publicidad
Operar bajo hipnosis evita los riesgos de la anestesia.

¿Te operarías bajo hipnosis?

¿Te operarías bajo hipnosis?

En los quirófanos de algunos hospitales se recurre en algunas ocasiones a la hipnosis como sustituta de la anestesia para evitar riesgos.

Operar bajo hipnosis evita los riesgos de la anestesia.
Operar bajo hipnosis evita los riesgos de la anestesia.

La reina Fabiola de Bélgica, de 80 años, ha estado hospitalizada durante cuatro días con motivo de una intervención de su glándula tiroides, y fue operada bajo el método de hipnosis, según la prensa de ese país centroeuropeo.La viuda del rey Balduino, nacida en España en el seno de una familia de rancio abolengo, fue ingresada en un hospital de Lieja el 8 de enero y permaneció en el centro médico hasta día 11 por la tarde. La soberana aceptó ser sometida a la técnica de hipnosis mientras era operada porque comporta menos riesgos para una persona de edad avanzada que una anestesia general."La hipnosis no es algo excepcional, sino un recurso que podemos utilizar en combinación con una ligera sedación o anestesia local, particularmente indicada para una persona mayor", ha explicado en el periódico "La Dernière Heure" la Dra. Faymonville, quien introdujo la técnica hace 16 años en Bélgica y la ha aplicado durante la intervención a la reina Fabiola.También en psiquiatríaLa hipnosis es un procedimiento muy utilizado también en psiquiatría y consiste en un proceso de sugestión de una persona por parte del hipnotizador para que aquella responda a alteraciones en la percepción, sensación, emoción, pensamiento, o comportamiento. En los tratamientos adictivos, como el tabaquismo el alcoholismo, la hipnosis se ha revelado en ocasiones como un eficaz auxiliar.En abril de 2008, la BBC informaba de que un conocido hipnotizador británico recurrió a la autohipnosis antes de someterse a una larga operación sin anestesia en su mano derecha. Alex Lenkei, de 61 años, optó por sedarse a sí mismo mediante la hipnosis antes de ser intervenido quirúrgicamente durante 83 minutos en un hospital de la localidad inglesa de Worthing.Los cirujanos eliminaron algunos huesos en la base del dedo pulgar y fundieron ciertas articulaciones en un intento de mejorar su condición artrítica. Tras la operación, Lenkei, que practica el hipnotismo desde que tenía dieciséis años, explicó que había estado consciente en todo momento, pero no sintió en cambio dolor cuando le practicaban la compleja intervención. "Tardé entre treinta segundos y un minuto en colocarme en estado hipnótico y a partir de ese momento sentí una gran relajación", declaró Lenkei, quien agregó que "estaba consciente de todo lo que ocurría a mi alrededor, escuchaba hablar a la gente y en determinado momento comprobé cómo utilizaban un martillo, un escoplo y una sierre quirúrgica, pero no sentí dolor alguno". ¿Te operarias bajo hipnosis?

Mientras los escépticos vinculan este procedimiento con métodos terapéuticos alternativos (quiropraxia, masajes, acupuntura, reflexoterapia, etc.) algunos estudiosos lo asocian a la sofrología, una propuesta científica que estudia las capacidades de la mente humana "y estructura técnicas para desarrollar de forma natural la serenidad del ser", según la definición del director de la Escuela Española de la Sociedad de Sofrología, Mariano Espinosa, quien asegura no obstante que "no tiene nada que ver con la hipnosis ni con técnicas orientales de relajación". A pesar de todo, tanto la técnica de hipnosis como la sofrológica tiene muchos puntos en común si bien hay una diferencia fundamental: mientras que el hipnotizado se encuentra dormido, el sofronizado está plenamente consciente en todo momento. Surgida en el estricto campo de la Medicina, se recurre también a la sofrología en terapias preventivas y en pedagogía con el objetivo de armonizar la conciencia humana. Espinosa advierte de que la ansiedad y el estrés pueden ser tratados con la sofrología pero desvincula esta disciplina de los métodos hipnóticos para lograr fines terapéuticos como los que pretende la ciencia en cuestión. Para el sofrólogo la hipnosis en sí "no es mala", pero "depende de quién la utilice y cómo se utilice", y en cualquier caso "tiene que ser razonada y no impositiva". Defiende la sofrología por encima de la hipnosis porque aquella es una disciplina que "utiliza la información severa y científica al cien por cien para arreglar la ansiedad y la angustia de las personas". La hipnosis se debate actualmente entre el rigor científico propugnado por quienes la utilizan para fines terapéuticos y el recurso como espectáculo en programas de televisión y salas de ocio. Al ser manejado, en este último caso, en muchas ocasiones por personas irresponsables y sin escrúpulos, las consecuencias para el hipnotizado pueden tener repercusiones psíquicas nada deseables.Los especialistas advierten por otro lado de que esta técnica no debe usarse cuando la persona a hipnotizar padece esquizofrenia o epilepsia, pues las repercusiones pueden llegar a ser nefastas.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad