publicidad
Con la llegada del Fiat 500 a EU, no podía faltar una versión modificada en el SEMA.

Recarga tus electrónicos con la energía de tu ropa que genera electricidad.

Recarga tus electrónicos con la energía de tu ropa que genera electricidad.

Las nuevas prendas de vestir con telas que generan electricidad es la forma de cargar tus aparatos electrónicos.

Con la llegada del Fiat 500 a EU, no podía faltar una versión modificada...
Con la llegada del Fiat 500 a EU, no podía faltar una versión modificada en el SEMA.

Energía textil

Con la incorporación de paneles solares, hilos nanoconductores o fibras fotovoltaicas entre las costuras de las prendas de vestir y complementos, podríamos contar con electricidad para encender cualquier dispositivo electrónico portátil desde cualquier lugar. He aquí el comienzo de la era de la tecnología textil.

Todos sabemos que los dispositivos móviles y equipos eléctricos se han convertido en una parte esencial en nuestras vidas diarias, pero el enigma radica en cómo hacer para mantenerlos siempre con carga suficiente sin depender de una toma de corriente.

Ante este inconveniente, varios especialistas e investigadores en tecnología textil se han abocado a la tarea de estudiar la posibilidad de incorporar algunos elementos nanotecnológicos, entre las costuras y pliegues de la ropa y complementos, que sean capaces de capturar la luz o el movimiento y transformarlo en electricidad para luego almacenarla en baterías livianas.

publicidad

La energía eléctrica almacenada servirá para alimentar los distintos dispositivos de uso diario. A través de los conectores ubicados en varios puntos de las prendas de vestir o complementos, los aparatos podrán cargarse sin inconveniente alguno. 

Paneles solares

Algunas empresas, como el fabricante neoyorquino de artículos solares Voltaic Systems, han apostado por insertar paneles y células solares en el exterior de artículos, entre ellos mochilas, bolsos o maletines.

"Los paneles solares generan electricidad a partir de la luz solar. Esta energía puede usarse para cargar, ya sea teléfonos celulares y otros dispositivos directamente, o la batería interna del bolso. Esta batería almacena la energía con la finalidad de cargar dispositivos en cualquier momento", detalla a EFE Jeff Crystal, director de operaciones de Voltaic Systems.  

Sin embargo, el especialista nos comenta que la luz interior no es tan efectiva como la luz exterior, ya que el tiempo en que tardarían los equipos en cargarse con luz artificial sería casi absurdo en la mayoría de los casos.

De hecho, a través de un cargador solar de cuatro vatios, manufacturado por esta compañía estadounidense, se podría dar carga completa a un teléfono inteligente moderno con tan sólo cuatro horas y media de exposición directa al sol. "Incluso cinco minutos de luz permitiría hacer una llamada con un celular sin carga; y una hora de exposición ofrecería hasta tres horas de conversación", precisa Crystal.

publicidad

Los paneles solares, de por sí, no son materiales flexibles, pero sí lavables y resistentes. Para permitir una mayor flexión, las mochilas y maletines solares están compuestos por paneles múltiples.

Cabe resaltar también que los paneles solares flexibles suelen ser menos eficientes; de allí que, para producir la misma cantidad de energía, se necesitaría el doble del área de paneles solares.

Materiales fotovoltáicos

Por otra parte, está Konarka Technologies, que ha sido la empresa pionera en el desarrollo y comercialización de un material orgánico fotovoltaico conocido como "Power Plastic", que convierte la luz en energía eléctrica. Esta compañía también estudia el desarrollo de una fibra fotovoltaica que persiga los mismos propósitos.

Sin embargo, los paneles o células solares no son los únicos instrumentos que sirven para almacenar energía eléctrica en piezas de ropa y complementos, también la tecnología piezoeléctrica muestra un futuro muy promisirio en el campo textil.

"Estos dispositivos piezoeléctricos se basan en un conjunto de nanoconductores de óxido de zinc alineados verticalmente que producen pequeñas cargas eléctricas cuando se deforman con el movimiento de la prenda", nos precisa Juan P. Hinestroza, catedrático de la Universidad de Cornell (Nueva York) y director del Laboratorio de Nanotecnología Textil.

publicidad

Por otra parte, el experto nos precisa que "la tecnología termoeléctrica es una alternativa factible también, aunque en este momento su eficacia no es tan notable como la del mecanismo solar o piezoeléctrico".

El estudio de la tecnología textil sigue avanzando para construir materiales lavables,  flexibles y livianos. Actualmente, existen células solares insertadas en aplicaciones marinas que han demostrado ser resistentes al agua y amoldables.

"El siguiente paso será incorporar células solares construidas con fibras; varios equipos de investigación, incluyendo el de Cornell, están trabajando para alcanzar este objetivo", precisa Hinestroza.

En cuanto a la fabricación de las baterías, el catedrático está considerando también "alternativas interesantes como condensadores electroquímicos o electroestáticos, los cuales ofrecen una mayor capacidad energética y una recarga más rápida, pero esto es aún un área activa de investigación".

Como si esto no fuera suficiente, el grupo de investigación de Cornell está también desarrollando un hilo conductor de algodón que puede ser usado tanto como instrumento de costura como conductores eléctricos.

Tecnología textil, ¿una moda?

El aspecto crucial de la confección de textiles eléctricos radica en combinar los diseños y texturas de las telas con los dispositivos solares, nanoconductores o materiales fotovoltaicos.

publicidad

Mientras algunos especialistas estudian la posibilidad de hacer paneles solares que contengan materiales fotovoltaicos teñidos, otros apuestan por que la impresión y el acabado de textiles permita combinar el tamaño y posición de las células solares con diseños y patrones textiles específicos.

Al preguntarle al director del Laboratorio sobre cómo hacer de estos atuendos eléctricos una tendencia de moda, nos comenta que "la incorporación de prendas alimentadas por energía solar definitivamente agregará un nuevo grado de libertad a los estilos de vestir".

No se puede dejar a un lado el hecho de que los equipos electrónicos, como teléfonos móviles, PDA, reproductores de música, relojes y GPS, nos acompañan diariamente gracias a su comodidad y utilidad.

"De la misma forma como hemos cambiado nuestra percepción de los estilos con la introducción de estos dispositivos en nuestro vestuario, ocurrirá un tendencia similar con la incorporación de materiales capturadores de energía en nuestra vestimenta", señala Hinestroza.

Como prueba de esto, el experto nos señala el diseño y confección de un vestido por parte de su estudiante Abbey Liebman. La prenda está confeccionada con células solares, y sus distintos conectores permiten cargar un iPhone.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad