publicidad
En medio de la masacre en el concierto de Las Vegas, Taylor Winston robó una camioneta para salvar gente.

En medio del tiroteo en Las Vegas este hombre robó una camioneta para salvar gente

En medio del tiroteo en Las Vegas este hombre robó una camioneta para salvar gente

Taylor Winston bailaba con su novia en el concierto de música country cuando comenzó la balacera. En lugar de quedarse refugiado, este veterano se concentró en el traslado de heridos.

En medio de la masacre en el concierto de Las Vegas, Taylor Winston robó...
En medio de la masacre en el concierto de Las Vegas, Taylor Winston robó una camioneta para salvar gente.

Su nombre es Taylor Winston, es veterano de la Guerra de Irak y bailaba con su novia Jenn Lewis al costado del escenario, en el festival de música country en Las Vegas, minutos antes de que se desatara el tiroteo masivo más mortífero de la historia moderna de Estados Unidos. Tras quedar atrapado entre las balas, arriesgó su propia vida al robar una camioneta y concentrarse en trasladar víctimas al hospital.

Cuando Steven Paddock, el hombre que se apostó cual francotirador en las ventanas de su habitación en el piso 32 del Hotel Mandalay Bay, comenzó a rociar con balas a los asistentes del concierto, Winston en principio se puso a salvo.

"La gente comenzó a gritar y a correr y fue entonces cuando supimos que algo estaba sucediendo de verdad", relata Winston a la cadena de noticias CBS y detalla que en principio, como muchos de los que estaban en el concierto pensaban que se trataba de fuegos artificiales.
El joven dice que los disparos se hicieron cada vez más fuertes y seguidos: "Cada vez más cerca de nosotros y veíamos como le pegaba a la gente, era como si pudiéramos ser impactados nosotros en cualquier momento".

Minutos después, este veterano de 29 años y su novia estaban encerrados por una cerca pero no se quedaron allí refugiados sino que pasaron a la acción. Poco más allá del campo en donde estaba sucediendo la masacre había "muchas camionetas blancas estacionadas", cuenta en entrevista con ABC 10. Winston entonces se dirigió hacia esa zona para tratar de robarse una, no para huir sino para trasladar gente.

publicidad

"Corrí y probé suerte para ver si alguna de las camionetas tenía las llaves dentro. Hasta que di con una que tenía llaves ahí mismo. Entonces empecé a buscar gente para llevarla al hospital", detalla.

El joven dice que la escena era "abrumadora", había demasiados heridos y "mucha sangre había por todas partes". Parte de las víctimas se acomodaron dentro del asiento trasero del vehículo mientras que otros se montaron en la parte de carga trasera de carga.

De allí se dirigió al Desert Springs Hospital Medical Center, según cuenta, antes de que las ambulancias llegaran a la escena. Una vez que trasladó a esas víctimas, Winston volvió a buscar una segunda ronda de heridos.

"Transporté probablemente entre 20 y 30 personas heridas", dice.

El hombre aseguró a CBS que su entrenamiento como marine le ayudó en esa situación ya que entendió que había que ayudar a esa gente más allá de "su propia seguridad".

En la masacre, 59 personas murieron y 527 personas resultaron heridas. Winston, que salió ileso del ataque, no sabe cuántas de las personas que él trasladó sobrevivieron. El lunes por la noche, un día después de la matanza, el joven regresó la camioneta y las llaves al predio.

La masacre en Las Vegas se refleja en imágenes de estadounidenses afectados por la tragedia
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad