publicidad

Tiroteo mortal en Los Angeles

Tiroteo mortal en Los Angeles

La policía mató a un hombre que se atrincheró en su casa luego de ultimar a un policía y de haber dicho que mató a tres de sus familiares.

Fue ultimado por la policía

LOS ANGELES, California - El enfrentamiento entre las autoridades de Los Angeles y un hombre que se atrincheró en una vivienda luego de confesar que asesinó a tres miembros de su familia, terminó el jueves por la mañana con el incendio del inmueble donde éste se escondía y la muerte cinco personas, entre ellas un oficial de la policía y el propio sospechoso.

La Policía de Los Ángeles mató al individuo, después de que éste se atrincherara por más de 10 horas en una residencia en el Valle de San Fernando.

El suceso comenzó el miércoles poco después de las 9 p.m. locales, cuando el sospechoso llamó por teléfono a la Policía para confesar que había matado a tres parientes, explicó en rueda de prensa Jim McDonnell, asistente del policía en jefe de Los Ángeles.

La policía de inmediato envió a un grupo de agentes a la escena, pero cuando éstos intentaron penetrar en el domicilio, se produjo un tiroteo en el que resultaron heridos dos policías, uno de los cuales falleció en la madrugada a raíz de los impactos de bala.

Durante toda la madrugada, el inmueble donde se ocultó el individuo estuvo rodeado por más de 200 policías, incluyendo miembros del equipo de fuerzas especiales de SWAT. Varias cuadras del vecindario de Winnetka, el lugar donde se produjo el drama a unas 25 millas (40 kilómetros) al noroeste de Los Ángeles, fueron acordonadas por las autoridades.

publicidad

La policía primero trató de negociar con el impetrante a través del teléfono y hablándole con un altoparlante. Pero después de varias horas, cuando el diálogo no funcionó, las autoridades decidieron lanzar gas lacrimógeno, poco antes de las 6 a.m. locales.

Luego de ocho horas después de que inició el asedio, el sospechoso aún se negaba a entregarse a las autoridades. Fue entonces cuando un voraz incendio se produjo en la vivienda. Se desconoce el origen del fuego, pero columnas de humo y llamas salían de la residencia.

Imágenes de televisión transmitidas desde el aire por helicópteros, mostraban a bomberos combatiendo el siniestro en el exterior con agua, pero sin tratar de ingresar al interior de la vivienda.

Las autoridades dijeron que cinco personas murieron en total: Las tres personas que el sospechoso confesó haber matado a balazos, el oficial que murió en el tiroteo y el propio individuo parapetado, que también fue baleado por las autoridades.

El agente fallecido murió poco después de la 1 a.m. locales, y fue identificado como Randal Simmons, de 51 años. Su muerte es la primera que sufre el equipo de fuerzas especiales SWAT de Los Ángeles, en sus 41 años de historia.

El segundo oficial lesionado (James Veentra, también de 51 años), permanecía hospitalizado el jueves en el Centro Médico Northridge. Sus médicos dicen que está gravemente herido aunque se espera que sobreviva.

publicidad

Tanto Simmons como Veentra, formaban parte del equipo táctico SWAT y cada uno cuenta con más de 25 años experiencia en el Departamento de Policía de Los Ángeles.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad