publicidad
Desde el año pasado, la Coalición para la Abolición de la Pena de Muerte denunció hoy que Texas ha acelerado ejecuciones.

Texas ejecutará a tres en seis días

Texas ejecutará a tres en seis días

Texas ejecutará a partir de la próxima semana y en el plazo de seis días a tres de los seis hispanos que tienen pena de muerte.

Desde el año pasado, la Coalición para la Abolición de la Pena de Muerte...
Desde el año pasado, la Coalición para la Abolición de la Pena de Muerte denunció hoy que Texas ha acelerado ejecuciones.

Y todo esto a pesar de que la Coalición para la Abolición de la Pena de Muerte ha denunciado que la ejecuciones se han acelerado y por otro lado, abogados especialistas de este estado han hecho hincapié que Texas debería acatar las resoluciones de la Corte Internacional de Justicia.Según el calendario del Departamento de Justicia Penal de Texas (TDCJ), el 28 de enero será ejecutado Virgil Martínez, de 41 años y quien fue condenado por el asesinato de una hispana de 27 años, los hijos de la mujer, de 3 y 6 años, y de un joven latino de 18.Al día siguiente está previsto que se aplique la inyección letal a Ricardo Ortiz, de 46 años, sentenciado por el asesinato de un reo hispano de la cárcel del condado, al que Ortiz -en custodia por robo- inyectó una sobredosis de heroína.El 4 de febrero está en calendario la ejecución de David Martínez, de 36 años, condenado por el asesinato de su novia de 37 años, y el hijo de ésta de 14.Para el 10 de marzo está programada la de James Edgard Martínez, de 34 años y quien llegó al pabellón de la muerte en Polunsky, Texas, en 2002 tras ser encontrado culpable del asesinato de un hombre y una mujer a quienes disparó en el interior de un vehículo.Al día siguiente está pautada la ejecución de Luis Salazar, de 38 años, culpable del homicidio de una mujer de la que también intentó abusar sexualmente.Hasta el momento, el último hispano a ser ejecutado en 2009 es José García Briseño, cuya ejecución fue pospuesta de mediados de enero al 7 de abril por razones humanitarias, para dar oportunidad a que una amiga por correspondencia, que está incapacitada y reside en Reino Unido, pueda viajar a Texas a conocerlo.García, quien tiene 51 años, fue condenado a muerte por el asesinato en 1991 del alguacil Ben Murray en el condado de Webb.Texas ignora a la Corte InternacionalHasta ahora, la lista de ejecuciones programadas para 2009 no incluyen a ninguno de los 24 extranjeros que se encuentran en el corredor de la muerte en Texas y entre los que se cuentan 14 mexicanos, dos hondureños, dos salvadoreños, un argentino, un cubano, y un nicaragüense.El abogado Richard Burr, quien representa al mexicano César Fierro y a García Briseño entre otros, indicó a Efe que los equipos legales de los mexicanos ven con esperanza que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) ratificara esta semana su decisión de revisar los casos de mexicanos condenados a muerte en EEUU.En la sentencia "Avena" de 1994, la CIJ estimó que EEUU tenía que revisar las penas a esos 51 mexicanos en el corredor de la muerte porque se les había violado su derecho a contar con asistencia consular, tal y como estipula la Convención de Viena de 1963.En julio de 2008 la CIJ ordenó a EEUU la suspensión temporal de la inminente ejecución de Medellín y de otros cuatro mexicanos.A pesar de este fallo, Texas ejecutó en agosto del año pasado al mexicano José Ernesto Medellín y dos días después al hondureño Heriberto Chi, quien alegaba también violación a su derecho de notificación consular.EEUU sostiene que carece de los instrumentos necesarios para obligar a sus estados a cumplir la decisión de la corte internacional y que es necesario que el Congreso apruebe una legislación a escala nacional que haga extensible la obligación de cumplir las órdenes de la CIJ a todos sus estados.Burr señala que tanto los abogados de condenados a muerte, como el Gobierno mexicano y legisladores texanos, insistirán ante el nuevo Congreso para legislar en la materia.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad