publicidad
.

El creador del Flappy Bird regresa con otro videojuego frustrante logo-n...

El creador de Flappy Birds está de regrezo con otro juego igual de frustrante.

El creador del Flappy Bird regresa con otro videojuego frustrante

El creador del Flappy Bird regresa con otro videojuego frustrante

Dong Nguyen volvió con otro juego, Swing Copters, con la misma estética y una dinámica igualmente sencilla.

El creador de Flappy Birds está de regrezo con otro juego igual de frust...
El creador de Flappy Birds está de regrezo con otro juego igual de frustrante.

Dong Nguyen se hizo famoso con Flappy Bird, el sencillísimo juego que se puso de moda, le hizo ganar muchísimo dinero, y desapareció de las tiendas cuando su creador se declaró apabullado por la popularidad (o implementó una impecable estrategia de marketing).

Ahora volvió con otro juego, Swing Copters (gratis para Android o iOS), con la misma estética y una dinámica igualmente sencilla, comprensible para cualquiera que haya jugado un arcade.

Hay que llevar el personaje hacia el cielo, evitando los movimientos pendulares de una suerte de martillos que aparecen en pantalla, tocando la pantalla para que el personaje del juego cambie de dirección.

Como en el Flappy Bird, no hay perdón para el error, y controlar el helicóptero es dificilísimo: en las redes sociales, los usuarios celebran el haber logrado uno o dos puntos.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
publicidad