publicidad

Nadia es una cámara fotógrafica inventada en australia, y que puede medir la belleza.

Nadia es una cámara fotógrafica inventada en australia, y que puede medir la belleza.

Nadia es una cámara fotógrafica inventada en australia, y que puede medir la belleza en tus fotografías al instante.

Nadia es una cámara fotógrafica inventada en australia, y que puede medi...

Cámara inteligente

Imagina que tu cámara de fotos te dice qué porcentaje estético tiene la instantánea que has tomado. Es  'la cámara inteligente'. Hay quien dice que es un avance en tecnología  e inteligencia artificial. Otros, sin embargo, lo ven como algo terrorífico porque, ¿realmente una máquina puede medir la belleza?

Este nuevo invento se denomina "Nadia" y es una cámara de fotos muy particular. Un proyecto todavía en vías de desarrollo realizado por el artista y diseñador de origen australiano Andrew Kupresanin.

Primero presionarás un botón para fijar tu fotografía, no podrás verla al instante, pues será  enviada a un ordenador que, conectado a una web, analizará la toma realizada.

publicidad

El segundo paso será esperar una respuesta. Momentos después recibirás en la parte trasera de la cámara una señal con el porcentaje de belleza de tu disparo. El tercer y último paso será descubrir si, detrás de esa toma, se esconde o no un gran fotógrafo.

Nadia se sirve de la tecnología 'acquine', un portal que utiliza una sencilla interfaz que desde 2009 se encarga de calificar automáticamente las imágenes que se suben allí.

La cámara inteligente actúa con un dispositivo móvil Nokia N73 conectado vía 'bluetooh' a un ordenador Macintosh que a su vez está conectado al portal 'acquine'. Según refiere  Kupresanin a EFE, este sistema compara una imagen subida a un conjunto de datos de usuarios valorados de 'photo.net'. Los parámetros utilizados en 'acquine' se basan en los grandes principios del diseño tales como el color, la textura, el encuadre o la exposición.

Por muy imposible que parezca, se trata de un algoritmo encargado de delimitar la belleza de una toma.

Objeto conceptual

Esta cámara inteligente aún no es una realidad. Lo que si es cierto es que Nadia es sólo el principio de lo que puede venir. Visto lo visto, el interrogante que se plantea es: ¿en un futuro existirán dispositivos que tengan la capacidad de pensar estéticamente por sí solos?.

Andrew Kupresanin está seguro de que sí y esto le genera una duda "¿cómo interferirá este avance en definir un canon de belleza, en moldear  nuestros gustos y sobre todo, hasta qué punto se modificarán nuestros propios procesos creativos?" Las respuestas, dice, "están en el aire".

publicidad

El prototipo de esta curiosa cámara inteligente se ha llevado a cabo en la Klasse Digitale de la Universidad de las Artes de Berlín, en Alemania. La iniciativa está a cargo de  Joachim Sauter y Angesleva Jussi.

Andrew Kupresanin insiste en el hecho de que "este nuevo juguete más que estar destinado a un uso comercial pretende producir una reacción en la gente". En palabras del diseñador "es un objeto conceptual para generar debate".

Este ingenioso artista abre un interrogante y lanza a la opinión pública algo que para él es de vital importancia: "¿cómo encajar todos estos avances en nuestra cultura?".

Desde el punto de vista de Kupresanin, "es necesaria una reflexión conjunta antes de arrojar todas estas máquinas al mercado". "La inteligencia artificial es algo inevitable, los seres humanos somos demasiado curiosos para que no se convierta en una realidad", comenta.

"Dentro de la cultura pop y la sociedad de la inteligencia artificial es un tema que se aborda con esperanza, miedo, cinismo, curiosidad y cautela", aclara el diseñador.

Inteligencia artificial

Que las máquinas piensen por sí solas no es un tema de ahora. Un  repaso de la historia de la inteligencia artificial define a ésta como la rama de las ciencias de la computación destinada al desarrollo de agentes racionales no vivos.

Los sistemas de inteligencia artificial son parte del día a día en campos como la economía, la medicina o la ingeniería. En esta línea ya existen sistemas inteligentes capaces de tomar decisiones "acertadas".

publicidad

La mayoría de las investigaciones en el ámbito de la inteligencia artificial se centran en los aspectos racionales, aunque ya hay muchos que consideran seriamente incorporar componentes "emotivos" a fin de aumentar la eficiencia de estos sistemas inteligentes.

Respecto a este tema el fotoreportero uruguayo Bernardo Paz, en una entrevista concedida a EFE-Reportajes comenta: "todos sabemos que los ordenadores no piensan, no toman decisiones, carecen de sentimientos por más que el cine, la ciencia ficción o los astutos directores de marketing quieran hacernos pensar así". "Un programa informático solo es capaz de hacer lo que se le ha determinado que haga".

Un tema filosófico

La subjetividad en el arte de fotografiar fue acuñada por el fotógrafo alemán Otto Steinert quien en la década de los sesenta sentó los fundamentos teóricos que sirvieron para explicar las diversas maneras de hacer de la fotografía moderna.

La fotografía es, entre otras muchas cosas, un testimonio del paso del tiempo y lleva consigo un componente demasiado emotivo como para poder establecer unos parámetros objetivos y comunes. "La fotografía es antes que nada una manera de mirar. No es la mirada misma" dijo Susan Sontag, novelista y ensayista estadounidense.

Cuando se realiza una fotografía, ésta  permanece y cuando se vuelve a mirar mucho tiempo después ¿qué se siente? Como dijo Sontag "la fotografía tiene mucho que ver con la nostalgia".

publicidad

Que una cámara de fotos nos pueda decir si nuestra instantánea es más o menos "correcta" en lo que se refiere a los formalismos técnicos es un avance pero, ¿hasta qué punto podrá valorar esta máquina las emociones de cada uno?  Bernardo Paz  añade un comentario clave para entender esta postura: "El hecho de que podamos escribir con corrección no significa que nuestra descripción se vaya a convertir en una obra de arte".

Ante este complejo entramado de opiniones, el fotoreportero lanza al aire una cuestión  vital: "¿Tiene que ser bella una fotografía para ser buena?".

Como dice Andrew Kupresanin, las respuestas están por llegar, "cada uno deberíamos preguntarnos hasta qué punto esto puede ser una ventaja o una desventaja". "Estas son realmente las cuestiones que Nadia está pidiendo. Espero que la gente pruebe 'acquine' y saque sus propias conclusiones", concluye el diseñador.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad