publicidad
Jaymitch Marrero vuelve a sonreír y a sentir amor por la vida

Piden "oxígeno" para salvar de la muerte a niñas latinas en Manhattan

Piden "oxígeno" para salvar de la muerte a niñas latinas en Manhattan

"Life is Precious" le ha devuelto el deseo de vivir a más de 200 menores en la Ciudad de Nueva York.

Jaymitch Marrero vuelve a sonreír y a sentir amor por la vida
Jaymitch Marrero vuelve a sonreír y a sentir amor por la vida

MANHATTAN, Nueva York.- El pensamiento suicida le arrebató la infancia. Jaymitch Marrero recuerda muy bien que cuando tenía ocho años, el divorcio de sus padres la empujó a un abismo emocional del cual salir se hizo aún más complicado cuando fue víctima de acoso escolar.

“Reflejé el sufrimiento espiritual con el dolor físico”, dijo Jaymitch, adolescente residente de El Bronx. “No había esperanza en mi corazón. Empecé a lastimarme, odiaba mi cuerpo y todo lo que me rodeaba”.

Marrero quiso terminar con su vida a los 12 años, hastiada de las burlas de los compañeros de clase y de las peleas de su padres. El intento fallido la llevó a Life is Precious, una organización fundada en 2008 en El Bronx. El programa, dirigido por la doctora Rosa María Gil, se enfoca en la prevención del suicidio en las jóvenes latinas.

“En la escuela nadie se interesó en conocerme, pero las niñas del programa querían saber de mí”, contó. “Fue la primera vez que me sentí a gusto conmigo misma”.

La joven, de 14 años, recuperó el amor por la vida y con valor narra su historia en una canción que escribió con su mejor amiga, a quien conoció en Life is Precious.

“Ahora sí puedo imaginar qué haré cuando sea adulta. Los sueños vuelven a nacer”, dijo sonriendo.

La doctora Gil explicó que los especialistas de Life is Precious notan más casos de suicidio y pensamiento suicida en niñas menores de 12 años, algo que no sucedía cuando la organización comenzó a proveer servicios.

La doctora Rosa Gil, al centro, quiere ayudar a las adolescentes de Manh...
La doctora Rosa Gil, al centro, quiere ayudar a las adolescentes de Manhattan


“En meses recientes tuvimos dos suicidios de niñas de 11 años. Es alarmante”, expresó. “Cada vez son más jóvenes las niñas que tratan de poner fin a su vida”.

La organización ofrece el programa de prevención del suicidio en El Bronx, Brooklyn y Queens, pero busca fondos de la Ciudad para establecer una oficina en Manhattan.

Actualmente la organización provee servicios a 250 jóvenes en todas sus oficinas.

“Tenemos varios casos en este condado. Es urgente que las jóvenes tengan un espacio aquí”, enfatizó.

Gil explicó que las jóvenes pasan del pensamiento suicida a la consideración de los métodos para quitarse la vida, como tomar pastillas o cortarse las venas. Entonces cometen el primer intento de suicidio, que puede ser fallido.

publicidad

“El problema es que la depresión se agudiza. Después del segundo intento el riesgo se incrementa. El tercer intento es fatal”.


ESTO LAS PONE EN RIESGO

Las madres inmigrantes tienen dificultades para aceptar los valores culturales de sus hijas nacidas o criadas en Estados Unidos, lo que causa un conflicto respecto a la independencia de las adolescentes. Según la organización, este es uno de los factores que influyen en la tendencia al suicidio entre latinas.

Pero otros fenómenos también son determinantes, como la pobreza, la inmigración, el idioma y el acoso escolar.

“La economía familiar es un tema crucial. Muchas de nuestras niñas crecen en departamentos que comparten con dos o tres familias, están agobiadas con las dificultades que eso implica”, dijo Gil. “Los padres tienen dos o tres trabajos, lo que afecta la convivencia”.

Para pedir ayuda es español, puede llamar al (212) 219-1618. Los servicios son gratuitos y privados.

Lea también:


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad