publicidad

La Hermana Internet, una monja española, fue expulsada de su orden por usar Facebook.

La Hermana Internet, una monja española, fue expulsada de su orden por usar Facebook.

La Hermana Internet, una monja española, fue expulsada de su orden dominicana por usar mucho Facebook.

La Hermana Internet, una monja española, fue expulsada de su orden por u...

Se volvió famosa

María Jesús Galán es concida como la Hermana Internet pero hasta hace poco era tan solo una monja de Toledo, en España, con una gran afición a la tecnología, misma que le costó ser expulsada de la congregación por desacuerdos sobre sus actividades en línea.

El diario inglés The Telegraph reportó que la monja de 54 años tenía 600 amigos en Facebook cuando fue expulsada de la orden por abusar de la tecnología en la vida cotidiana de recogimiento y meditación.

La orden del convento Santo Domingo del Real promueve el escaso contacto de las monjas con el mundo exterior, aunque fuera por computadora. La hermana habría comprado el aparato hace 10 años para ayudar con las tareas del convento.

publicidad

La hermana, que tenía 35 años como monja, comentó al diario inglés que usaban la computadora para hacer pagos y evitar salir a la ciudad.

Las capacidades tecnológicas de la hermana rápidamente la colocaron al frente de la pantalla por largos ratos, subiendo a Internet los archivos antiguos del convento para todo el mundo, además de tener su cuenta de Facebook.

En 2008, ganó un premio del gobierno local por su trabajo de escaneo minucioso de las páginas de los textos en la biblioteca del convento. El premio la volvió famosa, lo que no gustó a la orden de novicias, quienes comenzaron a hacerle la vida imposible.

La hermana María ahora vive en casa de su mamá, y disfruta de su nueva libertad, pues dijo al periódico que le gustaría visitar Londres y Nueva York, lo que antes hubiera sido imposible de hacer.

Ahora la "Hermana Internet" tiene más de 8 mil seguidores en su página de Facebook quienes además de felicitarla por su libertad, también dejan mensajes presionando a la hermandad para que la reintegre al convento.

No es la primera vez que Internet ha causado problemas a las autoridades religiosas en Toledo. El año pasado un sacerdote de 27 años adicto al sexo y la pornografía usó la Red para anunciarse a sí mismo como prostituto.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad