publicidad
.

Sumida en el dolor, Kenia avanza en la identificacion de los terroristas...

Kenia comienza el duelo nacional con el dolor de lo ocurrido en la universidad de Garissa.

Sumida en el dolor, Kenia avanza en la identificacion de los terroristas de Garissa

Sumida en el dolor, Kenia avanza en la identificacion de los terroristas de Garissa

Uno de los atacantes era un joven keniano de etnia somalí graduado en la universidad de derecho de Nairobi.

Kenia comienza el duelo nacional con el dolor de lo ocurrido en la unive...
Kenia comienza el duelo nacional con el dolor de lo ocurrido en la universidad de Garissa.

Uno de los miembros del comando islamista que atacó la universidad de Garissa en Kenia fue identificado como un joven keniano de etnia somalí graduado en la universidad de derecho de Nairobi e hijo de un político local de la ciudad nororiental de Mandera.

"Uno de los cuatro shebab que atacaron la universidad de Garissa (...) fue identificado como Abdirahim Abdulahi", originario de la región de Mandera, en el extremo noreste de Kenia, fronteriza con Somalia, declaró el portavoz del ministerio del Interior, Mwenda Njoka.

Abdulahi, que murió en el asalto de las fuerzas del orden, "era diplomado de la Facultad de Derecho de Nairobi y descrito por alguien que le conocía muy bien como un futuro jurista brillante", añadió el portavoz.

publicidad

Abdulahi fue identificado cuando las Fuerzas de Defensa de Kenia (KDF, en inglés) exhibieron los cadáveres de los cuatro atacantes en la parte trasera de un vehículo que conducía a baja velocidad por las calles de Garissa, según el diario Standard.

Su padre, cuyo nombre no ha transcendido, alertó a las autoridades de que su hijo había desaparecido y que sospechaba que había viajado a Somalia, ya que en el último año no había querido darle pistas sobre su paradero, de acuerdo con el periódico.

Al parecer, el padre ya había denunciado que Abdirahim podría haberse unido al grupo islamista Al Shabab cuando cursaba segundo de Derecho en la Universidad de Nairobi.

Una persona de su entorno lo definió como "un abogado brillante con un futuro prometedor" y según su registro escolar acabó la escuela secundaria con un currículum escolar impecable.

"Es muy importante y crítico que los padres cuyos hijos desaparezcan o muestren síntomas de haber sido expuestos al extremismo violento avisen de inmediato a las autoridades para evitar que su radicalización vaya a más", alertó el portavoz del Ministerio del Interior de Kenia, Mwenda Njoka.

Por su parte, el comisionado del distrito de Mandera, Alex Nkoyo, aseguró en declaraciones recogidas por el Standard que están esperando "la confirmación oficial, pero el padre ya avisó de que (Abdirahim) había cortado lazos con su familia y el Gobierno tenía conocimiento de ello".

publicidad

Las autoridades kenianas tratan de identificar también los otros tres cuerpos de los asaltantes hallados el jueves tras 16 horas de asedio a la universidad de Garissa (este). En el ataque murieron 142 estudiantes, tres policías y tres militares.

'Lo sabían todo'

El viernes en el campus, la policía tomó huellas dactilares de los cuerpos de cuatro asaltantes, estudiantes y efectivos de seguridad que fallecieron, para las labores de investigación. El atentado fue cometido por el grupo somalí Al Shabab, vinculada a Al Qaeda.

Una de las primeras cosas que hicieron los atacantes, dijo la sobreviviente Helen Titus, fue dirigirse a una sala de conferencias donde los cristianos realizaban un rezo matinal.

"Investigaron nuestra zona. Lo sabían todo", dijo la sobreviviente a The Associated Press desde el hospital de Garissa donde se recupera del disparo que recibió en la muñeca. Funcionarios dijeron que 104 personas resultaron heridas en el ataque.

Titus, una estudiante de literatura inglesa de 21 años, dijo que el rostro y la cara se le mancharon con la sangre de sus compañeros, y que permaneció inmóvil mientras pasaba el ataque esperando que los pistoleros pensaran que estaba muerta.

Los asaltantes pidieron a los estudiantes que estaban escondidos en sus habitaciones que salieran, asegurándoles que no les iban a matar, dijo Titus.

"Nos preguntábamos si salir o no", recordó. "Muchos salieron, y ellos empezaron a disparar a los varones, diciendo que no matarían a 'damas''', agregó. Pero también dispararon a las mujeres identificadas como cristianas, dijo la estudiante, que profesa esta religión.

publicidad

Kenia recurre a medidas desesperadas

Por otro lado, es temporada alta, las temperaturas perfectas y el mar no podría estar más azul. Sin embargo, las playas de Diani y Galu, en la costa sur de Kenia, están casi desiertas de turistas y ni siquiera los habituales vendedores ambulantes hacen acto de presencia.

Autoridades de la zona, especialmente de Mombasa y Lamu, están organizando medidas desesperadas para recuperar el turismo, con el fantasma de la radicalización de los desempleados en el horizonte.

"Tenemos la intención de organizar tantos festivales como podamos", señaló a principios de año el vicepresidente de la Asociación de Turismo de Lamu (LTA), Ghalib Alwy.

La primera edición del "Festival Gastronómico de Lamu" o el recientemente finalizado "Festival de Yoga" son sólo algunos ejemplos que intentan revitalizar un turismo que, según Alwy, cayó en la zona un 90% en 2014.

Por su parte, una senadora del condado de Mombasa, Emma Mbura, ha propuesto que las mujeres de la costa comience a llevar otra vez los vestidos tradicionales -que muestran los senos- "para atraer a los turistas".

Según Mbura, los turistas extranjeros acudían a la costa atraídos por los relatos de hermosas mujeres bailando con el torso desnudo al son de melodías tradicionales en las playas kenianas.

Polémica

"Cuando las mujeres mijikenda ('las nueve tribus' de la costa) empezaron a llevar ropa, el turismo decreció, más allá del impacto de la inseguridad", escribió Mbura en Facebook.

publicidad

Sus comentarios suscitaron una polémica inmediata. Sin embargo, Mbura se defendió en declaraciones al periódico local Daily Nation: "Sólo dije que si las mujeres mijikenda recuperaran su cultura, revivirían el sector turístico. Tenemos que encontrar formas de realzar el sector".

La Federación Turística Keniana (KTF) admite que la situación es complicada y "todo un reto" para el Gobierno, que pretendía, para 2017, estar en el "Top 10 de los destinos turísticos más visitados" del mundo.

Así, en las redes sociales se intenta movilizar a los turistas ensalzando una y otra vez las maravillas kenianas, con la campaña #WhyILoveKenya (Por qué amo Kenia).

Sin embargo, las llegadas de extranjeros a los dos principales aeropuertos, Jomo Kenyatta (Nairobi) y Moi (Mombasa), pasaron de más de 100,000 en noviembre de 2013 a 72,000 el mismo mes de 2014.

JamboJet ha reducido los precios de sus vuelos nacionales (Nairobi-Mombasa-Ukunda, entre otros destinos) para favorecer el turismo interno, ya que la demanda extranjera está en sus horas más bajas.

La KTF señala con preocupación el declive del 14.6% del turismo en el tercer cuatrimestre de 2014, que ya arrastraba un 15.8% del año anterior tras los ataques de Al Shabab al centro comercial Westgate, donde murieron cerca de 70 personas.

En duelo nacional

Y mientras tanto, Kenia inició el domingo tres días de duelo nacional en memoria de las 148 víctimas del ataque a la universidad de Garissa, entre críticas de la prensa por la lenta reacción de las fuerzas de seguridad ante los asaltantes islamistas.

publicidad

El país, cristiano en un 80%, celebraba la Pascua sumido en el dolor: las misas en todo el país estarán dedicadas a las personas muertas el jueves en el campus de la universidad, en su mayoría estudiantes cristianos.

El presidente keniano Uhuru Kenyatta anunció tres días de duelo con banderas a media asta y prometió que su país responderá "con la mayor severidad".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
Caras de tristeza, alegría y nerviosismo, de todo un poco se pudo ver en el acto de nombramiento de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos.
publicidad