publicidad

Un hombre de Michigan irá a la cárcel por leer 'email' de su esposa

Un hombre de Michigan irá a la cárcel por leer 'email' de su esposa

Un hombre de Michigan podría ir a la cárcel acusado de ser un hacker, todo por leer el correo de su esposa.

Un hombre de Michigan irá a la cárcel por leer 'email' de su esposa 7571...

Prohibido leer

¿Cuánto sabes sobre tu pareja? Eso que leíste accidentalmente cuando dejó su computadora abierta en Gmail...quizás hasta te sabes su contraseña y te gusta leer sus correos. Mejor no lo hagas, podrías terminar en la cárcel.

¿Lees los correos de tu pareja? Vota aquí

Una encuesta reciente de la Universidad de Oxford encontró que al menos 20% de las parejas revisa los correos su media naranja. Un 13% llegan a revisar la historia de navegación para saber qué páginas han visitado.

Aunque legalmente no hay sanción por el simple hecho de leer los correos ajenos, acceder a computadoras ajenas sí es sancionado, y pronto se podría sentar un precedente.

Resulta que fiscales de Michigan han decidido presentar cargos contra un hombre por entrar en la computadora de su esposa y leer sus correos electrónicos. En concreto, según el Detroit Free Press, Leon Walter de 33 años de edad, es acusado de usar la contraseña de Gmail de su mujer para leer sus mensajes.

publicidad

Se da la circunstancia, según el diario, de que habiendo visto la contraseña de un libro que su esposa tenía junto a su laptop, Walker se enteró de que estaba teniendo una aventura con su marido anterior.

Walker afirma que él compró la computadora portátil para su esposa y que también la usaba regularmente. Además, le dijo a la prensa que, tras haber descubierto el amorío, se había preocupado por el hijo del primer matrimonio de su esposa (Leon Walker es el tercer marido).

El segundo marido de Clara fue detenido por golpear al niño. Así, Leon Walker pensó que era correcto que el padre viera los correos que delataban el amorío.

Sin embargo, la fiscal del condado de Oakland, Jessica Cooper, cree que Leon Walker es simplemente un ladrón. "El tipo es un hacker. Los correos tenían contraseña, pero usó sus habilidades maravillosas para acceder a ellos," dijo.

Marco legal

La fiscal se apoyó en una ley de Michigan que cubre el robo de identidad y la propiedad intelectual. Si es declarado culpable, Leon Walker podría ser condenado hasta con cinco años de prisión.

La fiscal acusará entonces al hombre de robo de identidad, el cual sí está previsto y penado por la ley, pues el simple hecho de leer los correos de otra persona no tiene castigo todavía.

Lo que actualmente se puede perseguir o castigar es el hecho de violar la privacidad de otra persona, prevista en el Acta de Privacidad de la Ley Federal de Comunicaciones.

publicidad

"Es como encontrarse la llave de una casa en la calle," comentó un experto en la página www.isitlegalto.com. "Eso no es un delito; usarla para meterse en la casa, eso sí se castiga."

Jefes que observan

Los jefes o compañías en ocasiones cuentan con claúsulas en los contratos de trabajo que los autorizan a leer el correo de sus empleados, especialmente si existe alguna razón de peso para hacerlo, como buscar amenazas, comentarios denigrantes o racistas, o revelación de información confidencial.

En varios casos, las cortes de Estados Unidos han respaldado a los patrones que han leído correos de empleados, a pesar de quejas o demandas de éstos.

Si alguna vez has descubierto que tu pareja leyó tus correos, estarás familiarizado con la sensación de tener el alma expuesta a la vista del público. También sabrás sin duda de la forma en que la persona lectora siempre malinterpreta lo que encuentra.

Sin embargo, tal vez nunca has llegado a pensar en llevar a tu pareja a la corte. En caso de que la fiscal tenga éxito, ya podemos ver la cantidad de demandas que echarán a volar por este motivo.

En el pasado, las esposas descubrían extraños números de teléfono en los bolsillos de sus maridos. Los esposos podían revolver en un cajón de ropa interior y encontrar cartas escritas a sus esposas por una mano extraña.

publicidad

Se enojaban, se divorciaban, pero nadie parecía pensar que se había cometido un delito. Sin embargo, ahora que nuestras vidas están siendo registradas en Internet, nuestra privacidad en las cuentas de correo puede ser más valiosa de lo que nunca ha sido.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad