publicidad
Los científicos están convencidos de estar más cerca que nunca de descubrir esta partícula escurridiza.

Científicos europeos podrían confirmar la existencia de la 'partícula de Dios'

Científicos europeos podrían confirmar la existencia de la 'partícula de Dios'

Tras décadas de búsqueda, científicos europeos podrían confirmar la existencia del bosón de Higgs, pieza vital del rompecabezas de partículas elementales.

Los científicos están convencidos de estar más cerca que nunca de descub...
Los científicos están convencidos de estar más cerca que nunca de descubrir esta partícula escurridiza.

La partícula explicaría el origen del universo

Tras varias décadas de búsqueda sin tregua, los científicos de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) podrían confirmar el miércoles la existencia del bosón de Higgs, la pieza que falta en el rompecabezas de las partículas elementales.

¿Crees que se trate de un nuevo descubrimiento en el mundo científico? Opina en el Foro.

Los investigadores no pueden o no quieren decir nada antes del seminario previsto el miércoles en la sede del CERN en Ginebra, pero todos están convencidos de estar más cerca que nunca de descubrir esta partícula escurridiza.

"Ya tenemos más del doble de los datos que teníamos el año pasado y eso debería ser suficiente para ver si las tendencias que observábamos en 2011 siguen ahí o han desaparecido", explicaba recientemente el director de investigación del CERN, Sergio Bertolucci.

publicidad

Podría tratarse de una nueva partícula

Queda por determinar sin embargo si estas pruebas serán suficientes para anunciar el miércoles oficialmente que esta hipotética partícula ha sido descubierta y si se trata efectivamente del bosón de Higgs y no de una partícula nueva, lo que abriría la vía a nuevas teorías.

En 1964, el británico Peter Higgs y sus colegas dedujeron la existencia de la partícula, considerada como la que brinda su masa a todas las demás dentro del "modelo estándar", la teoría de la estructura fundamental de la materia que describe todas las partículas y fuerzas del universo.

"Es algo así como ver una cara familiar de lejos", explica el director general del CERN, Rolf Heuer. "A veces es necesario mirarla dos veces para asegurarte de que se trata efectivamente de tu mejor amigo, o en todo caso del gemelo de tu mejor amigo", explica.

El Gran Colisionador de Hadrones jugó un papel clave

Tras el cierre del Tevatron estadounidense, el año pasado, todo está ahora en manos del Gran Colisionador de Hadrones (LHC), el acelerador de partículas más grande del mundo situado en Ginebra.

En este túnel de 27 kilómetros de circunferencia, instalado a 100 metros bajo tierra de la sede del CERN, los físicos provocan el choque de miles de millones de protones con la esperanza de encontrar el rastro del bosón entre los restos (cascadas de partículas), con la ayuda de todo tipo de detectores. Sólo en 2011 se registraron 400 billones de colisiones en el LHC, que intenta reproducir las condiciones que existieron una fracción de segundo después del Big Bang.

publicidad

El pasado mes de diciembre el misterio sobre el bosón de Higgs se redujo sensiblemente cuando los dos experimentos independientes que se están llevando a cabo en el LHC (llamados ATLAS y CMS) limitaron una región situada entre 124 y 126 giga-electrón voltios (1 GeV equivale a la masa de un protón).

Científicos obtuvieron tres veces más datos que en 2011

Hasta ahora el principal obstáculo era el margen de error de los dos experimentos, todavía demasiado grande a pesar del gran número de datos acumulados, y que obligaba a los científicos a hablar de "indicaciones" y no de "descubrimiento" del bosón.

Tras un parón en invierno, el LHC, el mayor acelerador de partículas del mundo, volvió a ponerse en marcha en abril de 2012 y estuvo funcionando a pleno rendimiento hasta el 18 de junio con una energía todavía superior a la del año pasado, generando en tres meses más datos que en todo 2011.

Pero al mismo tiempo el "ruido de fondo" que dificulta la detección de las partículas aumentó en las mismas proporciones y necesita análisis todavía más precisos para interpretar las señales, aislar los fenómenos más interesantes y reencontrar la pista del bosón de Higgs. Tras un trabajo muy intenso, los físicos esperan ahora ansiosos la confirmación de su existencia.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad