publicidad
.

"Teens" hispanas embarazadas logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7...

"Teens" hispanas embarazadas

"Teens" hispanas embarazadas

"Teens" hispanas embarazadas

El 53 por ciento de las niñas hispanas que viven en Estados Unidos quedan embarazadas antes de cumplir los 20 años. Cómo evitarlo.

"Teens" hispanas embarazadas
"Teens" hispanas embarazadas

El estudio, en el que también colaboró el Consejo Nacional de La Raza (NCLR), revela que Estados Unidos tiene la tasa más alta de embarazos adolescentes entre los países desarrollados, principalmente como resultado de los casos de las jóvenes latinas."Tener un hijo antes de los veinte años y carecer de diploma escolar es el billete más directo hacia la pobreza en esta sociedad", asegura la salvadoreña Ana Sol Gutiérrez, delegada estatal de Maryland, en una conferencia de prensa en el Congreso con motivo de la presentación de los resultados del estudio.La mayoría de estos embarazos son no deseados, puesto que tener descendencia sólo es la meta más importante para un 2 por ciento de los adolescentes encuestados, mientras que más de la mitad -un 53 por ciento- prefieren concentrarse en obtener un diploma universitario.Asimismo, un 47 por ciento cree que ser padres durante la adolescencia retrasaría el momento de alcanzar sus metas personales deseadas, y, para un 34 por ciento, un embarazo impediría por completo perseguir esas metas.La investigación mostró que un 72 por ciento de los adolescentes latinos con experiencia sexual confesó que preferiría haber esperado más tiempo para perder la virginidad, y un 76 por ciento opinó que es importante estar casados antes de tener un hijo.El contraste entre esas afirmaciones y la alta tasa de embarazos entre adolescentes registrada responde, según los autores del estudio, a la falta de información de los jóvenes sobre los métodos anticonceptivos, y a una deficiente educación sexual por parte de sus padres.De hecho, un 49 por ciento de los adolescentes hispanos cita a sus padres como los que más influyen en sus decisiones sexuales, frente al 14 por ciento que señaló a sus amigos, o la minoría que citó a otros miembros de la familia, líderes religiosos, profesores y medios de comunicación.Para Gutiérrez, la clave está en que el sexo es aún un tema tabú en muchas familias hispanas. Así, tres cuartos de los latinos encuestados aseguran haber hablado del tema con sus padres, pero sólo la mitad recuerdan haber mantenido una charla sobre métodos anticonceptivos.El miedo a que los padres descubran que han practicado sexo es, en un 21 por ciento de los casos, la razón por la que los adolescentes no utilizan métodos de control, muy por encima del desconocimiento sobre su uso o la incomodidad que puedan provocarles, algo que, por cierto, también los pone en riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS). De hecho, 1 de cada 4 adolescentes de EU se contagian una ETS.Para un 74 por ciento de los encuestados, asimismo, el mensaje que los padres envían a sus hijos acerca del sexo es muy diferente del que dirigen a sus hijas.

Sé abierto. Los jóvenes aprecian la sinceridad de sus padres y quieren saber de sus propias experiencias acerca de las relaciones de noviazgo.Sé el experto. Ser experto en la vida de tus hijos significa hablar con ellos y escuchar su punto de vista. Tome el tiempo para escuchar y responder.Sé accesible. Aunque los padres estén muy ocupados, es importante estar accesible para tus hijos cuando tienen que hablar contigo.Sé confiado. Los hijos quieren que sus padres les tengan confianza y que les muestren que les quieren, pase lo que pase.Mantén la tranquilidad. Los adolescentes dicen que mantenerse tranquilo es algo que los padres pueden hacer para mejorar las conversaciones sobre asuntos delicados como el sexo.Haz preguntas abiertas. Pregúntales a tus hijos lo que ellos piensan, haciendo preguntas abiertas (las que no se pueden contestar con un mero "sí" o "no").Escucha a tus hijos. Deja que tus hijos hablen sin interrupción. No interrumpas ni termine sus oraciones.Colócate en el lugar de tus hijos. Haz un esfuerzo para ponerte en el lugar de tus hijos y pensar en las cosas desde su perspectiva.Apela a metas comunes. Pon el énfasis en las metas comunes y diles a tus hijos que quieres todo lo mejor para ellos. Sé compasivo.Demuestra tu interés. Asegúrate de que tus hijos sienten que estás prestándoles toda tu atención. Mantén contacto visual con tus adolescentes cuando hables.Fuente: La Comunicación entre Padre y Adolescente sobre el Sexo en las Familias Latinas: Una Guía para Proveedores de Servicios, 2008. Por Vincent Guilamo-Ramos, PhD, LCSW y Alida Bouris, MSW, Columbia University School of Social Work.

publicidad

Los programas que promueven la abstinencia sexual y el auge de los votos de virginidad también tienen, según los expertos, parte de responsabilidad en el problema.De acuerdo con la delegada Ana Sol Gutiérrez, estos programas se centran en la abstinencia

como única solución y descuidan la información sobre métodos

anticonceptivos.Incluso, los programas que promueven la virginidad hasta el matrimonio han sido ampliamente criticados por diversos sectores ya que no sólo no cumplen con su objetivo sino que agravan la situación.Para comprobarlo, los resultados de un estudio publicado en el "British Medical Journal", según el cual las políticas para promover la abstinencia sexual entre los jóvenes no reducen el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual ni evitar embarazos no deseados.Los votos de castidad son tan poco efectivos que otro estudio efectuado por los doctores Peter Bearman y Hannah Bruckner ("Promising the Future: Virginity Pledges and the Transition to First Intercourse", publicado en el American Journal of Sociology), descubrió que los jóvenes que habían hecho votos de virginidad eran un 30 por ciento menos propensos a usar métodos anticonceptivos cuando tenían su primera relación sexual, comparados con los teens que no habían hecho ninguna promesa.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
La pequeña activista le pidió a los asistentes de la Marcha de las Mujeres que sigan haciendo una cadena de amor para proteger a sus familias.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad