publicidad
Barack Obama es el objeto de un nuevo documental crítico de su gobierno.

Un nuevo traje tecnológico para políticos

Un nuevo traje tecnológico para políticos

La empresa española Adur y el centro tecnológico Tekniker-IK4 han desarrollado un "traje inteligente" que permite a los políticos entrenar y corregir sus movimientos para lograr mayor influencia en la audiencia.

Barack Obama es el objeto de un nuevo documental crítico de su gobierno.
Barack Obama es el objeto de un nuevo documental crítico de su gobierno.

La empresa española Adur y el centro tecnológico Tekniker-IK4 han desarrollado un "traje inteligente" que permite a los políticos entrenar y corregir sus movimientos para lograr mayor influencia en la audiencia.

El director de Adur, Alejandro Lasa, y el responsable de la Unidad de Sistemas Autónomos Inteligentes de Tekniker-IK4 (centro radicado en el País Vasco), Iñaki Maurtua, presentaron el viernes en una rueda de prensa en Bilbao (norte de España) este traje, en el que se han invertido dos años de investigación y 300.000 euros (426.000 dólares).

El traje es una malla de licra con diecisiete sensores inalámbricos que recogen información sobre el movimiento de la persona y envían los datos a un monitor, donde un avatar reproduce de manera instantánea el movimiento e indica qué ademanes son los que restan eficacia al gesto motriz.

publicidad

Con ese "diagnóstico" la persona identifica los gestos y movimientos a corregir y, mediante un entrenamiento de dieciséis horas durante tres meses, puede conseguir un gesto motriz adecuado "para influir en la audiencia".

Además, no será un gesto "de pasarela", sino el suyo propio, según dijo Lasa.

Recalcó que con un gesto motriz eficaz -un concepto que tiene en cuenta la biomecánica, la neurofisiología del movimiento y la postura corporal-, un líder político, "sea de la ideología que sea, puede transmitir su influencia con un 50 por ciento más de fortaleza".

"La comunicación empieza en el gesto motriz, no en las palabras. El mensaje queda empapado en el gesto", expuso Lasa, y añadió que ese "movimiento corporal global" es "automático, se adquiere a lo largo de los años", aunque se puede transformar "con entrenamiento técnico".

Ese entrenamiento es ahora posible gracias a este traje "inteligente" que ayudará a los líderes políticos, del mundo económico y de la comunicación a corregir los movimientos y gestos corporales para que éstos acompañen el significado de las palabras.

Lasa advirtió de que "un líder que no tiene un entrenamiento técnico de su gesto motriz tiene un tanto por ciento de ineficacia en el que pierde el poder de influencia en la audiencia".

publicidad

"El líder con un gesto motriz eficaz tiene un gancho, más allá del argumentario", proclamó el director de Adur.

Como ejemplo, señaló que a "muchísimos" políticos españoles les conviene trabajar su gesto motriz.

"No son creíbles, porque entre lo que dicen, lo que expresan y su gesto motriz no hay congruencia", expuso.

Además, destacó, la mayoría de ellos centran su comunicación gestual en la cabeza y se olvidan de si caminan con la misma gacha o muy erguida, los hombros encogidos, el pecho demasiado henchido o si sus pasos parecen dubitativos.

Todos estos factores, señaló, influyen en la percepción que el ciudadano tiene del político en cuestión y en la influencia de su mensaje.

Lasa reconoció que el gesto motriz perfecto no existe, pero citó al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, como el político que más se aproxima a lograrlo.

Otra ventaja que los políticos obtendrán si alcanzan un gesto motriz eficiente es un menor gasto de energía, ya que el cuerpo fluye con más naturalidad, y un menor número de sobrecargas musculares.

Por su parte, Maurtua destacó que ésta es la primera ocasión en que este tipo de tecnología se aplica a la eficacia de la comunicación de líderes políticos y empresariales, aunque los trajes con sensores ya se utilizan en la animación cinematográfica y también en el entrenamiento de deportistas.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad