publicidad
Juan Espinoza

Así descubrió una hispana que su padre murió en el tiroteo de San Bernardino

Así descubrió una hispana que su padre murió en el tiroteo de San Bernardino

La familia del mexicano Juan Espinoza tuvo que esperar un día para confirmar que había fallecido en el ataque.

Juan Espinoza
Juan Espinoza

Jerusalén Espinoza Mendoza, de 25 años, recuerda que jugaba con la perrita de su familia mientras platicaba con su padre, Juan Carlos Espinoza, en la noche del martes. Al día siguiente, su padre salió temprano para trabajar. Nunca regresó.

"Esa mañana no lo vi", recuerda Jerusalén, quien perdió a su padre el miércoles en un tiroteo masivo en un centro de atención para personas discapacitadas en el condado de San Bernardino.

Juan Espinoza fue una de las 14 víctimas del ataque, que este viernes fue calificado por las autoridades como  un evento terrorista. La familia del mexicano se enteró el jueves, un día después del tiroteo.


"Él llegaba del trabajo a eso de las 5:30 o 6:00 de la tarde, pero no llegó (el miércoles)", contó Jerusalén el jueves en la noche, en entrevista con el corresponsal de Univision Noticias Juan Carlos González . "Recibimos una llamada de su trabajo diciendo que no se reportó y que no sabían dónde estaba".

Lea también: Las víctimas hispanas del ataque

La familia rápidamente se preocupó. No encontraban información sobre el paradero de Espinoza. "Mi mamá fue al Hernández Center, donde estaban todos (los que esperaban información sobre las víctimas)", dijo la joven. "Pidió información y no le estaban diciendo nada. Nos dijeron que teníamos que esperar al otro día para esperar la información correcta".

publicidad

El jueves, un día después del ataque, las autoridades le confirmaron que Espinoza no sobrevivió. "Estamos en shock", dijo Jerusalén. "Es muy difícil. No estamos acostumbradas a tener una vida en la que no está mi papá".

Jerusalén recuerda con cariño a su padre, a quien también le sobreviven su esposa y un hijo de 13 años. "Mi papá era una persona muy honesta, muy trabajador, muy chistoso. Era un hombre de familia. No era de salir y andar donde quiera", dijo la joven. "Era un hombre de la casa. Lo queremos mucho. Desafortunadamente se nos fue".

Espinoza era originalmente de Sonora, México, y trabajaba como inspector de salud para el condado de San Bernardino. Su esposa aún no puede creer lo que sucedió. "Nunca la he visto así", dice Jerusalén sobre su madre, "pero es una persona muy fuerte y sé que vamos a seguir adelante".

Las autoridades aún no han descubierto motivo para el ataque, aunque confirmaron que una de los dos atacantes  había jurado lealtad al grupo extremista Estado Islámico.

"De verdad no sé la historia, no sé qué sucedió. Entonces no puedo juzgar ahorita", dice Jerusalén. "Sí siento que necesito una explicación, pero ahorita hay que tener fe que todo se va a arreglar. Tenemos que enfocarnos en lo que necesita hacerse ahora". 

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad