publicidad

Testigos aseguran Casey Anthony nunca dio indicios de que su hija estaba desaparecida

Testigos aseguran Casey Anthony nunca dio indicios de que su hija estaba desaparecida

En el juicio contra Casey Anthony, la madre de Florida acusada de matar a su hija en 2008, tres testigos declararon que la mujer nunca dio indicios de que su hija estaba desaparecida.

ORLANDO, Florida - Tres testigos declararon el miércoles que Case Anthony, acusada de la muerte de su hija de dos años, que presuntamente nunca mostró señales de estar triste durante el periodo en que la menor estuvo desaparecida.

Los testigos, excompañeros de residencia del exnovio de la acusada, subieron al estrado en el segundo día del juicio de Anthony en el que afronta cargos de homicidio en primer grado y de abuso infantil con agravante por la muerte de su hija Caylee Marie Anthony.

La osamenta de la niña fue encontrada en 2008 en una zona boscosa a pocos metros de la casa de la acusada, tras seis meses de búsqueda.

Su abogado José Báez ha dicho que la niña falleció al ahogarse en la piscina de la residencia familiar el 16 de junio de 2008.

"Aquí no hay crimen, aquí no hay homicidio involuntario", dijo Báez. "Lo que aquí hay es un trágico accidente".

María Kissh, una de las testigos del miércoles, declaró que ella visitaba con frecuencia el apartamento del exnovio de la acusada y que en una ocasión fueron a un club y Anthony participó en un concurso de "cuerpos sensuales", hecho que aseveró ocurrió el 20 de junio.

También afirmó que la acusada le dijo que le pagaba unos $400 dólares a una niñera para que cuidara a Caylee.

Roy "Clint" House, otro testigo, declaró que conoció a Anthony en una fiesta de "No ropa" a la que asistió envuelta en una bandera de Estados Unidos.

publicidad

House afirmó que vio en tres o cuatro ocasiones a la niña en el apartamento del exnovio de Anthony, pero cuando ésta decidió quedarse definitivamente en esa residencia, la menor nunca más estuvo de visita.

Las personas que residían en el apartamento le preguntaron por la niña y la acusada dijo que estaba con la niñera, de acuerdo con el testigo.

En el primer día del juicio, el martes, el abogado de Anthony sorprendió al afirmar que Caylee murió en una piscina y que Casey procedió, según él, como lo ha hecho toda su vida: "ocultar su dolor, ir a ese lugar oscuro llamado negación y pretendió que no había pasado nada".

De acuerdo con la defensa, Anthony aprendió a mentir en el seno de una familia "disfuncional y con secretos", entre ellos que el padre de la acusada supuestamente fue al cuarto de ella cuando ésta tenía ocho años y "comenzó a tocarla de manera inadecuada".

Acusaciones que George Anthony, padre de la acusada, negó al subir al estrado como el primer testigo en el juicio.

"No, señor", respondió cuando el fiscal estatal Jeff Ashton inquirió sobre el asunto.

Los fiscales afirmaron que la niña murió a consecuencia de una cinta adhesiva comercial que su madre habría colocado en su nariz y boca, para luego disponer del cadáver como si "se tratase de basura".

publicidad

La cinta adhesiva fue calificada por los fiscales como el "arma" del "homicidio".

"Casey Anthony trata de aparentar ser una madre cuidadosa y amorosa, pero la evidencia que presentaremos aquí mostrará lo contrario", aseguraron los fiscales.

Fotografía de archiva de la Caylee Marie Anthony, cuyo cadáver apareció en 2008 tras seis meses de búsqueda.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad