publicidad
.

Texano va a la cárcel por negarse a podar su jardín logo-noticias.6bcb52...

Texano va a la cárcel por negarse a podar su jardín

Texano va a la cárcel por negarse a podar su jardín

17 días de cárcel por haberse negado durante 20 años a podar su jardín pese a las órdenes de la ciudad

No lo hizo en dos décadas

GRAND PRAIRIE - Un residente de esta ciudad, limítrofe al oeste de Dallas, cumple desde el fin de semana una sentencia de 17 días de cárcel, por haberse negado durante 20 años a podar su jardín pese a las órdenes de la ciudad.

El ciudadano Rick Yoes se entregó de forma voluntaria en la cárcel del condado de Tarrant el pasado sábado para cumplir dos semanas de cárcel, tras rehusarse a pagar mil 700 dólares de multa por el excesivo crecimiento del césped y los arbustos en su jardín frontal.

El vocero del Departamento de Policía de Grand Prairie, Mark Beseda, dijo que desde 1996, por quejas de los vecinos, agentes encargados de hacer cumplir el código urbano visitaron la casa de Yoes en 32 ocasiones.

Las autoridades advirtieron a Yoes 59 veces de las violaciones a las normas locales, por tener "ramas sobresalientes de árboles", "valla de madera en mal estado", "hierba alta", "vehículo inoperable", "basura en el patio" y "piscina sin mantenimiento", y le entregaron seis citaciones a la corte.

Vecinos y autoridades actuaron para proteger la integridad de la vecindad y mantener los valores de la propiedad, dijeron funcionarios de la ciudad en un comunicado.

Yoes decidió tomar vacaciones en su trabajo como electricista del Colegio Comunitario Tarrant, para cumplir la sentencia de 17 días en vez de pagar las multas.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Las escuelas en Estados Unidos están tan racialmente segregadas como en los 60's. ¿Podrían empeorar bajo el mandato de Donald Trump?
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
publicidad