publicidad
Second Life

Second Life, la otra dimensión

Second Life, la otra dimensión

El mundo virtual de Second Life está alcanzando niveles inimaginables, donde uno puede bailar, comprar ropa y hasta estudiar.

Second Life
Second Life

No hay normas a seguir

El mundo virtual de Second Life está alcanzando niveles inimaginables. En este nuevo espacio cibernético en tres dimensiones, uno puede bailar, comprarse prendas de ropa únicas, construirse una casa y hasta hacer sexo. Además, Second Life ya puede utilizase como "herramienta de formación".

Second Life es un nuevo espacio virtual en 3D, propiciado por la empresa estadounidense Linden Lab en 1999, aunque no se abrió al público hasta 2003, donde cada uno puede ser quien siempre ha deseado ser y hacer lo que más le apetezca.

En Second Life no hay normas ni ninguna autoridad que regule la vida social de los más de 8 millones de "residentes" o "habitantes" de este mundo, según datos de la empresa fundadora.

publicidad

Este nuevo espacio virtual presenta muchas posibilidades: Se puede desde establecer una conversación con una persona real a través de su " avatar" o personaje virtual, hasta comprarse un terreno para construir una casa, salir a cenar o a bailar para conocer nuevos avatares o sobrevolar las distintas islas que componen Second Life.

La Universidad de Barcelona (España) ofrecerá unas clases virtuales para aprender conceptos básicos de nuevos modelos de relación interpersonal, de trabajo en colaboración dentro del entorno.

Una muestra más de que Second Life es mucho más que un simple entretenimiento en la red.

Nuevos espacios de formación

Las universidades han sabido adaptar las facilidades de esta herramienta de las nuevas tecnologías a la docencia. Así, la Universidad de Barcelona (UB) presenta unos cursos a través del mundo virtual de Second Life.

Mediante su Instituto de Formación Continua (IL3) pretenden utilizar el espacio en 3D como "herramienta de formación", con un programa que ha sido bautizado como " Second Life y nuevas tendencias en aprendizaje".

De esta forma, los alumnos de la UB podrán asistir a clases virtuales, observar simulaciones de situaciones con riesgo para el ser humano, o visualizar conceptos complejos mediante simulaciones en 3D, además de "conocer y explorar las posibilidades y funcionamiento del nuevo entorno".

publicidad

Un epicentro para aprender

Las clases se impartirán en la sede que ha inaugurado IL3, que cuenta con una superficie de más de mil metros cuadrados, dentro de la isla de la firma española Novaterra.

Otras universidades han sido pioneras en poner un pie en el nuevo mundo. Unas 20, entre las que se encuentra la de Harvard, en Estados Unidos, y la Universidad de Navarra en España, ya están estudiando cómo enseñar virtualmente.

Precisamente esta última ha sido la primera institución hispanoamericana de estas características que ha construido su sede dentro.

De la mano de una estudiante de Ingeniería de Telecomunicación, Elisa García Anzano, que eligió como proyecto fin de carrera la construcción de Universidad SL, se ha desarrollado una iniciativa para acercar la universidad a los espacios virtuales.

Quién sabe si en el futuro las clases se impartirán sólo a través de este medio.

Para hacerse rico en Second Life sólo hace falta un poco de imaginación y creatividad para ofrecer a los avatares un servicio que cubra sus necesidades o expectativas.

Anshe Chung, una profesora de idiomas de origen chino pero que vive en Alemania, lo consiguió. Creó un negocio de venta de inmuebles en el mundo virtual.

Ella se dedica a comprar el terreno a la empresa Linden Lab y a partir de aquí diseña y edifica las casas. Luego las vende a precios distintos que van desde los 100 euros, aproximadamente, hasta los 300, según los metros cuadrados.

publicidad

En realidad, son mansiones lo que Chung idea, que oscilan entre los 4 mil y los 20 mil metros cuadrados.

Pero esta mujer no ha sido la única que ha hecho el agosto en Second Life. Las grandes empresas ya han entrado en el nuevo mundo virtual. Ya son muchas las empresas e instituciones que han querido ser presentes en este gran ciberespacio.

Un auge de negocios virtuales

Las informáticas IBM, Dell, la automovilística Toyota, la marca deportiva Adidas o la agencia de noticias Reuters, ya han construido sus sedes en las grandes islas de Second Life.

Y es que las compañías no quieren desaprovechar la oportunidad de acceder a millones de personas que les brinda Linden Lab.

Además de este tipo de negocios, también se puede practicar el cibersexo de pago en burdeles diseñados, o comprar prendas lujosas para vestir a los avatares, entre muchas otras cosas más.

Políticos y famosos se apuntan

Los partidos y sus representantes ya están empezando a diseñar sus sedes y sus correspondientes avatares. El mundo de Second Life evoluciona rápidamente y los políticos no quieren dejar pasar la oportunidad de existir en este nuevo mundo virtual.

El recién nombrado presidente de la República Francesa, Nicolás Sarkozy o su opositora del partido socialista francés, Ségolène Royal ya han utilizado Second Life como plataforma de interacción con el electorado.

Tampoco los famosos quieren desaprovechar esta oportunidad. Sin ir más lejos, el actor norteamericano Bruce Willis presentó este mes, en su isla promocional, su nueva película " Jungla de Cristal 4", rodeado de una treintena de fans que no quisieron perderse la ocasión para interactuar con el mismo Willis a través de su avatar.

publicidad

En definitiva, Second Life proporciona un sinfín de posibilidades que la persona que se esconde detrás del avatar nunca habría podido imaginar.

En este mundo ficticio tridimensional cada uno puede ser lo que siempre había deseado y todo lo que había soñado puede hacerse realidad.

La ambición forma parte del desarrollo personal y corporativo en Second Life y constituye el secreto para el triunfo virtual.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad