publicidad

Supervisores de Los Angeles aprobaron plan para reabrir el hospital MLK

Supervisores de Los Angeles aprobaron plan para reabrir el hospital MLK

De ser aprobado por los regentes universitarios, el hospital sería administrado por la Universidad de California.

Regentes de UC tienen última palabra

LOS ÁNGELES, California – Con una sala llena con residentes y proveedores de servicion de salubridad, la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles votó unánimemente el martes a favor de un plan para reabrir el Centro Médico Martin Luther King Jr. en Willowbrook, a un costo estimado de $358.8 millones.

El hospital sería administrado a través de una asociación con la Universidad de California. El arreglo está siendo negociado y está sujeto a revisión por los Regentes de UC durante su reunión del 15 al 17 de septiembre en San Francisco.

El hospital, ridiculizado como Killer King o King asesino, cerró en agosto de 2007 tras una serie de lapsos que pusieron la vida de pacientes en peligro y tras una inspección fallida. Eso llevó al gobierno federal – su principal fuente de ingresos – a suspender su financiación. El resultado fue que de ser un hospital de servicio e instrucción completo, ahora opera como una clínica.

La junta consideró tres opciones, decidiéndose finalmente por un plan para convertir la clínica existente en un hospital con 120 camas y una sala de emergencia y otros servicios esenciales. Los planes también incluyen la construcción de una clínica de 130 mil pies cuadrados.

El condado será responsable de financiar la construcción, así como de los gastos de operación y de capital. El sistema UC proveerá los médicos y servicios médicos, y esos servicios serán pagados de lleno por el condado bajo la actual propuesta de asociación.

publicidad

El supervisor Mark Ridley-Thomas llamó a docenas de personas al podio. La gente era tanta que el supervisor Don Knabe, el presidente de la junta, le dijo a aquellos sin asientos en la sala de audiencia que atestiguaran el proceso desde los monitores en el pasillo.

Pese a que se les dijo no aplaudir, la gente aplaudió y animó cada vez que se mencionaba el nombre de Ridley-Thomas.

Ridley-Thomas, quien inició su carrera política trabajando con la Conferencia de Liderazgo de Cristianos del Sur, es un ex concejal de Los Ángeles y un legislador estatal que ha liderado el esfuerzo para reabrir el hospital público en Los Ángeles Sur.

Un centro médico indispensable

El hospital fue construido tras los disturbios de Watts en 1965 bajo el liderazgo del ex supervisor Kenneth Hahn. Parte de la idea fue llevar cuidado médico necesario a lo que en gran parte ha sido una comunidad negra que ha sido privada de derechos y privilegios.

Residentes, proveedores de servicios médicos, oficiales electos y activistas comunitarios de Willowbrook, Watts, Compton, Inglewood, Carson, Culver City, Windsor Hills y otras ciudades y colonias impactadas testificaron fervientemente a favor de la propuesta.

Una representante de la presidenta de la Asamblea estatal, Karen Bass, dijo que “el cuidado hospitalizarlo se necesita desesperadamente” en el área.

Un capitán de bomberos del condado testificó que se han perdido vidas por falta de un hospital con la capacidad de atender traumas en la zona, algo que ha forzado a paramédicos a “viajar sistemáticamente” a otros centros médicos, perdiendo “cinco, 10, 15 y a veces hasta 20 minutos” en situaciones en las que “el tiempo importa”.

publicidad

Otro residente citó a Martin Luther King Jr. diciendo que de “todas las formas de inequidad, la injusticia en el cuidado de salud es la más escandalosa e inhumana”.

El supervisor Zev Yaroslavsky dijo que creía que la actual propuesta de sociedad era un “buen trato” tanto para el condado como para la Universidad de California y que ambas partes estaban “protegidas” bajo los términos del acuerdo.

“Sé que hay recelo en UC”, dijo Yaroslavsky, citando los actuales problemas económicos, pero llamó al sistema universitario a conducir las diligencias necesarias.

El plan del condado llama a la reapertura del hospital con servicios hospitalarios para finales de 2012 con 120 camas, y con la capacidad de atender a 30 mil visitas de emergencia y 10 mil visitas médicas regulares. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad