publicidad
Presidente Barack Obama habla desde la oficina Oval

Mensaje integro del presidente Obama a la nación sobre terrorismo

Mensaje integro del presidente Obama a la nación sobre terrorismo

Texto completo del mensaje sobre estrategia antiterrorista ofrecido por el presidente Obama desde la oficina Oval

Presidente Barack Obama habla desde la oficina Oval
Presidente Barack Obama habla desde la oficina Oval

Les presentamos el texto completo en español suministrado por la Casa Blanca del mensaje que ofreció desde la oficina Oval el presidente Barack Obama sobre su estrategia antiterrorista tras la masacre de 14 pesonas en San Bernardino, California.

DISCURSO DEL PRESIDENTE A LA NACIÓN  

Despacho oval  

8:01 p. m. hora del este

     EL PRESIDENTE:  Buenas noches.  El miércoles pasado asesinaron a catorce estadounidenses en una reunión para celebrar las fiestas decembrinas.  Fueron arrancados de la familia y los amigos que los querían profundamente. Eran de raza blanca y de raza negra; de ascendencia hispana y asiática; inmigrantes y nacidos en EE. UU.; madres y padres de familia; hijos e hijas.  Cada uno de ellos prestó servicios a sus conciudadanos y todos formaban parte de nuestra familia estadounidense.

En este momento deseo hablarles sobre esta tragedia, la gran amenaza del terrorismo y cómo podemos proteger a nuestro país.

El FBI aún sigue reuniendo pruebas de lo que ocurrió en San Bernardino, pero esto es lo que sabemos hasta ahora.  Las víctimas fueron asesinadas de manera brutal por uno de sus compañeros de trabajo y su esposa.  Hasta ahora no tenemos pruebas de que los asesinos seguían las órdenes de una organización terrorista en el extranjero, ni que formaban parte de una confabulación de mayor tamaño dentro de EE. UU.  Sin embargo, es claro que los dos ya estaban en el oscuro camino de la radicalización, adoptando una versión torcida del Islam que los llama a pelear contra Estados Unidos y los países occidentales.  Habían acumulado armas de asalto, municiones y bombas caseras.  De manera que este fue un acto terrorista que tuvo por objeto asesinar a personas inocentes. 

publicidad

Este país ha estado en guerra con los terroristas desde que al Qaeda asesinó a casi 3,000 estadounidenses el 11 de septiembre.  Desde entonces hemos fortalecido nuestras defensas, desde aeropuertos hasta centros financieros y otra infraestructura de gran importancia.  Los organismos de inteligencia y las autoridades del orden público han desarmado innumerables complots aquí y en el extranjero, y trabajan incansablemente para protegernos.  Los profesionales militares y anti terroristas siguen persiguiendo a las redes terroristas que se encuentran en el extranjero al atacar refugios terroristas en varios países, asesinar a Osama bin Laden y diezmar a los líderes de al Qaeda.

            No obstante, la amenaza terrorista ha entrado a una nueva fase.  Debido a que mejoramos en prevenir ataques de gran magnitud y de varias facetas como el del 11 de septiembre, los terroristas han recurrido a actos de violencia menos complicados como los tiroteos masivos que ya son demasiado comunes en nuestra sociedad.  Estos son los tipos de ataques que vimos en Fort Hood en 2009; en Chattanooga a principios de este año y ahora en San Bernardino.  Y conforme los grupos como ISIL se fortalecen debido al caos que provoca la guerra de Irak y luego de Siria, y ya que el Internet elimina las distancias entre los países, seguimos viendo que los terroristas se esfuerzan más por envenenar las mentes de la gente que comete estos actos, como los que detonaron las bombas en el maratón de Boston y los asesinos de San Bernardino.  

publicidad

            Durante siete años cada mañana he hablado de esta amenaza en evolución en mi reunión con las entidades de inteligencia.  Y desde el día que tomé el cargo, he autorizado a las fuerzas armadas de EE. UU. atacar a los terroristas en el extranjero precisamente porque sé cuán real es el peligro que estos representan.  En mi calidad de comandante supremo, mi más grande responsabilidad es garantizar la seguridad del pueblo estadounidense.  En calidad de padre de dos niñas que son lo más preciado en mi vida, sé que nos visualizamos con amigos y compañeros de trabajo en una fiesta decembrina como la de San Bernardino.  Sé que nos vemos a nuestros hijos en los rostros de los jóvenes asesinados en París  Sé que después de tanta lucha, muchos estadounidenses se preguntan si nos enfrentamos a un cáncer que no tiene cura inmediata.

            Pues bien, quiero que sepan esto:  La amenaza del terrorismo es real, pero saldremos victoriosos  Destruiremos a ISIL y a toda organización que trate de hacernos daño.  Nuestra victoria no dependerá simplemente de regaños o de abandonar nuestros valores ni de darnos por vencidos ante el temor.  Eso es lo estos grupos como ISIL esperan que suceda.  En lugar de ello, saldremos victoriosos al ser fuertes e inteligentes, flexibles e implacables, y al tomar ventaja de cada aspecto del poder estadounidense. 

publicidad

 Lo haremos de esta forma:  Primero, nuestras fuerzas militares seguirán buscando a los confabuladores terroristas en todo país en los casos en los que sea necesario.  En Irak y Siria, los ataques aéreos están diezmando a los líderes de ISIL, sus potentes armas, barcos petroleros e infraestructura.  Y desde los ataques de París, nuestros aliados más cercanos, entre ellos Francia, Alemania y el Reino Unido, han acrecentado su apoyo a nuestra campaña militar, lo cual nos ayuda a acelerar nuestros esfuerzos por destruir a ISIL. 

            En segundo lugar, seguiremos entrenando y equipando a decenas de miles de fuerzas iraquíes y sirias que luchan contra ISIL en tierra enemiga para que podamos destruir sus refugios.  Estamos desplegando fuerzas de operativos especiales en ambos países, las cuales pueden acelerar esa ofensiva.  Hemos intensificado estos esfuerzos desde los ataques de París, y continuaremos invirtiendo más en estrategias que sean eficaces en terreno enemigo.

             En tercer lugar, estamos colaborando con amigos y aliados para detener las operaciones de ISIL: deshacer complots, truncar el flujo de fondos y evitar que recluten a más combatientes.  Desde los ataques de París hemos aumentado las operaciones de inteligencia al compartir información con nuestros aliados europeos.  Colaboramos con Turquía para sellar su frontera con Siria. Y cooperamos con los países con mayorías musulmanas, y con la comunidad musulmana de EE.UU., para contrarrestar la ideología sanguinaria que ISIL promueve en Internet.

publicidad

            En cuarto lugar, la comunidad internacional, junto con los líderes estadounidenses, estableció un proceso con una cronología específica para lograr un cese al fuego y tratar de entablar una resolución política a la guerra civil de Siria. Al hacer esto, el pueblo sirio y todos los demás países, incluidos nuestros aliados y también países como Rusia, podrán enfocarse en el objetivo común de destruir a ISIL; un grupo que nos amenaza a todos.

            Esta es nuestra estrategia para destruir a ISIL.  Nuestros comandantes militares y expertos en anti terrorismo la diseñaron, y la adoptan junto con otros 65 países que se unieron a la coalición dirigida por Estados Unidos.  Analizamos constantemente esta estrategia para determinar cuándo es necesario tomar más medidas para terminar el trabajo. Es por ello que di instrucciones a los Departamentos de Estados y de Seguridad Interna que revisen el programa de visas conforme al cual pudo entrar al país la mujer terrorista de San Bernardino.  Y es por ello que insto a los directores de las entidades de alta tecnología y del orden público a que encuentren la forma de hacer más difícil que los terroristas usen la tecnología para escapar de la justicia.

publicidad

            Aquí en el país tenemos que unirnos en este momento para hacer frente a este desafío.  El Congreso debe tomar varias medidas de inmediato:

            Para empezar, el Congreso debe actuar para garantizar que nadie que aparezca en la lista de personas que tienen prohibido volar pueda comprar una pistola.  ¿Qué argumento podrían dar para permitir que un sospechoso de terrorismo compre un arma semi automática?  Esto es una cuestión de seguridad nacional.

            También debemos cambiar las reglas para que sea más difícil que cualquier persona compre armas de asalto como las que usaron en San Bernardino.  Sé que hay algunos que rechazan toda medida de protección contra armas,  pero la realidad es que nuestras entidades de inteligencia y de orden público, no importa cuán eficaces sean, no pueden identificar a todo aquel que pretenda asesinar en masa, ya sea que esté motivado por ISIL o alguna otra ideología de odio.  Lo que podemos, y debemos hacer, es lograr que se les dificulte asesinar a otras personas. 

            Lo siguiente es que debemos implementar un proceso de selección más estricto para aquellos que vengan a Estados Unidos sin visa para que podamos asegurarnos si han viajado o no a zonas de guerra.  Estamos colaborando con integrantes de los dos partidos del Congreso para precisamente hacer eso.

publicidad

            Por último, si el Congreso cree, como yo lo creo, que estamos en guerra con ISIL, entonces debería votar para autorizar el uso continuo de las fuerzas militares contra estos terroristas.  Por más de un año he ordenado a nuestros militares a que inicien miles de ataques aéreos contra blancos de ISIL.  Es momento de que el Congreso vote para demostrar que el pueblo estadounidense está unido y comprometido con esta lucha.

            Mis conciudadanos, estas son medidas que podemos tomar juntos para derrotar la amenaza terrorista. Ahora permítanme externar unas palabras acerca de lo que no debemos hacer.

            No debemos dejar que nos arrastren a participar en una larga y costosa guerra en Irak o Siria.  Eso es lo que desean los grupos como ISIL. Saben que no nos pueden derrotar en el campo de batalla.  Los combatientes de ISIL formaron parte de los insurgentes que enfrentamos en Irak,  pero también saben que si ocupamos tierra extranjera, ellos podrán mantener la insurgencia por años, matar a miles de nuestras tropas, drenar nuestros recursos y usar nuestra presencia para reclutar a más gente.

            La estrategia que usamos ahora, es decir ataques aéreos, fuerzas especiales y colaboración con fuerzas locales que pelean para recobrar el control de sus propios países, promete una victoria sustentable.  Y no será necesario enviar a una nueva generación de estadounidenses al extranjero a pelear y fallecer durante una década más en tierra extranjera.

publicidad

            Esto es lo que tampoco debemos hacer:  No podemos tornarnos en contra del otro al dejar que esta lucha se defina como una guerra entre Estados Unidos y el Islam.  Eso también lo que desean los grupos como ISIL.  ISIL no representa al Islam.  Se conforma de rufianes y asesinos que son parte de un culto de muerte, y es solo una pequeña parte de más de mil millones de musulmanes de todo el mundo, incluidos los millones de musulmanes nacidos en Estados Unidos que son patriotas y rechazan su ideología llena de odio. Además, la vasta mayoría de víctimas de terrorismo de todo el mundo es de origen musulmán.  Si vamos salir victoriosos en esta lucha contra el terrorismo, debemos reclutar comunidades musulmanas para que sean nuestros aliados más comprometidos, en lugar de rechazarlos con sospechas y odio.

            Ello no significa que debamos negar el hecho de que se ha esparcido entre las comunidades musulmanas una ideología extremista.  Esto es un problema real al que se deben enfrentar los musulmanes sin excusa alguna.  Los líderes musulmanes que radican aquí y en todo el mundo deben seguir colaborando con nosotros para erradicar de manera decisiva e inequívoca la ideología que promueven grupos como ISIL y al Qaeda y deben protestar no solo contra los actos de violencia, sino también contra la interpretación del Islam que no es compatible con los valores de la tolerancia religiosa, el respecto mutuo y la dignidad humana.

publicidad

            No obstante, así como es responsabilidad de los musulmanes de todo el mundo erradicar las ideas erróneas que llevan a la radicalización, es también responsabilidad de todos los estadounidenses, de toda denominación religiosa, rechazar la discriminación.  Somos responsables de evitar que se investigue la religión de las personas que admitamos en este país.  Es nuestra responsabilidad rechazar propuestas de que los musulmanes estadounidenses sean tratados de manera diferente.  Habremos perdido en cuanto entremos a ese terreno, ya que  ese tipo de división, esa traición a nuestros valores les facilita las cosas a grupos como ISIL.  Los musulmanes nacidos en Estados Unidos son nuestros amigos y vecinos; nuestros compañeros de trabajo, nuestros héroes deportivos, y sí, son los hombres y las mujeres uniformados que están dispuestos a morir defendiendo nuestro país.  Debemos recordarlo siempre.

            Mis conciudadanos, confío en que saldremos victoriosos en esta misión porque estamos del lado de los buenos.  Este país se fundó sobre la base de la dignidad humana, la idea de que no importa quién eres ni de dónde vienes o que apariencia tengas ni que religión practiques, eres igual ante los ojos de Dios e igual ante los ojos de la ley.

publicidad

            Incluso en esta temporada de política, aun cuando debatimos adecuadamente las medidas que yo y los futuros presidentes deben tomar para proteger a nuestro país, asegurémonos de no olvidar nunca lo que nos hace distinguirnos de los demás. No olvidemos que la libertad es más poderosa que el miedo; que siempre nos recuperamos de los desafíos, ya sea guerra o crisis financiera, desastres naturales o ataques terroristas, al unirnos con un ideal en mente como una sola nación y un solo pueblo.  Siempre que nos mantengamos fieles a la tradición, no tengo duda de que Estados Unidos saldrá victorioso   

Gracias.  Que Dios los bendiga y que Dios bendiga a Estados Unidos de América.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad