publicidad
.

"Texteadores" bajo la lupa en el sur de la Florida logo-noticias.6bcb521...

"Texteadores" bajo la lupa en el sur de la Florida

"Texteadores" bajo la lupa en el sur de la Florida

La ley SB52, que prohíbe enviar mensajes de texto al volante en la Florida, fue firmada por el gobernador Rick scott en septiembre de 2013.

Si conduce y textea será multado /Univision

Por: Sonia Parissos

El uso de teléfonos inteligentes al volante está aumentando de forma alarmante, aun con el gran riesgo que esto conlleva. Es por ello que durante 6 días consecutivos los conductores del sur de la Florida estarán bajo la lupa de la patrulla de caminos y la policía.  Repartirán multas a granel.

En la Florida, conducir y textear es una infracción secundaria. Sin embargo, si se comete otra infracción simultánea, esto será motivo para que las autoridades detengan y le impongan al chofer una multa de $35.

Además, la ley es mucho más estricta paras quienes  manejan vehículos comerciales. A éstos no se les permite ni hablar por teléfono ni enviar mensajes de texto mientras conducen.

La ley SB52, que prohíbe enviar mensajes de texto al volante en la Florida, fue firmada por el gobernador Rick scott en septiembre de 2013 y entró en vigor el 1 de octubre. Desde entonces son muchas las compañías de seguros de automóviles que han puesto en marcha sus propias campañas para alertar del peligro de mezclar los teléfonos inteligentes con la conducción.  Miles lo siguen haciendo. Decidimos hacer la prueba con una cámara oculta dentro de nuestro vehículo de trabajo. En el lapso de una hora pudimos captar un promedio de 20 personas cuyos ojos estaban fijos en las pantallas de sus teléfonos y con una de sus manos al volante.

publicidad

Esta campaña de cero tolerancia se inició este jueves y se prolongará hasta el próximo martes.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad