes siguieran su ejemplo durante la primera marcha que tuvo lugar a mediados de abril.

“Bajó una multitud de ellos y estaban muy bien organizados — es difícil sencillamente ponerlos en fila en la escuela — pero ahí estaban, listos con sus cantos y rutinas de baile," dijo.

“Fue un momento hermoso y desgarrador.”

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad